Anuncios hostiables: BiFrutas en el país de pijolandia

A través de Junco Hueco (gracias) descubrí el potencial como anuncio hostiable de esta infame pieza del refresco-zumo BiFrutas de Pascual, con la que amenizaban los descansos publicitarios de los partidos de la ACB hace un par de semanas. ¿No lo conocen? Pues vean, vean:

En el spot podemos ver cómo una adolescente, de las que papá le paga todos los caprichos y en un par de años estudiará en universidad privada, con gesto tímido le ofrece un BiFrutas al chico que le hace tilín usando la frase “¿Quieres un refresco?”, porque claro, la estrategia de Pascual es colarnos el zumo en la categoría de refresco, que es más cool. El chico responde animado “¡Claro, uno de esos sanos!”. A ver, alma cántara, que lo mismo no tienes edad para tomarte un botellín (y parece un poco pronto para atizarse un cubata) y me parece bien, pero que por beber una Coca-Cola o similar tampoco te vas a morir.

Una vez degustado el “refresco”, la chica se viene arriba, y no me refiero a que se quede en sujetador y bragas, que es menor y podríamos acabar todos en la cárcel. No, lo que dice es “Venga, vamos a hacer un plan con tus amigos”. Y como ya hemos dicho que la chica es de las de estudiar en un colegio de monjas (y acabar tomando los hábitos), pues no se crean que el plan es irse a hacer el Kale Borroka ni nada por el estilo. Ni un triste porrillo, ni una litrona ni nada. Los chicos lo que hacen es desplegar un cartel tamaño gigante desde la azotea de un edificio para que se vea en todo el barrio. ¡Guau, qué marchuki!

Pero ahí no acaba el planazo. El chico propone “¡y ahora vámonos de concierto!” y en un abrir y cerrar los ojos están todos en un escenario, con la chica micrófono en mano y el brick de BiFrutas en la otra. Sí que cunde para ser un cartón de 33cl. Visto el tono del anuncio, aunque no escuchemos la canción nos podemos imaginar que no están tocando nada de Iron Maiden, Rob Zombie, Marilyn Manson, Metallica, El Reno Renardo, La Polla Records… vamos, ni siquiera de Dover. Y eso que la chica está dándolo todo…

Lo cierto es que he de reconocer que a mí me han convencido. Si con un trago al BiFrutas los protagonisas viajan a ese mundo maravilloso de fantasía donde seguro que Mariano Rajoy nos ha sacado de la crisis y sólo falta que aparezcan unicornios, es que el zumo en cuestión (o refresco) está aderezado con alguna otra sustancia que no nos han contado.

Anuncios hostiables. La pereza de la Mermelada Hero

Una de las características para que un spot se convierta en uno de nuestros anuncios hostiables es la vergüenza ajena, que es lo que siento yo cuando veo el último anuncio de Mermelada de Temporada Hero Light. Vean, vean, y luego me cuentan.

Bien, al parecer la Mermelada Hero Light tiene un 30% menos de calorías, pero también un 1% de imágenes por segundo con respecto a las habituales. ¿Pero esto que es, un anuncio o una presentación de Power Point? Porque cualquiera de esas estampas es perfecta para un roba-página en una revista impresa (o página web), pero se supone que estamos viendo un spot televisivo. Y una cosa es la estrategia multimedia, y otra muy distinta el calco de un medio a otro.

De las modelos, que interpretan papeles de madre hija, no hay mucho que decir. Vale que resultan un poco empalagosas, pero eso es culpa del conjunto. Y son guapas, que no olviden que esto es publicidad. No son modelos de un anuncio de Axe o similares (no es lo que se busca), pero tampoco echan para atrás como en otros anuncios que pretenden ser realistas.

Y llegamos a lo que nos provoca vergüenza ajena: la canción. Ay, siempre nos falla la música en estos casos. El compositor tenía que estar muy puesto o vivir en un mundo imaginario comparable al de Carmen Lomana, Carina, o la Vicepresidenta del Gobierno. Y claro, cuando uno está en semejante estado de irrealidad así pasa, que se olvida de rimar los versos. ¿Pero se han parado a escuchar la letra? ¡Ni siquiera rima! ¡Pero esto qué es! ¡¡PERO ESTO QUÉ ES!!

El anuncio más hostiable EVER

Hace poco publiqué en el blog una nueva entrega de vuestra sección favorita, los anuncios hostiables. Me comentaron por Twitter que se esperaban otro anuncio, digamos, más de temporada.

Por supuesto, se trataba del anuncio de la Lotería de Navidad.

No le dediqué una entrada a ese anuncio sencillamente porque ya le habían hostiado bastante. Aparecieron en seguida multitud de parodias, montajes, bromas, etcétera. Un artículo diciendo “mirad qué malo es este anuncio” ya no aportaba nada.

Sin embargo, he decidido hacer una pequeña recopilación con las parodias que más me han gustado. Os advierto que ver todos los vídeos os puede restar puntos de cordura. Avisados estáis.

El original

Se trata de la mejor campaña que le podían haber hecho al “calvo de la lotería”, porque todo el mundo le echa de menos al ver este anuncio. Y eso que hace ya varios años que se dejó de hacer esa campaña. En el vídeo, varios cantantes dan la bienvenida a estas entrañables fiestas, que se podría decir que comienzan con el sorteo extraordinario de lotería (léase con voz del NO-DO).

No hace falta decir mucho. Hay caspa en cantidad suficiente como para activar una alerta por nieve. La Caballé tiene una cara que asusta al más pintado (vale, ha tenido un ictus la pobre), y Raphael directamente parece un muñeco de ventrílocuo, y para colmo tiene ese remate final.

No me extraña que a alguno se le haya ocurrido que semejante idea proviene nada más y nada menos que de la cúpula del partido Nazi. Y claro, Hitler se ha pillado uno de sus habituales rebotes al saber que todos pensamos que el spot es una mierda.

Las versiones de pesadilla

Semejante despropósito a traumatizado a más de uno. De ahí que varias versiones reflejen el acojone que inspira el anuncio. ¿Quién no se asustaría si Niña Pastori, Raphael, Monserrat Caballé y demás se pusieran a cantar en honor a la navidad?

¿Cómo? ¿Que a ti no te asusta? Entonces mírate este vídeo con las voces ralentizadas y luego me lo cuentas.

Los hay que temen que los cantantes les persigan como le ocurrió a Wendy Torrance, la protagonista de El resplandor (interpretada por Shelley Duvall y cuyo doblaje a cargo de Verónica Forqué también acojona lo suyo).

Para otros, el miedo a que estalle un holocausto nuclear y las máquinas se rebelen contra la humanidad ha sido sustituido por el anuncio de pesadilla. Es lo que le ha ocurrido a Sarah Connor (Linda Hamilton) en Terminator 2.

Pero claro, siempre los hay macabros y satánicos que se lo llevan a su terreno. ¿Que el anuncio acojona? Da igual, nosotros somos heavys y lo que nos va es el death metal. ¡¡SATÁN ES MI SEÑOOOOOR!! ¡¡¡VADE RETROOOOOOO!!!

Versiones de coña

No todo iba a ser pasar miedo. Y no ha nada como reirte de lo que te asusta para que se convierta en algo menos terrorífico. Aquí la lista es interminable y no podría poner todos los montajes que se han hecho, desde AC/DC con su Thunderstruck al clásicos temas de Camela.

Me voy a quedar con la intro de la serie Fraggel Rock, que para eso los que cantan en el anuncio parecen unas marionetas. Aviso: el mejor chiste está al final del vídeo 😉

¿Qué versión os gusta más? Seguro que conocéis alguna más que no he puesto. No dudéis en dejarla en los comentarios, y así haremos de este anuncio el más hostiable EVER.

Anuncios hostiables: La Vaca… que Ríe?

Genuinamente hostiable es este spot de quesitos. Porque como explicaba cuando inauguré la sección, no se trata de poca eficacia o estrategia mala. Es que da vergüenza ajena. Casualmente, en este caso también se trata de un sonrojante CGI.

El vídeo: una vaca desfila en un pase de modelos aplaudida por el público, que admira su estilizada figura (WTF?). Su secreto, comer quesitos light de La Vaca que Ríe. No me pidan que explique nada más porque no entiendo nada de lo que dicen.

La hostiabilidad: pues mayormente se debe a ese CGI que invita lanzar la televisión por la ventana, que para colmo es la punta del iceberg de un anuncio ridículo de principio a fin. Vacas humanizadas andando a dos patas, diálogos vergonzoso y situaciones paradógicas (¿desde cuándo una vaca flaca es atractiva?) son los elementos de este conjunto. Y para rematar, es un producto light. Cualquier cosa que añada sobra.

Anuncios hostiables: los bichos raros de ONO

Continuamos con una de vuestras secciones favoritas, la de anuncios hostiables. El spot de hoy ha sido sugerido amablemente por Raúl (gracias), y tras verlo he creído que llevaba razón. Se trata de la nueva campaña de ONO, que argumenta que su oferta es tan buena que si no la eligen es que son unos bichos raros… vean, vean.

Vayamos directos a su hostiabilidad porque no hace falta comentar mucho. Estrictamente no está mal realizado del todo. Los bichos están conseguido y no son adefesios hechor por CGI como los gatos que inauguraron esta sección. Eso sí, las voces dan bastante grimilla y ponen de mala leche. Al menos a mí.

El leitmotiv de la campaña es lo realmente enervante. “Hay que ser un bicho raro para…”. ¡Claro, y ponemos esos tres gremlis de saldo para ilustrarlo! ¿En serio, esa es vuestra idea? Además, la época de la conexión por módem ya ha pasado. Por muy lenta que sea una ADSL, da de sí para tener dos portátiles mirando el correo o descargando algo aunque vaya algo lento. Ah, que a lo mejor el hijo está jugando online y por eso necesitan alta velocidad. Ya, pues eso sí que lo podían haber usado como reclamo.

En fin, al menos espero que hayan podido disfrutar el vídeo en HD. Tengan el operador que tengan.

Anuncios hostiables. Kayak

Por petición popular, retomo la sección anuncios hostiables con el spot de Kayak.es.

Kayak es lo que podemos llamar un meta-buscador, al estilo de Trivago o Rastreator. Pues bien, en su campaña de este verano, intentan transmitirnos entusiasmo por esta página con una canción… no lo cuento, mejor lo ven ustedes.

Ya sabemos que determinadas categorías de productos ofrecen menos juego a la hora de elaborar un anuncio con un mínimo de creatividad. También he comentado otras veces que es habitual hacer un anuncio hortera suele ser habitual si con ello se llama la atención (y de paso se recuerda la marca, como ocurre aquí). En este sentido, los genuinos anuncios hostiables se parecen al cine chungo: muy pocos se ruedan diciendo “esto nos está quedando genial”.

Pero por muy buscada que sea la horterada, el nivel de surrealismo y vergüenza ajena al que llega la canción lo catapultan al ránking de anuncios hostiables. Al fin y al cabo todos queremos hostiar al protagonista del anuncio.

Ya ha salido una nueva campaña de Kayak. Puede que se hayan dado cuenta de lo ridículo de este anuncio.

Anuncios hostiables: a tomar Fanta. Sí, eso mismo.

A los de Fanta se les ha ido completamente la pinza. Se han emborrachado de un éxito que nunca tuvieron. El verano pasado lanzaron una campaña con el sloganMándalos a tomar Fanta”, expresión que pretendía sustituir al mucho más saludable “vete a tomar por el culo” o del escueto pero contundente “váyase a la mierda“. Aunque los niños del coro eran un poco repelentes, las situaciones eran lugares comunes que funcionaban bastante bien. Eso sí, ya les vale criticar la típica situación de pagafantismo. ¡Doble moral, hoygan!

Después de un par de spots aprovechando el tirón de esa campaña, hace poco ha salido una nueva en la que se mantiene el slogan “A tomar Fanta”, pero que renueva canción y estilo. Esta vez han decidido darle más protagonismo a los gatetes, a los que han convertido en los integrantes de un grupo heavy. Y a pesar del tono de burla y pretendidamente hortera, se han ganado a pulso entrar en la aclamada categoría de anuncios hostiables.

Aquí tenéis la versión extendida del anuncio. Para que sufráis más y eso. No me queda claro si utilizar el elemento heavy es para acentuar el tono hortera del anuncio (en plan “qué casposos son los jevis”) o si los responsables son fans del género y pensaban que estaban aportando un toque molón al spot. En cualquier caso, la canción es una presunta versión del ‘Winds of Change’ de los Scorpions muy bien disimulada.

El anuncio habla por sí solo. La actuación (ejem) de los gatos se consigue con posturas artificiales y forzadas más algún pequeño truco (aunque mejor eso que hacerlos por ordenador). Las situaciones en las que hay que mandar “a tomar Fanta” están perdiendo fuelle, y sólo se salva alguna como la del que “cuelga [fotos de] pies en el mar”. Además, la letra se entiende fatal, especialmente en la versión reducida para televisión.

En fin, que siguiendo el consejo de la campaña, a los responsables del anuncio habría que mandarles a tomar Fanta. Y no me refiero a que se la beban precisamente.