El cómic oficial de Terminator 2

Mientras todos vosotros os habéis dedicado a hacer viajecitos exóticos y a colgar fotos en Facebook que den buena cuenta de ello, yo he pasado tres semanas de agosto en mi pueblo. Que quizá no sea tan glamuroso, pero desde luego mucho más barato. Además, las vacaciones son para descansar, no para acabar echo polvo de hacer excursiones turísticas y mierdas de ésas.

Haciendo limpieza en casa desenterré un viejo cómic. Nada menos que la adaptación oficial de la película Terminator 2: el juicio final, editado por Marvel Comics (Stan Lee presenta) y distribuido en España por la desaparecida Cómics Forum. 64 páginas y 350 pesetazas de las de antes (menos en Canarias, Ceuta y Melilla que valía 330).

Portada del cómic en España

El ejemplar que yo tengo está un pelín mejor.
Visto en la web todocoleccion.net

El tebeo, titulado Terminator 2: El día del juicio en España, es una adaptación fidedigna de la trama de la película. Como cómic su calidad gráfica no es muy brillante, a pesar de contar con el dibujo de Klaus Janson, entintador bastante habitual en diferentes trabajos de la Marvel y DC, de los que podemos destacar sus numerosas participaciones en diferentes series de Batman, incluyendo El Regreso del Caballero Oscuro de Miller, que ya comentamos para los amigos de El Ninho Naranja y Tumba Abierta.

Quizá sea por su labor como entintador por lo que el dibujo no sobresalga. Se trata de un trabajo en blanco y negro que se apoya exclusivamente en la tinta como materia prima para el acabado, frente a obras más o menos contemporáneas que también dejaban ver el trabajo del lápiz como ayuda con los grises. No encontramos excesivos entramados que sirvan para ilustrar los tonos intermedios entre los blancos y negros.

En cuanto al dibujo en sí, los personajes muestran todos rasgos rimilares (narices rectas, labios más o menos carnosos). Algunos secundarios como el Dr. Silverman (interpretado por Earl Boen) o Tim, el amigo de John Connor que aparece al principio de la peli, no guardan ningún parecido con el actor que los encarna en el film. En general la sensación es de que se trataba de una edición barata y que posiblemente cundieron las prisas para entregar el trabajo dentro de plazo. Una lástima, ya que una producción de tan alto presupuesto como Terminator 2 merecía una edición en cómic a la altura. Obviamente no podemos esperar dibujos como los de las novelas gráficas de ahora. Pero en una historia donde hay un personaje de metal líquido y el otro es un cyborg, es necesario un trabajo concienzudo de ilustración para poder reflejar esto en viñetas.

La narrativa es correcta. La distribución de las viñetas es bastante dinámica, y aunque por razones de guión no puede haber muchas splash pages, tampoco se abusa de páginas llenas de paneles raquíticos. Como es natural, escenas que en la película hacen hincapié en determinados elementos mediante planos detalle y montaje, en la novela gráfica se resumen en pocos dibujos (y en ningún caso se pretende que el cómic sea un storyboard de la película). Ocasionalmente hay exceso de globos en alguna página, y al ser una traducción al castellano esto hace que sea aún más texto por bocadillo. Por lo demás, el efecto del T-1000 de transformación en otros personajes, “reparación” tras recibir balazos, etcétera, se resuelven con secuencias de unas tres viñetas. Nuevamente, el ilustrador no cuenta con espacio para poder recurrir a esta técnica narrativa, por lo que la carcaterística distintiva de uno de mis villanos favoritos queda bastante deslucida en este cómic.

Y vamos con el punto fuerte. A lo largo del cómic pueden verse escenas que no aparecían en la película. Por ejemplo, la extracción del chip del T-800 para modificarlo y permitir que Arnie pueda aprender cosas nuevas, o los fallos de mimetización que sufre el T-1000 tras ser congelado con nitrógeno líquido y hecho añicos de un tiro. Esa y otras secuencias se pueden ver en los extras de las ediciones especiales de la película en DVD, y posteriormente se incluyeron en el montaje de la versión extendida, de 150 minutos de duración.

Mi teoría es que el proyecto del cómic se realizó en paralelo a la producción de la película, para que las dos versiones coincidiesen en su salida al mercado, y por tanto el guionista de la novela gráfica se basó en el guión original o en el material rodado, pero no en el montaje final. Lo que sí es seguro es que la traducción del cómic no se basó en el doblaje al castellano (ya habéis visto que el subtítulo es El día del juicio, calco de la expresión anglosajona original, y no El juicio final, como acabó llamándose), y frases emblemáticas como “hasta la vista, baby”, tienen bastante menos gracia.) Otros detalles que antes he mencionado, como el de personajes de aspecto diferente al de los actores que los interpretan apoyan este razonamiento. Pero si me equivoco, no dudéis en señalarlo en los comentarios.

En definitiva, la adaptación en cómic de Terminator 2 no destaca por su calidad artística y se queda en la mera curiosidad de coleccionismo freak. Es una pena, porque una película como ésta merecía un cómic con más empaque. Eso sí, hubo más ediciones, así que es posible que se publicase material con mejor acabado.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s