Cierra la web de Nikodemo

La noticia no es nueva, pero parace que su difusión viral por internet se está produciendo lentamente (hasta que llegue a portada de Menéame, supongo). La vi hace cosa de una semana el portal de interactividad, gracias a que algún twitter se había hecho eco de ella. Ayer, buscando alguna fuente más, me encontré la noticia en la versión online de El Mundo, que apuntaba a un post del blog de Abert Gª Pujadas, director de la compañía. Por si no fuera suficiente, Gonzalo Martín ha hecho una serie de reflexiones en su blog (una bitácora que he descubierto hace relativamente poco, pero que es uno de los más profesionales en el tema de la industria audiovisual).

Nikodemo es una empresa dedicada a la producción adiovisual de animación en internet. Su buque insignia ha sido siempre Cálico Electrónico, una serie que crearon en 2005 para publicitar Electronica Web, una tienda de e-commerce. La serie fue mucho más notoria que el anunciante, y se convirtió en un auténtico fenómeno de culto. No estoy seguro, pero creo que podría decir que empecé a ver la serie “antes de que se pusiera de moda” (que es una frase que queda muy gafapastil y me hacía ilusión decir). Los fans de la serie estaréis al tanto de la enorme cantidad de merchandising que tiene, así como sus series spin-off (a mí me gustó mucho Huérfanos Electrónicos).

Las razones del cierre se deben a las dificultades económicas que atraviesan. No soy un experto en economía, así que no os puedo explicar gran cosa sobre fondos de capital riesgo y todo eso. Nikodemo era una apuesta valiente porque se trata de una empresa dedicada a la producción audiovisual de animación, y además no proviene del sector tradicional (televisión, prensa, etcétera). Es un mundo tremendamente complejo sobre el que se podría disertar durante horas, pero en resumen yo diría que aún no hemos encontrado un modelo de negocio que sea rentable (o que al menos consiga mantener la confianza de los inversores por más de dos años). Al margen de proyectos discutibles como el de Mobuzz, hay otros ejemplos que están sufriendo la misma suerte que Nikodemo aunque cada uno tenga sus razones, como Balzac o Qué vida más triste (que de momento no tiene claro que vaya a tener más temporadas). El caso de Malviviendo (que se incorporó al proyecto de Nikodemo hace poco) tampoco puede ponerse como referencia, ya que a pesar de su enorme éxito, es una serie de escasa rentabilidad y que tan sólo consigue cubrir el coste de los episodios (sin contar las horas que le echan los actores).

Pero prefiero no hablar de cancamusa y recordar la serie de Cálico Electrónico (el germen de Nikodemo) como serie y no como proyecto o aventura empresarial. Una serie divertida, entretenida y original, que tenía un montón de referencias a otras series y películas, y que lo mezclaba todo en un peculiar cocktail, donde el protagonista era, como bien decían ellos, el superhéroe aspañó. Y serán sus guiones, sus chistes y sus personajes lo que recordaremos, no el hecho de que fuera una de las primeras series hechas en flash o su rentabilidad comercial.

Así que como homenaje, aquí os dejo uno de los episodios que más me gustan, ya que quizá fue en éste donde la serie encontró su identidad, su humor gamberro, su línea a seguir. No os perdáis los poemas del final.

La evolución del mercado del cine en España

Y digo bien del mercado de cine en España, que no es lo mismo que hablar del cine español. Tenía pensado escribir sobre el tema desde que publiqué aquí las cifras provisionales de la taquilla española en 2009. He decidido dar una visión más global del tema y aportar un par de observaciones.

El mercado del cine en España lleva unos años estancado, y tiene incluso ligeros descensos. Es una situación que parece que está empezando a invertirse (es decir, el mercado vuelve a despegar) y que no se aleja demasiado de lo que pasa en Europa e incluso en Estados Unidos. En contra de lo que dirán los de siempre, la piratería no afecta tanto al cine. Las razones de esta situación son complejas y obedecen a una serie de factores combinados, como la transición en los modelos de negocio y los cambios en los hábitos de consumo.

Hay que recordar que no es lo mismo recaudación que número de espectadores. Y esta diferencia la podemos comprobar muy fácilmente. Aquí tenéis las estadísticas del número de espectadores (en millones) que acudieron a las salas de cine en España entre los años 1999 y 2009, según los datos que recoge el Ministerio de Cultura.

Número de asistentes al cine en España (en millones)

Fuente: cifras del ministerio de cultura

Como se puede ver, la asistencia ha tenido sus vaivenes, y acharcarlo todo a la piratería y a las descargas por internet sería cuanto menos arriesgado. En líneas generales, la cuota de espectadores de películas españolas está en torno al 15 ó el 16 por ciento, dependiendo de los años. Hay que tener en cuenta que la estructura empresarial del cine español es muy débil: en 2007 había en España un total de 213 productoras de cine, pero en cambio se produjeron 172 largometrajes. De todas estas productoras, 167 sólo produjeron una película (posiblemente asociadas unas con otras); 37 produjeron entre 2 y 4 largometrajes; y sólo 9 (entre las que están las productoras de los grupos televisivos como Tele 5, Antena 3 y Mediapro, pero no sólo son esas) produjeron 5 o más films. Me parece estupendo que se concedan subvenciones para que la producción se diversifique y se puedan contar historias diferentes. Esto no es Hollywood ni tiene por qué serlo. Pero sin una estructura industrial fuerte y sobre todo, si esas ayudas a la producción no continúan en la distribución y exhibición, las descargas por internet son nuestro último problema. Así pasa, que una sóla película basta para que creamos que el cine español comienza a tener éxito en taquilla: así paso en 2001 (año en que se estrenó Torrente 2), o en 2003 (La gran aventura de Mortadelo y Filemón), ó 2005 (Torrente 3).

Si en cambio hablamos de recaudación, la cosa cambia ligeramente. El descenso desde 2004 no es tan acusado, y 2009, que en cuestión de espectadores tuvo algo de crecimiento pero es un dato normalillo, en lo concerniente a taquilla es el 2º mejor registro de la última década.

Recaudación de la taquilla en España (en millones de Euros)

Fuente: Ministerio de Cultura

Las razones de estas diferencias hay que buscarlas en el aumento del precio de las entradas y en la llegada del cine en 3D. Si atendemos a las cifras del cine en Estados Unidos que facilita la MPAA, ocurre algo parecido. Entre 2005 y 2009 (ambos inclusive), las taquillas norteamericanas registraron una cifra muy cercana a los 1.400 millones de espectadores cada año. En cambio, si miramos los números de la recaudación, pasamos de los 8.800 millones de dólares en 2005 a los 10.600 millones en 2009. Otra cosa son los beneficios.

Respecto al cine en 3D, FAPAE (Federación de Asociaciones de Productores Audiovisuales Españoles) cree que fue un buen reclamo para atraer espectadores a las salas, unido al hecho de que se produjeron más películas en este formato (a los mejor os suena Avatar, de James Cameron) y que había más salas adaptadas para su proyección. Ya expresé mi opinión sobre el cine en 3D cuando fui a ver Avatar, y aunque era totalmente subjetiva, me sigo preguntando cuándo empiezan a ser rentables tanto las películas en 3D como las salas que lo proyectan (leí en alguna parte que el precio de las entradas para 3D no bajarán, por lo que llegará un momento en que ese formato será un filón para los exhibidores).

Lo que sí ha sufrido unos descensos más importantes (ya no os aburriré con más cifras) es el mercado de soportes. En el fondo, es lo que pasa con la música: se venden menos discos pero hay más conciertos. Con el cine es algo parecido: se venden y alquilan menos DVD’s, y los nuevos formatos no son capaces de compensarlo. El Blu-Ray no ha cumplido las expectativas, y los modelos de negocio basados en pay per view y video on demmand, aunque empiezan a despegar, no son suficientes. En la distribución on line también nos quedamos atrás. Mientras que en Estados Unidos puedes ver tus series y películas en sitios como Hulu o Fancast, aquí lo único parecido es el servicio Pixbox de Telefónica o el portal Filmotech, orientado al cine español y con unas carencias de catálogo importantes.

En resumen, el negocio del cine es muy complejo y no todo es piratería. La cuestión es si la industria española cometerá los mismos errores en la distribución digital que en la producción tradicional.

Debate sobre Propiedad Intelectual

El vídeo que os dejo más abajo lo encontré gracias a un tweet de Loretahúr. ¿Qué sería de nosotros los tahúres si no nos tuviésemos los unos a los otros? Desde entonces estuve viendo la manera de poder insertar el vídeo en la entrada y no dejarlo como un simple enlace, y es que WordPress.com no admite la inserción de vídeos de Vimeo (donde estaba alojado), y Youtube no permite vídeos de más de 10 minutos (y éste dura 13). La solución ha sido colgarlo en Dailymotion.

En el pequeño reportaje podemos ver a Juan Urrutia y David de Ugarte respondiendo a diversas preguntas sobre propiedad intelectual. Urrutia es catedrático retirado de economía de la Universidad Carlos III (Madrid) y autor del libro El capitalismo que viene, mientras que De Ugarte, además de economicista es fundador de la Sociedad de las Indias Electrónicas.

No comparto al 100% todo lo que se dice en estas entrevistas, pero sí que hay muchas ideas interesantes que bien merecen la pena difundirse y plantearse algunas cosas. Para empezar, esto no va sobre piratería y descargas. Es cierto que el control de los derechos de copyright ha desembocado en medidas tan impopulares como ineficaces, como la Ley Sinde. Pero aquí no hablamos de piratería, y mucho menos de política. El vídeo se plantea el que puede ser el verdadero problema de fondo, la duración de los derechos de propiedad intelectual, y que ya había señalado algún que otro blog.

Vaya por delante que no estoy en contra de la propiedad intelectual. Incentivar la creación cultural y otorgarle cierta protección puede ser muy positivo. Otra cosa es blindar esa protección hasta el absurdo, o alargar el incentivo hasta el infinito sólo para seguir recogiendo rentas. Estaría bien debatir (pero debatir de verdad, no montar una batalla a dos frentes) las ventajas e inconvenientes de revisar la concepción de propiedad intelectual y los modelos existente que protegen estos derechos: los derechos de autor y el copyright (que aunque se usen indiscriminadamente tienen alguna diferencia).

Los protagonistas del vídeo aportan un enfoque económico, y sería estupendo que si el debate se hiciese más general también se aportasen otras perspectivas. De Ugarte expone con mucha claridad un par de ideas clave, como el origen de estos derechos de propiedad intelectual y la necesidad de tanta protección (porque la clase intelectual era una minoría cuando se empezaron a reconocer estos derechos), así como la imposibilidad de eliminar de un plumazo la propiedad intelectual por el raigambre que tiene en la economía y la sociedad actuales. Además, cuenta con experiencia en la edición de libros que no están bajo copyright y está teniendo buenos resultados.

Con todo, las ideas que se plantean en las entrevistas no son fáciles de llevar a cabo. La creación cultural actual exige en algunos campos (p.ej.: el cine) complejas estructuras industriales, y el reconocimiento de la autoría de una obra no es tan sencillo como en el siglo XIX (un libro/relato/poema escrito por una persona). Y un autor puede estar de acuerdo en ceder derechos patrimoniales, pero los productores hacen de la explotación de esos derechos su negocio, por lo que no es fácil encontrar un punto de equilibrio. Pero en definitiva, merece la pena escuchar algunas ideas alternativas y empezar a poner el debate sobre la palestra.

Un par de noticias sobre webs de enlaces y el canon digital

Retomamos el ritmo habitual del blog tras estas semanas en que ha estado bajo mínimos. Tan solo reseñar dos noticias que aparecieron ayer y que puede que ya hayáis visto en otros medios.

La primera es la sentencia del Juzgado de lo Mercantil nº 6 de Barcelona que absuelve a la página indice-web.com de la denuncia interpuesta por la SGAE, a la que además se le condena a pagar las costas del jucio. En su momento, el juzgado rechazó el cierre de la página como medida cautelar. Hoy ha ratificado su decisión con esta sentencia, que aún es susceptible de recurso.

La sentencia es importante porque la dictamina un juzgado especializado en propiedad intelectual, acumulando un nuevo precedente. Las razones expuestas en la sentencia (que básicamente dicen que enlazar no es distribución ni comunicación pública) hacen que sea mucho más difícil que prosperen denuncias por vía penal. Me llama la atención que la sentencia dice que esa función del sitio web del demandado, esto es, de indexar (…) constituye la esencia misma de Internet. Es más, éste sería un caos si no hubiera páginas y/o buscadores (como Google) que facilitan hacer aquello que en este procedimiento pretende que se declare como acto vulnerador de derechos, esto es, enlazar a otras páginas o a las llamadas redes P2P. En fin, no hacen falta más comentarios. Por mi parte, no consigo entender la fijación de la SGAE y demás entidades gestoras de derechos de autor por cerrar páginas de enlaces, ya que es una acción totalmente inútil: incluso si se cerrasen todas, se puede seguir buscando dentro del propio eMule.

Desde aquí mis felicitaciones a los abogados del caso, David Bravo y Javier de la Cueva, en cuyos blogs podéis encontrar una reseña mas amplia y mejor explicada de esta sentencia, así como el texto íntegro de la misma.

La otra la noticia podéis encontrarla en multitud de medios tanto off line como online, y es el “tirón de orejas” que nos da la Unión Europea sobre el asunto del canon digital. La razón ha sido el caso que enfrenta a la SGAE (otra vez) y la empresa Padawan S.L., que se negaba a pagar el canon (imagino que porque como empresa, usan los CD’s y demás para hacer copias de sus propios datos). Cuando la Audiencia Provincial de Barcelona preguntó al Tribunal Europeo, le han contestado lo que ya sabíamos muchos: que el canon es indiscriminado. Desde que apareció el canon, se cuestionaron multitud de sus aspectos, entre ellos esta presunción de culpabilidad. Hay que señalar que la opinion que ha emitido la jurista encargada del asunto no nos obliga nada, pero cuando se producen, los Estados miembros suelen aplicarlas.

Como del canon ya se ha hablado largo y tendido, os comento lo que decía el informe del grupo GAPTEL (Grupo de Análisis y Prospectivas del Sector de las Telecomunicaiones) (1) en 2006, es decir, antes de que se pusiera en vigor el canon. Consideraban que el modelo del canon por copia privada debería ser una solución transitoria y provisional en espera de que los modelos de negocio digitales madurasen. La aplicación generalizada de este modelo podría constatarse como un fracaso, porque aunque se mantuvieran los ingresos en el sector, la desaparición de la retribución directa por compra directa a los autores supondría un desincentivo a la creación de contenidos de calidad. El informe hablaba de un escenario en el que desapareciera la venta y los ingresos proviniesen del canon (que por tanto tendría que generalizarse). Las ventas no han desaparecido, pero el canon sí se ha generalizado.

(1) Fuente: GAPTEL, 2006: Contenidos digitales. Nuevos modelos de distribución online. páginas 35-38

Mundo de tinieblas: y el rol se hizo malote

Hace poco he tenido ocasión de escuchar un podcast sobre el Mundo de Tinieblas que hicieron en La choza del JDR (por cierto, lo encontré a través de J.L. Viruete). Fue una panorámica bastante interesante y os recomiendo que si tenéis tiempo lo escuchéis. Aunque claro, este tipo de frikadas tienen más interés cuando a uno le resultan conocidas.

Los juegos de rol ambientados en el Mundo de Tinieblas son publicados por White Wolf y llegan a España a partir de 1994, donde son distribuidos por La Factoría de Ideas. El primer juego que se comercializó aquí fue la traducción de la segunda edición de Vampiro: la Mascarada (he leído que la primera edición fue editada en castellano, pero nunca llegué a verla). A partir de ahí comienzan a ganar popularidad por su innovador sistema de juego, más sencillo y flexible que los de otros juegos.

El esquema básico de reglas era fácil de asimilar y aprender, y las reglas más complejas (o las menos conocidas) podían deducirse o improvisarse si el narrador (la persona que dirige la partida) no quería molestarse en buscarlas. Además, los juegos del Mundo de Tinieblas se autodefinían como juegos narrativos, y apostaban por la narración y la interpretación más que ningún otro juego hasta la fecha. Las reglas debían servir para ayudar a la historia, no para entorpecerla. De hecho, en todos los juegos se mencionaba la regla de oro: “no hay reglas”. Esta perspectiva retoma el siginificado inicial de los llamados role plays: la interpretación de un rol, de un papel. Aunque eso sí, los jugadores más freaks tenían la satisfacción de poder acumular enormes cantidades de dados (de esos dados tan raros que se usan en los juegos de rol) para poder lanzarlos. Ese gesto de connotaciones tan onanistas fue una constante en la adolescencia de muchos jugadores.

Otro gran atractivo eran las temáticas de los juegos, algo más “adultas”. Acostumbrados a las aventuras de capa y espada de El señor de los anillos o la ópera espacial de Star Wars, nos encontrábamos con juegos ambientados en un mundo parecido al real pero mucho más sombrío, oscuro y decadente (el mundo gótico-punk, que ahora puede sonar un poco a risa, pero que con 15 años o así tenía mucho impacto). Vampiro: la Mascarada resumía en un corpus coherente de reglas una colección de mitos populares sobre vampiros: los vampiros románticos y cosmopolitas de Anne Rice; los vampiros juveniles y rebeldes de Jóvenes Ocultos; el mito del vampiro torturado y horrendo del Nosferatu de Werner Herzog… en una sociedad dividida en clanes y generaciones. Y frente a las tramas planas de buenos y malos, camaradería y honor que se les suponía a otros juegos, aquí todo el mundo era malo, había auténticas conspiraciones y uno no se podía fiar de nadie. Y claro, para los que rozamos ahora la treintena, los juegos de Mundo de Tinieblas aparecieron en plena edad del pavo, y ese aire chungo y malote era un gran reclamo. A esto hay que sumarle que por entonces se cometió un crimen bajo el pretexto de estar jugando una partida de rol y la prensa le dio muy mala fama a estos juegos (aparte de que se dijeron muchas estupideces al respecto). Pero a la vez, esto consiguió que los jugadores de rol pasásemos de ser unos nerds y unos tristes flipaos a adquirir un cierto alo de misterio y quizá algo de fama de malotes.

La White Wolf exprimió (y sigue exprimiendo) el filón de sus juegos. A Vampiro le siguieron Hombre Lobo: el Apocalipsis, con cierto trasfondo de lucha ecologista; Mago: la Ascensión, en el que la tecnología usada sin control era la amenaza; Wraith: el olvido, donde los protagonistas son espectros… además de juegos ambientados en otras épocas (Edad Media, Renacimiento, salvaje oeste) y un sinfín de manuales, guías y demás libros. Con todo, el sistema de reglas era común a todos los juegos y eso hacía posible sacar a personajes de un juego en partidas del otro: vampiros enfrentándose contra hombres lobo y todo eso. De hecho, la editorial se fue centrando en armonizar y pulir las reglas para posibilitar estos cross overs roleros.

Hace tiempo que dejé de jugar al rol. No porque me aburriera o dejasen de interesarme esas historias. Simplemente por falta de tiempo y cambio de hábitos de vida. Aunque sigo quedando con la misma gente de siempre, cada uno tenemos nuestra vida y es difícil reunirnos a todos en una fecha concreta. Además, estos juegos se basan en la posibilidad de que los personajes acumulen experiencia y evolucionen, por lo que la gracia está en jugar de forma regular. Por otra parte, conforme fuimos creciendo exigíamos historias más elaboradas y complejas, y prepararlas requiere tiempo.

Sin embargo, no reniego de esta etapa rolera, y la recuerdo con mucho cariño (tengo infinidad de anécdotas, pero sólo tienen gracia si se cuentan entre jugadores). En el caso de Vampiro, ha condicionado para los restos mi forma de verlos, y cada serie, película o libro nuevo donde aparecen chupasangres me remite automáticamente a las reglas y el universo del juego (esto en el juego no es así, este vampiro podría ser de tal o cual clan, etc.). Si no conocéis los juegos de rol, os animo a probar algunos. En un mundo donde todo es audiovisual y multimedia, los juegos de rol van contra corriente y necesitan tirar de imaginación.

Decepción en las filas del Colectivo Onanista

Este fin de semana, el Colectivo Onanista ha sufrido un tremendo varapalo con la entrada en vigor de la Ley General Audiovisual, que prohibe la emisión en abierto de pornografía. El C.O. ya había manifestado su rotunda oposición a esta medida desde que se anunciara el anteproyecto de dicha ley en octubre de 2009.

Por desgracia para el Colectivo, sus movilizaciones apenas tuvieron eco mediático y no han recibido el apoyo que esperaban, por lo que el anteproyecto fue finalmente aprobado el pasado 18 de marzo sin llamar la atención.

“Estamos desolados”, declaró Benito Crazymonkey, portavoz del colectivo, “al principio pensábamos que nuestra protesta tendría más seguidores, pero nos hemos tenido que apañar nosotros solos. Es algo a lo que estamos acostumbrados, claro, pero en este caso sí que habríamos agradecido un poco de ayuda”.

La preocupación del C.O. se centra ahora en la Ley Sinde, ya que a partir de ahora las descargas por internet serán el principal recurso de los miembros del Colectivo. “La Ley Sinde deja en evidencia la hipocresía de los políticos: argumentan la protección de la cultura para justificarla, pero la pornografía no puede obtener ninguna subvención de tipo cultural. En cambio, las descargas de porno se persiguen de la misma forma. Estamos indignados. Cuando se habla de pagar por sexo todo el mundo se escandaliza, pero si se nos quita la posibilidad de llevar a cabo nuestra práctica de forma gratuita nadie dice ni pío”.

A los miembros del Colectivo no les queda otra que hacerse a la idea y adaptarse a la nueva situación. Ante la pregunta de si tienen pensado alguna otra movilización, Crazymonkey nos respondió: “Teníamos pensado una huelga de manos caídas o algo por el estilo, pero lo hemos descartado. El daño ya está hecho y si no sirvieron nuestras protestas antes, menos servirán ahora. Y además, tendremos que alegrarnos de alguna forma.”