El bulo del WhatsApp de pago

NOTA (21/03/2013): este artículo habla sobre el meme que circuló a finales de 2012 y que se puede ver en la imagen. Actualmente, WhatsApp está enviando notificaciones a sus usuarios solicitando el pago por la renovación de la licencia durante un año (en función de la plataforma que se esté usando). Estas notificaciones llegan a través del propio servicio de WhatsApp. A pesar de que en efecto sí se está cobrando por utilizar este servicio, la intención de este artículo es criticar la falta de criterio a la hora de difundir rumores infundados “por si acaso es verdad”.

Seguramente el pasado miércoles te llegaría este mensaje de WhatsApp diciendo que lo iban a convertir en un servicio de pago:

Meme del WhatsApp

Con esa redacción tan cuidada normal que haya colado

TRANSCRIPCIÓN LITERAL DEL MENSAJE: Gente ahora si que si. Whatsapp va a pasar a ser de pago de manera inminente. Si te fijas en todos tus contactos pone que esta UNAVAILABLE. El sistema se esta preparando para pasar a ser de pago los que no reenvien este mensaje dando su cococonsentimiento explicito. Date prisa porque solo podras beneficiarte de esto reenviando este mensaje a 20 personas antes del viernes 30 de noviembre.

Es posible que durante un momento sospechases que podría ser algún bulo como el de Messenger, ése que estuviste reenviando hasta la saciedad “por si las moscas”, aunque ahora que por fin lo fusionan con Skype te la trae al fresco (es más, lo mismo  ni te has enterado). Pero entonces miraste tu lista de contactos y viste con asombro que en todos ellos se pordía leer: error: Status UNAVAILABLE. ¡Ahí tenías las pruebas! ¡Esta vez sí que era cierto! Tenías que reenviar el mensaje a 20 contactos o si no empezarías a pagar por WhatsApp. Habías oído hablar de otras aplicaciones como Line que servían para lo mismo, pero tú ya estás acostumbrado a WhatsApp, a pesar de la seguridad nula que tiene, y al fin y al cabo es la aplicación que usan todos tus amigos.

Porque al fin y al cabo eso es lo que habías deducido del  mensaje que te llegó: que si no lo reenviabas a 20 contactos te empezarían a cobrar. Lo leíste por encima y no reparaste en la bochornosa ortografía que tiene el mensaje, sin una sola tilde y con una puntuación (para los de la ESO: un uso de los puntos y las comas) que deja mucho que desear. O peor aún, la redacción del mensaje no te resultó tan sospechosa proque tú mismo escribes así cuando se trata de algo serio (y no puedes poner abreviaturas ni emoticonos). Quizá te extrañó que usase la palabra “cococonsentimiento“, pero imaginaste que un tartamudo habría dictado el mensaje y se atascó ahí. Además, toda tu atención fue a la palabra “explícito” que venía después, y querías asegurarte de comprender bien lo que significaba.

Tampoco te resultó extraño que WhatsApp no te avisara a través de la App Store, Play Store, o por un correo electrónico DESDE SU CUENTA OFICIAL. Al fin y al cabo, Messenger hacía lo mismo para avisarte de que cerraba y nadie consiguió convencerte de que era una cochina mentira.

Sabes que los medios de comunicación mienten como bellacos y no hacen más que manipular. Otra cosa es que además te molestes en comprobar la veracidad de ciertas noticias. Tú ya estás bastante ocupado entrando en Tuenti para chatear con tus amigas. Y además, los medios están manipulados, pero un mensaje anónimo reenviado cientos de veces fijo que es verdad. ¿Qué ganarían con mentir? Así que no sólo no viste el mensaje en Twitter de WhatsApp (y esto te lo dejo pasar, en serio, porque hay un huevo de cuentas de WhatsApp) sino que tampoco viste después los artículos desmintiendo la noticia. Si se trata de una mentira, ya te avisaría algún amigo. Tú por si acaso ya reenviaste los 20 mensajes.

Lo más irónico de todo esto es que WhatsApp puede cobrarte dependiendo del móvil donde lo tengas instalado. Qué cosas ¿verdad?

En fin, no te interrumpo más, que te veo muy ocupado con el Messenger.

La libertad del mando a distancia ¿Realmente vemos lo que queremos?

Poner a parir un determinado programa de televisión o a todo un canal es una práctica muy habitual, tanto dentro como fuera de Twitter. La semana pasada, el nivel de bilis arrojado contra Telecinco volvió a subir por encima de la media. Posiblemente se debiera a la demanda interpuesta por la cadena de Vasile contra Pablo Herreros, en la que le acusan de amenazas y coacciones.

(ACTUALIZACIÓN: Telecinco ha retirado la demanda contra Pablo Herreros.)

Entre tanto comentario criticando la Cadena Mierder llegó un mensaje a mi muro de Twitter (Retweet mediante) que decía: “a la gente que se queja tanto de los contenidos de Telecinco… ¿Os obligan a verlo? Pues ya está!”. Y como yo tenía el día tonto e intuí que se trataba de un argumento que ya he oído muchas veces acerca de que si no te gusta algo basta con cambiar de canal, respondí con un (no muy elegante) “la falacia de la libertad que otorga el mando a distancia…”. Hubo un par de comentarios más por parte de los tres usuarios implicados en la conversación y la cosa no llegó a más (yo no soy como las tuitstars que se dedican a hacer de rabiar a los políticos). Twitter, con sus 140 caracteres, no es un buen formato para entrar en profundidad sobre ciertos temas.

En cualquier caso, al hilo de ese comentario, recordé los argumentos típicos que se suelen hacer para justificar que si la telebasura se ve tanto por algo será, que sólo hace falta cambiar de canal, y que las cadenas privadas de televisión son empresas y pueden programar lo que crean conveniente para obtener audiencia. El propósito de esta entrada es el de rebatir estos argumentos.

En primer lugar, me gustaría diferenciar entre pull media y push media, una distinción muy parecida a la que se hace en Industrias Culturales entre industrias editoriales y modelo de flujo. La televisión es el ejemplo típico de push media: emite continuamente y “encuentra” al espectador. Esto, unido a la alta penetración del medio televisivo en los hogares, hace que determinados programas tengan puedan ser vistos por mucha más gente que cualquier película, libro, obra de teatro, canción, etc. Obviamente, esta separación no siempre está clara. Las películas pueden verse en la tele, las canciones oírse e la radio…

Pero en definitiva, la televisión tiene una influencia en la sociedad a priori mucho más alta que otros medios, incluido Internet (insisto: a priori). Esto no significa que las cadenas estén obligadas a emitir contenidos asépticos y políticamente correctos todo el rato. Está bien (incluso es necesario) que los canales emitan programas críticos o en contra de lo establecido. Pero al menos deberían tener en cuenta esta situación ventajosa, incluso si se trata de cadenas privadas.

Cuando se critican determinados contenidos suele haber comentarios del tipo “pues que cambien de canal”, “si tanta gente lo ve será por algo”, y similares. Claro, claro, para que se deje de emitir Gandía shore (o “Cualquier otro sitio shore”) basta conque la gente deje de verlo. Y para cambiar la situación de este país basta con que la gente vote a otro partido políticos. Pero si dejamos el país de las hadas y volvemos al mundo real, las cosas no son tan sencillas.

Detrás de los argumentos del tipo “la gente ve lo que le interesa” subyace la Teoría de los Usosy Gratificaciones (TUG). Esta teoría se centra en las audiencias para tratar de comprender los medios de comunicación, y afirma que el espectador busca activamente contenidos que le interesen y que satisfagan sus necesidades (sí, ya sé que ahora todos vivís solos o con vuestra pareja, y que no veis la tele, sólo la usáis para enchufarle el disco multimedia y ver las series que os bajáis de Internet). Frente a otras aproximaciones, más críticas, que intentan analizar los efectos de los medios en la audiencia, la TUG intenta averiguar qué hace la audiencia con los medios.

Esta aproximación individualista se basa en una libertad a priori del espectador, al que además considera racional y bien informado. En base a esa libertad, el espectador tendría la capacidada de “negociar” con el medio televisivo, pues su demanda de contenidos influiría en la programación (cancelación de los programas que se ven poco, renovación de los que tienen éxito).

Las críticas a esta teoría, que son muchas, empiezan por esa presunción de que el espectador es racional y está bien informado. ¿Está bien informado a priori el espectador cuando ve reportajes sobre las bondades de la homeopatía, las terapias alternativas y demás discursos magufos? ¿O cuando ve reportajes presuntamente informativos que en realidad son publirreportajes?

La otra gran crítica a la TUG es que ignora la naturaleza social del sujeto. El contexto social, incluyendo variables como el país, es un complejo mecanismo que nos presiona para ver un canal u otro. Puede ser el corrillo de compañeros de trabajo que comenta un programa en la máquina del café, pueden ser los comentarios hechos en Twitter (positivos o negativos)… Los cebos de muchos programas (Sálvame es el ejemplo más conocido) están por algo. Incluso algo tan tonto como el número de canal en nuestro televisor puede influir a la hora de generar audiencia. No es casualidad que varios canales como Neox, Nova o la MTV hiciesen pequeñas campañas para posicionarse en un determinado lugar en la numeración de nuestro mando a distancia.

En definitiva, el que no quiera ver Telecinco es muy libre de cambiar de canal o de apagar el televisor. Pero no vivimos en burbujas aisladas, ni en cabañas perdidas en el monte (al menos, la mayoría de nosotros no). Los programas que vemos dependen de muchos factores, incluida socialización con los demás. La audiencia, por desgracia, no siempre es sabia.

Anuncios hostiables: pipas Tijuana

Tenía un poco abandonada la sección de anuncios hostiables, y es que aunque mucha de la publicidad de las teles pueda provocar arcadas, pocos spots reunen las características necesarias para ser un genuino anuncio hostiable. En el caso de Pipas Tijuana, su falso testimonial ha acabado por convencerme de que se merecen un puesto en esta sección por méritos propios.

El anuncio: una chica que se declara “tijuanática” (adicta a las pipas tijuana) habla sobre su desmesurada afición a este producto. Su padre añade su opinión: la actitud de su hija le tiene algo descorazonado, pero al fin y al cabo podría ser mucho peor.

La hostiabilidad: lo primero es el tono de falso documental. Vale, lo de comer pipas es un fastidio porque al final resulta un vicio. Hasta ahí bien. De ahí a ponerlo como una adicción va un cacho, y la música ligera para remarcar que se trata de una parodio y se pretende hacer humor hace que el spot no encuentre el tono. La segunda cosa que me desconcierta es la voz de la protagonista. Me costó mucho confirmar que en efecto es la voz de la chica que se ve en plano, ya que al principio se escucha la voz en off, y después la protagonista está desenfocada. Bien ¿qué clase de tabaco fuma esta chica para tener es voz? ¿estamos seguros de que nació mujer? Y por último tenemos a ese ¿sufrido? padre. No necesito más comentarios sobre el buen hombre.

El montaje del anuncio resulta precipitado y extraño. Hay que tener en cuenta que es la versión para TV de una pieza más larga que podéis ver aquí. Tras verla he llegado a la conclusión de que la decisión de mantener el plano donde la protagonista sale desenfocada ha sido bastante acertada. Y para terminar, no quiero dejar pasar ese comentario que me hicieron sobre el guión del anuncio: resulta irónico que para vender unas pipas llamadas Tijuana tengan que decir que “esto es la caña de España”.

Jóvenes y redes sociales. Valores y miedos heredados de las culturas de Internet

Es el título de un artículo que ha salido publicado en el último número de la revista TELOS, una de las revistas más importantes en el panorama académico. En este artículo hablo sobre los temores más habituales que existen cuando se habla de jóvenes usando redes sociales, y qué relación tienen con una serie de estereotipos creados a lo largo de la historia de Internet por cada una de las culturas imperantes que ha tenido la red.

Se trata de un artículo largo: 11 páginas, incluidas bibliografía, notas al pie, tablas y gráficos. Si os interesan los cambios que las nuevas tecnologías están produciendo en nuestra forma de relacionarnos deberíais al menos echarle un vistazo. Y si os dedicaáis a la investigación o la divulgación en este campo, siempre os puede servir como referencia bibliográfica (la revista TELOS está inscrita en los principales índices de publicaciones científicas).

Os dejo con el abstract del artículo:

Al hablar de jóvenes y redes sociales, se asocian frecuentemente una serie de peligros y problemas relativos a la privacidad o los riesgos de relacionarse con desconocidos, en parte heredados de los estereotipos sobre culturas anteriores imperantes en Internet. El presente artículo aborda esta herencia y el interrogante de hasta qué punto se cumplen estos temores.

Podéis leer el artículo completo aquí.

La revista TELOS se edita bajo una licencia Creative Commons. Podéis reproducir todo o parte del artículo siempre que mencionéis la fuente original: revista TELOS, nº 93 (Octubre-Diciembre 2012), autor del artículo, etc.. Y no, el autor no es Tahúr Manco. Mirad el artículo para ver el autor. Y por cierto, es Martínez, no Martín.

Revisamos La Naranja Mecánica en El Ninho Naranja

Nueva colaboración con la buena gente de El Ninho Naranja, que últimamente están que no paran. Para la ocasión, he revisado la cinta de Stanley Kubrick La naranja mecánica, y uno de sus aspectos más curiosos en relación a la novela en que se basa. Se trata de un capítulo que se eliminó del guión y que implica un final totalmente diferente.

A pesar de que el artículo puede considerarse un spoiler, creo que La naranja mecánica es una película que ha visto (o ha podido ver) prácticamente todo el mundo (es de 1971). Además, no hablamos de una película de misterio por lo que conocer el final tampoco es algo TAAAAN grave. Con todo, intento no ser demasiado específico a la hora de hablar de la forma en la que acaban ambas versiones.

La naranja mecánica

Podéis leer el artículo completo aquí.

Microsoft cierra Messenger: ahora sí es cierto.

Durante años, las cademas de e-mails avisando del cierre de Messenger han bombardeado cada cierto tiempo la bandeja de entrada de mis cuentas de correo. Durante años, me esforcé por desmentir ese tipo de bulos (1 y 2). Evidentemente, no ha servido de nada. Argumentos como “yo me limito a pasar la información” o “lo envío por si acaso esta vez es cierto” han sido la respuesta a mis quejas por estos e-mails. El tipo de gente que reenviaba correos donde se hablaba de Messenger cuando el nombre oficial del servicio había cambiado a Windows Live son los que luego presumen de enterarse mejor que nadie de las razones de la crisis o de lo que no dicen los medios de la Casa Real.

En fin, al menos a mí estas mentiras me valían unas cuantas visitas al blog cada cierto tiempo de gente que buscaba información sobre ese supuesto cierre de Messenger o la conversión de Hotmail en un servicio de pago.

Pues bien, ahora sí que es cierto. El cliente de mensajería instantánea Windows Live Messenger de Microsoft dejará de existir en 2013. En concreto, Messenger se integrará con Skype, el popular servicio de telefonía a través de Internet, que Microsoft compró el año pasado. Esta integración se completará el el primer trimestre del próximo año.

Y esta vez sí lo han anunciado oficialmente, en concreto en el blog de Skype. Y esta vez ha tenido repercusión en los medios oficiales, en multidud de portales tecnológicos, incluido TechCrunch por citar a uno de los muchos que se hace eco de la noticia.

Las razones de esta integración son estratégicas. Son dos servicios de mensajería instantánea, uno de voz y otro de texto, que tienen muchas funciones parecidas. Además, Messenger ya no es tan popular como antaño, y los usuarios están optando por otros servicios como WhatsApp, el chat de Tuenti (en el caso de España), o el propio Skype.

Pero el objeto de esta entrada no es analizar las razones de esta estrategia. Tan sólo pretendía ser una forma de avisar de que esta vez sí. Esta vez cierre Messenger. De verdad. Y ahora que es cierto, nadie está diciendo nada.

Y ya podéis dejar de mandar correítos de una vez.

Sorteamos un DVD de la película Project X

El 6 de noviembre salió a la venta en DVD y plataformas digitales la comedia gamberra Proyecto X. Para celebrarlo, sorteamos un DVD de la película que nos cede Warner Bros. en colaboración con PartnersHub. Para participar en el sorteo, leed con atención el resto de la entrada:

Cómo participar en el sorteo

Pincha en la imagen que hay a continuación para entrar en la web de PartnersHub (se abrirá en una pestaña nueva).

Project X. (c) Warner Bros.

Pincha en la imagen para participar

Realiza el test de personalidad fiestera (la opción central en la parte inferior de la imagen). Contesta las preguntas y averigua el resultado. Por supuesto, también puedes ver el resto de opciones de la aplicación y compartirla.

Deja un comentario en esta entrada y cuéntanos cuál ha sido tu resultado. Copia y pega lo que te ha dicho el gnomo y dinos también qué porcentaje de cada personalidad tienes.

Puedes participar hasta el día 21 de noviembre.

El ganador será elegido por sorteo entre los comentarios que cumplan los requisitos (ver Condiciones Generales). Diremos el nombre del usuario ganador la semana del 27 de noviembre en esta misma entrada.

Si compartes la aplicación y hablas del sorteo a tus amigos, además le estarás haciendo un favor al blog 😉

Condiciones generales

Esta promoción es válida únicamente en territorio español. Podrán participar personas físicas  mayores de 18 años con dirección postal en España.

Este blog no permite los comentarios anónimos. Para comentar es necesario dejar un nombre de usuario (no tiene que ser el nombre real) y una dirección de correo electrónico que no se mostrará en el comentario. Una vez realizado el sorteo, nos pondremos en contacto con el ganador a través de esa dirección.

Sólo se admitirá un comentario por dirección de e-mail y 2 comentarios máximo desde la misma dirección IP. Sobrepasados esos límites, los comentarios recibidos no contarán para elegir al ganador. Es decir, que si dejas tres comentarios, sólo tendrás una oportunidad para ganar el DVD.

El plazo para dejar comentarios termina el 21 de noviembre (miércoles) a las 23:59h. Los comentarios que lleguen a partir de las 00:00h (que ya será jueves 22) quedarán descartados. Las horas indicadas son en horario peninsular.

Se realizará el sorteo al día siguiente mediante una aplicación informática y se elegirá un ganador y dos reservas. Este blog se pondrá en contacto vía e-mail con estas tres personas en la mayor brevedad de tiempo. Los agraciados deberán responder al e-mail e indicar el nombre real del participante y su dirección postal para el envío del DVD. NO SE ADMITIRÁN APARTADOS DE CORREOS. El ganador y los reservas deberán enviar esta información antes del sábado a las 15:00h (horario peninsular). En caso de que el ganador no responda a tiempo, el premio pasará al primer reserva, y en caso de que falle éste, al segundo. Si ninguno de los agraciados respondiese, el premio quedaría desierto.

Los datos del ganador definitivo del DVD se notificarán a PartnersHub, quienes enviarán el DVD a la dirección indicada por FedEx o UPS. Este blog no mediará en el envío del DVD, y no será responsabilidad suya cualquier fallo o negligencia por parte del ganador, PartnersHub, FedEx ó UPS si se produce algún incidente en el proceso de envío del premio.

Este blog se reserva el derecho a decidir sobre cualquier cuestión, duda o incidencia que no figure en las condiciones generales.

Sobre la película Project X

Project X está dirigida por Nima Nourizadeh, producida por Todd Phillips (responsable de Resacón en Las Vegas) y protagonizada por Thomas Mann, Oliver Copper y Jonathan Daniel Brown. Es la historia de cómo tres alumnos de último curso de instituto aparentemente anónimos, tratan de darse a conocer. Su idea es inocente: vamos a montar una fiesta que nadie pueda olvidar y llevaremos una cámara para inmortalizarla… pero nada podía prepararles para esta fiesta. Enseguida se corre la voz cuando los sueños se arruinan, los expedientes se manchan y nacen las leyendas. Project X es una advertencia a padres y policía de todas partes.

*                   *                      *                     *

ACTUALIZACIÓN: Acaba de finalizar el plazo para participar en el concurso. Hemos realizado el sorteo y ya tenemos el ganador y los dos reservas. Los agraciados recibirán un e-mail informándoles de su suerte al que deberán responder tal y como indican las reglas del concurso. Enhorabuena al ganador y muchas gracias por participar.

ACTUALIZACIÓN 2: Ya tenemos ganador confirmado del DVD. Isabel, autora del comentario #3 ha sido la afortunada. La gente de PartnerHubs, promotores de este sorteo, nos han confirmado que tienen sus datos y que pronto le enviarán el regalo por mensajero. Desde aquí nuestro agradecimiento a Warner Bros. y PartnerHubs por darnos la oportunidad de hacer este concurso en el blog, pero sobre todo a los que habéis participado. Esperemos que esta acogida haga posible que promociones como esta se repitan. Hasta entonces, seguid visitando el blog 😉