La Regenta pudo estar inspirada en la Condesa de Vilches

AVISO: Esta entrada fue escrita un 28 de diciembre. Es decir, es una inocentada y no es verdad. Si leíste la entrada cuando la publiqué originalmente, seguramente te diste cuenta del engaño. Pero si has llegado aquí, pongamos, un 15 de febrero, no está de más que te avise. Así que si tienes que preparar un trabajo sobre La Regenta para el instituto, no uses la información de este artículo, aunque puedes descargarte este programa de radio que hice en 2008, que tal vez sí que pueda ayudarte. El romance entre “Clarín” y la Condesa de Vilches es inventado, y no tengo constancia de que llegaran a conocerse siquiera. Algunos datos “de relleno” sí son ciertos, como la tendencia política de uno y otra. Las dos primera imágenes son reales y están dentro del dominio público en España (en otros países puede que no). La última es parte de la broma: no se trata de la Condesa de Vilches, sino de la escritora Carolina Coronado, retratada por Federico Madrazo en 1850.

El personaje principal de La Regenta, obra cumbre de Leopoldo Alas “Clarín”, puede estar inspirado en una persona real, Amalia de Llano, Condesa de Vilches. Esa es la conclusión a la que ha llegado un equipo del Departamento de Filología Española de la Universidad de Oviedo al revisar la biblioteca familiar y los archivos del escritor, que habían sido cedidos en depósito al Principado de Asturias el pasado mes de marzo.

Leopoldo Alas en su juventud

Clarín en la década de 1870

Al parecer, “Clarín” coincidió con la Condesa de Vilches durante la estancia de éste en Madrid en la década de 1870. Según parece por la correspondencia revisada, ambos entablaron amistad hasta la muerte de la Condesa en 1874. La diferencia de edad entre los dos era notable (Amalia de Llano era 30 años mayor que el escritor), pero todo indica que Alas quedó prendado de la Condesa, una mujer de reconocida belleza a pesar de su madurez. Según portavoces del equipo artífice de este descubrimiento, esa amistad derivó en una relación secreta: “No podemos afirmar que fuesen amantes, pues de eso no hemos encontrado pruebas. Los términos que se ajustarían más a esta relación serían amor platónico o relación romántica. No obstante, aún nos quedan bastantes documentos por revisar”.

La relación terminó de forma abrupta con la muerte de la Condesa de Vilches. Hasta cierto punto es fácil entender por qué se mantuvo el secreto, en vista de la moralidad de la época. Además, el romance tiene todos los ingredientes de una novela folletín, pues la tendencia política de los dos era radicalmente opuesta. Mientras que “Clarín” era partidario de la República, Amalia de Llano fue favorable a la Restauración Borbónica.

Amalia de Llano

Retrato de la Condesa de Vilches por Federico Madrazo. 1853

A tenor de las cartas remitidas por la Condesa de Vilches a Leopoldo Alas, relatándole la infelicidad que le causaba su matrimonio, todo apunta a que el personaje de Ana Ozores de Quintanar, protagonista de La Regenta, está inspirado en aquélla (no es casualidad la incial “A” en el nombre de ambas). “Clarín” decidió dedicarle este tributo amoroso póstumo, probablemente como forma de contarle al mundo la vida secreta de su amada sin que el mundo se enterase. Una vez revisada la totalidad de los documentos, el trabajo continuará con el análisis de la novela para intentar determinar cuánto de lo narrado en la novela pudo ser verdad y qué parte fue invención del autor. Los personajes cobran una nueva dimensión con este descubrimiento. ¿Pudiera ser que “Clarín” se estuviese proyectando en alguno de los personajes? En ese caso ¿en quién? ¿En Don Fermín de Pas, un ambicioso clérigo cuya admiración por la Regenta acaba degenerando en una pasión sacrílega? ¿O acaso en Álvaro Mesía, un donjuán de provincias, militante del Partido Liberal Dinástico, que hasta ahora se creía objeto de las más feroces críticas de Alas? ¿Acaso en ambos, reflejando su conflicto moral? ¿La abundante crítica vertida en la novela refleja el sentimiento de culpa de “Clarín”?

Amalia de Llano

La Condesa de Vilches en su madurez

Puede que nunca sepamos la respuesta de algunas de estas preguntas.

¿Triunfo de los internautas o mezquindad de los políticos?

No tenía intención de escribir esta entrada, pero ya que he estado haciendo un seguimiento de la Ley Sinde durante el último año, creo que bien merece la pena concluir este culebrón y, espero, no tener que volver a reabrir el tema.

Creo que todos lo sabéis ya: la llamada Ley Sinde no superó la votación para ser aprobada, y se cayó de la ley en la que estaba incluida (la Ley de Economía Sostenible, o LES). Desde sus inicios, la Ley Sinde se fue colando en el proceso parlamentario de forma ruin: se añadió como disposición final de la LES; se aprobó en un consejo de ministros extraordinario que tuvo lugar en Sevilla (y no en Madrid, que es donde se hacen los plenos) durante un día festivo; y se pretendía aprobar en una comisión y no en el Congreso de los Diputados. Eso son sólo algunas de las hazañas de esta ley que me vienen ahora a la cabeza.

La votación, que tuvo lugar el martes, aunque se retrasó hasta bien entrada la noche para ver si se cerraban acuerdos, fue seguida intensamente en Twitter, hasta el punto de que bloqueé el hashtag #leysinde, sin mucho éxito, ya que mi timeline (los mensajes dejados por la gente a la que sigo en Twitter) corría el riesgo de desbordarse. Estaba cansado y abatido. Todos los esfuerzos de la comunidad internauta hasta ahora habían sido en vano y yo sólo esperaba lo que parecía la crónica de una muerte anunciada. Sin embargo, a última hora la cosa se torció y el PSOE se quedó solo en la votación y el resto de grupos votaron en contra.

Las reacciones no se hicieron esperar. Euforia entre los internautas. Los representantes de “la cultura” y “los creadores” han manifestado ampliamente su malestar y decepción: Alejandro Sanz (que ha sido objeto de los alejandrosanzfacts en Twitter), Miguel Bosé, Álex de la Iglesia… hasta Hitler está cabreado con el asunto XD. No me voy a molestar en rebatir los argumentos de toda esta gente. Ya estoy harto de decir que no se trata del todo gratis ni de acabar con los derechos de autor (aunque habría que examinar a fondo el modelo), que yo me descargo muchas cosas, pero también me gasto una cantidad generosa de dinero en libros, discos y películas. Y que por encima de todo, la Ley Sinde se saltaba las reglas del juego al permitir que una comisión designada por el Ministerio de Cultura tuviese potestad para clausurar webs, en lugar de recurrir a un juez como se hace hasta ahora.

Se habla de victoria de la democracia y de la ciudadanía. Y es cierto que conseguimos una gran visibilidad y no dejamos que el tema no cayera en el olvido. Pero me queda la duda de si al final no fue más que una cuestión de politiqueo, que los partidos no se pusieron de acuerdo y lo que menos les importaba era el fondo de la cuestión. El PP votó en contra porque parece que tiene prohibido posicionarse en el mismo lado que el gobierno (cuando en el fondo está de acuerdo en algo, recurre a la abstención). Se dice que los partidos nacionalistas (CiU, PNV) querían obtener rédito político a cambio, y al no conseguirlo no apoyó la Ley. Es sólo una opinión, pero últimamente estoy bastante decepcionado con la política (de la que procuro no opinar en el blog).

Las presiones para combatir las descargas ilegales (ejem) continuarán en el futuro. Eso supondrá volver a polarizar las opiniones en estos falsos debates, estériles, entre creadores e internautas. La cuestión es mucho más compleja y en el fondo del asunto se encuentran la enorme complejidad del mercado y el consumo de las Industrias Culturales, la obsolescencia del modelo de propiedad intelectual y derechos de autor (y no me refiero con esto a que haya que eliminarlos de raíz), o las profundas implicaciones socioeconómicas del desarrollo de la tecnología.

Por el momento, espero no tener que preocuparme en una temporada de esto.

La aplicación que sí te deja ver quién visita tu perfil en Facebook

Los artículos sobre bulos de internet son los que a la larga me proporcionan más visitas. Ocurrió en su día con el post sobre el bulo de cierre de Hotmail, y ha vuelto a ocurrir, aunque en menor medida, con la entrada en la que hablaba de los grupos hoax de Facebook y la imposibilidad de saber quién visita tu perfil. Sin embargo, a través de un familiar, encontré una página que sí puede monitorizar las visitas a un perfil en Facebook: lagSoft.net. Vamos a analizar esta web para que vosotros decidáis si realmente merece la pena saber quién visita tu perfil.

Lagsot es una compañía española que en su página web ofrece una aplicación para saber quién visita tu perfil en Facebook. Parece ser que anteriormente ofrecía la misma funcionalidad para la red social Tuenti, pero en su página de inicio se puede leer la noticia de que eso ya no es posible, y que los usuarios de dicha aplicación han sido eliminados de la base de datos. Posiblemente se deba a cuestiones de privacidad. Y es que aunque nos guste más o menos Tuenti, al ser una web española respeta la legislación española sobre privacidad y protección de datos, y en ese aspecto ofrece más confianza que Facebook.

La aplicación para ver quién visita tu perfil en Facebook es gratuita, y la web se financia mediante publicidad. No hay pop-ups, pero sí mucho banner chungo y casposo: eres el visitante número 999.999, tienes un mensaje sin leer y ese tipo de cosas.

Pantalla Principal. Click para ampliar

Recientemente, lagSoft.net ha rediseñado su interfaz gráfica para ofrecer más funcionalidades y hacerla más intuitiva. No he entrado a fondo en el asunto, pero no hay gran diferencia entre una y otra (de hecho, algunas de las capturas son de la antigua interfaz). Han añadido un foro y el botón para cerrar sesión es más visible, pero poco más. En la anterior interfaz, algunos enlaces como Quienes somos o Grupos y páginas (otra aplicación de la web) resultaban inaccesibles, ya que aparecía un cuadro de diálogo indicando que era necesario ser cliente de lagSoft para poder acceder. Esto ocurría aunque hubieses iniciado sesión en la página. En el menú superior se podía ver algo así como un loggin rápido a la web, pero no funcionaba. Para iniciar sesión hay que conectar con Facebook.

Para empezar a usar la aplicación, debemos pulsar en su enlace: Quién me visita. Cuando lo hagamos, nos aparecerá una pantalla como la siguiente, indicándonos que nuestros datos serán tratados de forma confidencial y que se proporciona la “máxima seguridad a a nuestros datos personales y privados”. Que nos lo creamos es cosa nuestra.

El comprimiso de lagSoft. Click para ampliar

Así nos garantiza lagSoft que nuestros datos están a salvo

Una vez aceptemos los permisos y condiciones en el botón de arriba, la aplicación conectará con nuestros perfil de Facebook. Si no hemos iniciado sesión en esta red social (es decir, si no tenemos el Facebook abierto), tendremos que introducir nuestro correo y contraseña. Quién me visita es una aplicación de Facebook, así que tendremos que permitir todos los permisos que solicita, que como veis no son pocos.

Permisos que te pide la aplicación

Sólo falta el nº de tarjeta de crédito y una copia de las llaves de tu casa

5 de los 8 permisos que cocedemos son obligatorios. Los otros 3 se pueden revocar en la configuración de las aplicaciones en Facebook: publicar en nuestro muro, acceder a publicaciones de noticias, y acceder a nuestros datos en cualquier momento. Claro que si usamos la aplicación de forma habitual y hemos eliminado alguno de esos permisos, es posible que nos soliciten volver a concederlo. (NOTA: para configurar las aplicaciones en Facebook, tenemos que pinchar en el menú desplegable Cuenta y escoger Configuración de la privacidad. Accederemos a una pantalla en la que hay un enlace para configurar las aplicaciones, y allí podremos configurar la aplicación lagSoft y el resto de aplicaciones que utilizamos).

Si es la primera vez que usamos la aplicación, tendremos que completar un pequeño formulario de registro, en el que tenemos que dar una dirección de e-mail, a la que nos enviarán las notificaciones (por lo que no vale dar una dirección falsa), y una contraseña para la web (es decir, no repitáis la contraseña de Facebook). A partir de entonces, las siguientes veces que usemos la aplicación se nos pedirá la contraseña de la web después de conectar con nuestro perfil de Facebook, para así iniciar sesión en la página de lagSoft.

Formulario de registro. Click para ampliar

La primera vez que accedamos a la aplicación, aparecerá una publicación en nuestro muro de Facebook diciendo que estamos usando Quién me visita. Es bastante recomentable eliminar esta publicación. A nadie le hace gracia saber que le estás espiando (aún más).

Esto aparecerá en tu muro por las bravas

Completado el proceso de registro, podremos ver la página con nuestro informe de actividad, que la primera vez estará vacío. Allí podremos seleccionar qué tipo de actividad queremos monitorizar: visitas a perfil, visualización de fotos propias y/o donde nos han etiquetado, etcétera. Para poner en marcha la aplicación tenemos que pinchar en Actualizar datos. Nos aparecerá un mensaje indicándonos que nos enviarán una notificación por e-mail dentro de un tiempo determinado (normalmente una hora) y que variará dependiendo de las peticiones que esté recibiendo la aplicación. La web recomienda, para un usuario medio con 180 amigos, que se actualicen los datos cada 3 días para evitar colapsar el servidor. Mientras tanto, podemos cerrar sesión en la web (recordad haced esto siempre antes de cerrar la página).

Transcurrido ese tiempo nos llegará un correo a la dirección que hayamos proporcionado, donde nos facilitarán un enlace para ir directamente a la página con el informe de actividad. Inicio de sesión mediante, podremos ver la página, pero esta vez el informe de actividad no estará vacío.

Informe de actividad. Click para ampliar

Ya sabes quién visita tu perfil. ¿Contento?

Como veis, las notificaciones tampoco son nada del otro mundo. En mi caso, vemos que algunos amigos han pinchado un enlace a la entrada anterior de este blog, y también han visto un vídeo (enlazado de Youtube) que publiqué en su momento. La aplicación indica si hay alguna visita al perfil por parte de alguien que no sea un amigo de Facebook. En cuanto a la notificación ha accedido a tu perfil-muro o a una historia de este, tampoco da mucha información. Por ejemplo, puede tratarse de cuando seguimos un enlace al hilo de los comentarios sobre un vídeo o estado. Y los amigos “no identificados” en el informe son casi siempre páginas de Facebook de ésas en las que pinchamos en su día el Me gusta.

Mi antivirus no me ha notificado nada raro al usar la página, por lo que en principio no parece que haya spyware ni malware. De hecho, el propio Facebook es una fuente mayor de spyware, a juzgar por el informe de sucesos del antivirus. Tampoco hay que bajarse ningún software adicional ni hay que instalar nada, como aquella infame aplicación promocionada en Tuenti. Pero de todas formas, no me fío mucho de la web, y plantea una serie de preguntas

  • ¿Qué clase de seguridad ofrece Facebook (ya sé que muy poca o ninguna) cuando permite la existencia de aplicaciones diseñadas para monitorizar la actividad de sus usuarios?
  • ¿Realmente nos hace falta saber quién visita nuestro perfil? En Facebook ofrecemos una serie de información (fotos, enlaces, etc) que en teoría queremos compartir. Es estupendo configurar la privacidad (de hecho, es muy recomendable hacerlo) para que nadie que no queramos vea lo que compartimos, y es importante que la propia red social vele por mantener esa privacidad. Pero una vez que compartimos contenido con nuestros contactos ¿realmente es importante saber que fulanito o menganito ve el vídeo que hemos puesto, o que pincha en un enlace que publicamos?
  • Por último, tenemos que recordar que mi seguridad también es la de los demás y viceversa. La aplicación accede a nuestra información de Facebook, entre la que se incluye nuestra lista de amigos. Quizá a ti te de igual comprometer tus datos, pero al hacerlo comprometes también los de tus amigos, que seguramente no sean tan vanidosos como para querer saber si la gente hace click en sus enlaces o ve sus vídeos.

Decidid ahora si merece la pena o no usar esta aplicación (o cualquier otra con una funcionalidad parecida). Si ya sois usuarios y queréis daros de baja en el servicio, podéis hacerlo en la configuración de vuestra cuenta en la web de lagSoft. Por cierto, a juzgar de la cantidad de gente que visita una y otra vez el mismo enlace, tengo mis dudas sobre la veracidad de la información, pero eso es una opinión subjetiva mía.

Charlando con Pedro Jorge Romero

Tenía la sección de podcast casi descartada. Había sido una tentativa cuando inicié el blog, pero por diversas razones la había dejado aparcada indefinidamente. Sin embargo, la idea de realizar otra entrevista más resurgió en el EBE10, al coincidir con Pedro Jorge Romero, asistir a su charla sobre el enigma de si hay vida después de LOST y conversar con él en los pasillos del hotel tras su intervención. No he visto un sólo capítulo de la serie (y Dios sabe que en mi interior una parte se alegró ante el fiasco general de la audiencia con ese último capítulo infame), pero aún así las cuestiones y curiosidades que me surgieron eran tantas que bien merecían trasladarse a una entrevista telefónica, que hoy por fin os presento aquí.

Pedro Jorge Romero es conocido por más de una faceta, así que resulta algo difícil presentarlo. Entre otras cosas, es licenciado en Física, programador informático y está vinculado al mundo de la ciencia ficción en diversos niveles. Ha traducido multitud de novelas del género, de entre las que destacan las de Neal Stephenson (desde La era del diamante, de 1997, es su “traductor oficial”), aunque no son las únicas. La luna y el sol, de Vonda N. McIntyre (que está en mi lista de deseos) o Ender en el exilio, de la saga de novelas sobre Ender, son otros ejemplos de sus traducciones. No sólo ha ejercido como traductor, sino que ha escrito novelas y relatos dentro del género, solo o en colaboración. También estuvo al frente (junto con otros colaboradores) del fanzine BEM, y es creador y administrador de El archivo de Nessus.

Su bitácora fue galardonada como mejor blog personal en la edición de 2006 de los premios 20 blogs. En ella ha estado realizando un extenso análisis de la última temporada de la serie LOST, y como digo, habló sobre las serie en el EBE10. Durante media hora, estuve charlando con Pedro sobre algunos aspectos de la serie, como su presencia masiva en la red. En la segunda mitad de la entrevista, hablamos de Neal Stephenson, con el que coincidió en los premios de la UPC de Ciencia Ficción de 2009, un autor muy destacable, y del que comentamos sus rasgos más llamativos como escritor y como persona.

Espero que disfrutéis con la entrevista. Como siempre, parezco demasiado serio. Pero tranquilos, que no me como a nadie.

El Tahúr con Pedro Jorge Romero

En el Evento Blog España 2010

Podéis descargar la entrevista aquí. (Botón derecho -> Guardar enlace como)

“Tik tok” de Ke$ha en el opening de Los Simpson

Los Simpson es la serie animada más longeva de la televisión. Además de eso, también ha tenido una de las secuencias de apertura que más tiempo ha aguantado en pantalla sin ser cambiada. Bueno, a esto le podemos poner unas cuantas comillas, porque como sabéis, hay ligeras variaciones en cada episodio, como la frase que escribe Bart en la pizarra o el gag del sofá.

Variaciones aparte, Los Simpon sólo han tenido 3 secuencias de apertura a lo largo de sus 22 temporadas. La primera de ellas aparece sólo en la primera temporada. La segunda es la que más tiempo ha aguantado, desde la temporada 2 a la 19. Es muy parecida al opening de la primera temporada, y sólo varían algunas cosas:

  • En la primera temporada, cuando Homer sale del trabajo, hay un empleado en segundo plano comiendo un sándwich usando unas pinzas del trabajo. En la nueva secuencia aparecen en su lugar el Sr. Burns y su ayudante Smithers.
  • Cuando Bart va en monopatín, en la primera temporada se lleva una parada de autobús. Cuando llega el autobús, al no ver ninguna señal de parada, pasa de largo, y los personajes que están esperando tienen que ir tras él. A partir de la segunda temporada, Bart simplemente zigzaguea entre varios personajes al pasar delante del bar de Moe.
  • En el primer opening vemos a Lisa llegar a casa en bicicleta, algo que se elimina en el nuevo.

Con el estreno de la temporada 20, se rehizo el opening y se introdujeron nuevas variaciones. El dibujo y la animación se corresponden con el estilo de las últimas temporadas, y aparecen más personajes, ya que después de tantas tempordadas, el reparto de la serie había aumentado considerablemente.

En varias ocasiones, la serie ha contado con una secuencia de apertura especial para el capítulo, como en el caso de los especiales de Halloween, de los que hablamos hace poco. No obstante, la sintonía musical se mantenía fiel… hasta ahora.

En la temporada 21, uno de los capítulos cuenta con un opening totalmente distinto. Y no sólo porque hayan cambiado los gags y acciones, sino porque la sintonía es sustituida por el tema “Tik tok” de Ke$ha.

Acualización: he visto que habían retirado el vídeo y he insertado uno nuevo, esta vez sin invertir la imagen y en alta definición. Aprovechad antes de que lo vuelvan a retirar. Fin de actualización.

Este opening correponde al capítulo 20 de la temporada 21, titulado To surveil with love. Esta temporada aún no se ha estrenado en España, sin embargo, Antena 3 emite esta secuencia todos los días entre los dos capítulos que televisa a mediodía (no lo hace en los capítulos que salen en Neox por la noche). Curiosamente, el opening de la temporada 20 apenas lo emitió un par de veces.

Los personajes de la serie realizan un lipdub de la canción de Ke$ha: un playback de la canción en un plano secuencia. Además, interpretan la letra de la canción literalmente, como podéis comprobar viendo los subtítulos del vídeo adjutno. En un primer momento, pensé que sería una maniobra de promoción. Sin embargo, Ke$ha tiene contrato con el sello RCA, perteneciente a Sony Music, mientras que Los Simpson son una de las series estandarte de la FOX, propiedad de News Corporation. Estos dos gigantes mediáticos no tienen relación entre ellos más allá de alguna colaboración puntual. Y si no ha sido una cuestión de dinero (“queremos que el tema de nuestro artista salga en vuestra serie“) ¿entonces por qué Ke$ha? En20 años han sido decenas los grandes temas del momento que podrían haberse colado en el opening de la serie.

Aunque es divertido ver una secuencia diferente como apertura de la serie, esperemos que se trate de un caso puntual. Una de las virtudes de Los Simpson es que se han mantenido fieles a lo largo de todos estos años, a pesar de ser uno de los mayores fenómenos televisivos. Es una serie rentable, que genera merchandising a espuertas, y en sus episodios se le toma el pulso a la actualidad. Pueden hacer todos los guiños que quieran a los famosos, cantantes, actores, series, etcétera, sin cambiar sus señas de identidad.

Las presiones de EE.UU. en materia de Propiedad Intelectual

Todo el asunto de Wikileaks ylos documentos filtrados está trayendo mucha cola. Los que estéis pendientes de noticias, blogs y redes sociales como Twitter ya habréis visto la repercusión que tiene esto en la red. El pasado fin de semana, El País, periódico español que tiene la exclusiva sobre las filtraciones en España, reveló los cables relacionados con la piratería en internet y el copyright. Pero con todo el revuelo del cierre del espacio aéreo, el tema tuvo escasa o nula presencia en los medios tradicionales.

La web de El País ha publicado un total de 7 documentos que emitió la Embajada de Estados Unidos en Madrid entre los años 2004 y 2010. De ellos, quizá uno de los más destacados sea el que trata sobre las presiones para que España se ponga las pilas en materia de medidas antipiratería (y no se refieren a la del Índico precisamente). El cable se emitió el 25 de Febrero de 2008, con las Elecciones Generales a la vuelta de la esquina y una nueva legislatura (con o sin cambio de gobierno) a poco más de un mes de iniciarse.

El texto arranca sin paños calientes. Se esperan cambios significativos entre los responsables oficiales de las políticas de Propiedad Intelectual (incluso si fuese reelegido el PSOE, como sucedió). Se propone amedrentar al gobierno con la posible inclusión en la Lista 301 si no se realizan tres acciones antes de octubre de ese año:

  1. Que el gobierno anuncie que la piratería en internet es ilegal y que el sistema de impuestos al copyright (el canon) no compensa a los creadores las descargas por P2P.
  2. Enmendar la “Circular 2006“, ya que interpreta que el intercambio de archivos mediante peer to peer es legal.
  3. Que el gobierno adopte medidas en línea con las propuestas por Francia (el sistema de los 3 avisos) y/o Inglaterra.

¿Qué, cómo nos hemos quedado? ¿Nos resulta familiar? A partir de ahí, el documento analiza una serie de aspectos, desde las reuniones mantenidas con diferentes responsables, al background legal y de opinión pública que hay en España. Así, la Embajada explica que en España y otros países de la U.E. tenemos un derecho llamado copia privada, algo que parecen ver como un rasgo exótico (y en este caso, molesto) de nuestra cultura.

Después de ver documentos como éste, las acciones del gobierno que tanto han soliviantado a la comunidad internauta parecen otra cosa. Es un tema que ya comenté en su momento hablando del informe de la ITIF, y que respaldaban los comentarios, aportando el ejemplo de la propia lista 301, que ya se ha mencionado. Y en otros lugares de la blogosfera también se veía venir, como el comentario de Gonzalo Martín en este post de David Bravo. España no tenía una autonomía total a la hora de decidir en esta materia (y seguramente sea el caso en otros temas). Y negociar con Estados Unidos no es fácil: un deterioro en las relaciones con ellos puede tener consecuencias en la economía y la política.

En conclusión, éste es un tema mucho más complejo de lo que parece. Nos hemos limitado en muchos casos a ver lo que pasaba aquí, pero hay muchos intereses, públicos y privados, y pueden ejercer un gran poder. Nos hemos fijado en determinados colectivos, como los músicos y actores (aunque se les veía bailar al son de discográficas y productoras), pero hay mucho más detrás.

Y es que las relaciones internacionales son como las comunidades de vecinos. Aunque muchas veces te gustaría mandar al carajo al vecino del 4º, hay que ceder para que no te haga la vida imposible.

La neutralidad de la Red puede llegar a serlo por ley

Hace un par de días empecé a ver en la red un manifiesto por una red neutral que se multiplicaba en blogs y redes sociales. Tomé nota, ya que me parece un asunto importante, aunque no me lancé inmediatamente al teclado para ponerlo también en mi blog. En el fondo, temía que se quedase en otro manifiesto más de los que hacen ruido pero no obtienen resultados, y tampoco quería convertirme en un activista de salón. Por suerte, esta vez me he equivocado.

Bien, antes que nada ¿qué es eso de la neutralidad de la red? Buena pregunta. Por lo que estoy viendo, no resulta fácil de definir. Básicamente, la Neutralidad de la Red dice que todos los bits son iguales. Sí, lo sé queda muy americano 🙂 Hay un vídeo que explica muy bien el concepto: consite en garantizar el acceso a todos los servicios (buscadores, repositorios de vídeos, etc) con independencia de a quién pertenezcan y con qué compañía tengamos acceso a internet. Es decir, que si quiero usar Youtube lo pueda usar tanto si soy cliente de Movistar o de ONO. Mejor os inserto el vídeo en vez de enlazarlo, que sois muy perezosos y luego no lo veis.

Otro punto importante es el la discriminación en función del servicio. ¡Ojo! No hablamos de tener más o menos velocidad. Si contratamos 1, 3 ó 6 megas, tenemos el mismo acceso a todos los protocolos: tráfico web, peer to peer, correo, etcétera. Simplemente, tenemos más velocidad. Es como si contratamos más potencia en el servicio de la electricidad porque en nuestra casa viven ciento y la madre (que con la crisis todo el mundo ha vuelto con sus padres) y tenemos todo el día dos ordenadores, tres televisores, un secador de pelo, el microondas y demás a toda leche. Ahora imaginaos que un restaurante contrata un servicio premium de electricidad y tiene prioridad respecto a un bloque de viviendas. Imaginad que las noches que el restaurante está abarrotado, la luz llega a vuestras casas sólo cuando el restaurante no está copando la demanda de electricidad; que mientras tanto, las bombillas parpadean o es inútil enchufar más de tres electrodomésticos porque simplemente no funcionan. Pues lo mismo con internet: si quiero que la red me vaya bien (no hablamos de ir rápido), me la pago.

Enrique Dans ha sido uno de los que mejor ha seguido y explicado este tema, así que prefiero no añadir mucho más, que lo más probable es que acabe metiendo la pata. Eso sí, os aclaro que la neutralidad de la red no tiene nada que ver con la Ley Sinde, que no es sino un intento de las Industrias Culturales (que han presionado al gobierno) por frenar las descargas “ilegales” (ejem) saltándose varios preceptos elementales del Derecho. La Neutralidad de la Red trata de la naturaleza misma de Internet.

La cuestión de la Neutralidad de la Red ha llegado al Senado y se han debatido un par de mociones sobre el tema. Por alguna razón que no acabo de entender, la primera se rechazó, pero la segunda ha sido aprobada. Por el camino (entre la primera y la segunda votación han pasado un par de semanas) se ha conseguido que el citado Dans publique como unos 10 posts, y que Juan García de Blogoff hiciese esta memorable entrada en su bitácora, aunque la broma le ha tenido que costar cosa de dos o tres cajas de antiácido. Y es que cada cual entendía la neutralidad de la red a su manera.

En cualquier caso, el Senado ha aprobado por unanimidad una moción que insta al Gobierno a garantizar esta neutralidad de la red a través de la normativa española. Una noticia que ha pasado bastante desapercibida en los medios. Claro, como de esto no ha dicho nada Mourinho… Bromas aparte, la moción concluye con este párrafo:

El Senado insta al Gobierno a modificar de forma urgente, en todo aquello que sea necesario y teniendo en cuenta el marco de la normativa europea sobre comunicaciones electrónicas, la normativa española en dicha materia, a fin de garantizar el cumplimiento por parte de los proveedores de telecomunicaciones que operan en España del principio de neutralidad, asegurando que los paquetes de datos que circulan por sus redes reciban siempre el mismo tratamiento independientemente de su contenido, origen, destino o protocolo, sin que se filtre el tráfico de forma alguna, para privilegiar, limitar o impedir el acceso a determinadas páginas o servicios.

En su entrada, Enrique Dans valora positivamente una serie de aspectos en los que coincido. La Neutralidad de la Red se menciona de forma expresa, se define de forma bastante clara (normalmente las leyes hay que leerlas con un diccionario leguleyo-español a mano), y se vincula a la misma moción. Por el contrario, y en esto difiero de Enrique, aunque se use la palabra URGENTE, no se menciona ningún plazo (fue uno de los aspectos que se cambiaron entre la primera moción presentada y ésta), así que esperemos que la moción no caiga en el olvido.

Así que aunque la Neutralidad de la Red no ha sido aún garantizada por el gobierno, se puede decir que ha empezado con buen pie, y es que es raro ver que el Senado apruebe algo por unanimidad. Queda un largo camino, y los intereses en esto son muchos y grandes, y lo que ha empezado bien puede acabar como una chapuza. Pero de momento, se ha iniciado el camino. Y lo más importante: los internautas y usuarios hemos conseguido que se nos escuche, que se plantee la cuestión y de momento nos han dado la razón. Lo normal, como decía al principio, es que los manifiestos se queden en mucho ruido y pocas nueces.