Sexo y publicidad: una pareja más que bien avenida

No me estoy refiriendo al uso de imágenes más o menos explícitas en anuncios de revistas y TV, sino al sexo (o el triunfo en el terreno sexual) como reclamo publicitario a la hora de vender un producto. ¿Quién no recuerda a esa moza bajándose la cremallera de su mono de cuero bien prieto (cosa que hacía obviamente porque ese mono tan ajustado le estaba provocando dificultades respiratorias) a la voz de busco a Jaq’s? Sí, en ese momento, muchos hombres nos sentíamos tentados de ir al Registro Civil a cambiarnos el nombre.

Como veis, el binomio sexo-publicidad es bien antiguo. La publicidad muchas veces funciona mejor con argumentos emocionales que exponiendo características objetivas. Sobre todo con determinadas características. Por ejemplo, si queremos vender un electrodoméstico o un gadget tecnológico, podemos enumerar sus características para destacarlo sobre la competencia: pantalla más grande, más memoria, más disco duro, más velocidad, mejor relación calidad/precio, etcétera. ¿Pero qué pasa con un perfume? ¿Qué es lo que puedes argumentar aquí? ¿Cómo dices que huele mejor? El olfato además en un sentido muy subjetivo y en general poco entrenado. Por eso se dota a los productos de una imagen, y por asociación, el espectador aspira a adquirir esa imagen consumiendo el producto. Había un perfume que tenía por slogan “la colonia de los hombres muy hombres“. Con un par. Más obvio imposible. Todas las marcas tienen una imagen (y si no la cuidan lo llevan claro). Incluso Apple, que vende tecnología, tiene un fuerte posicionamiento en lo que se refiere a imagen.

Puestos a vender imagen, nadie te va a ofrecer ser una persona mediocre. Los reclamos más comunes son el poder, la modernidad, la distinción (ser distinto a los demás), la exclusividad… y el sexo. La imagen de una mujer bella acompañando a un joven apuesto mientras conduce un coche deportivo es un topicazo publicitario, aunque lo hayan maquillado un poco. Otros productos muy dados a este reclamo son los perfumes (Busco a Jaq’s) o productos de cuidado personal (los desodorantes Axe se lleva el premio en esta categoría).

Sin embargo, la publicidad evoluciona, igual que la sociedad, y el sexo se va convirtiendo en un reclamo en otro tipo de procutos. Algo que en los 80 sería impensable.

Quizá uno de los primeros anuncios “originales” (es decir, fuera de los tópicos al uso) a la hora de usar sexo como reclamo fue el del champú Herbal Essences. Bueno, en esa categoría ya estaban esos míticos anuncios de los 80 del gel Fa. Sin embargo, en el caso de Herbal Essences, la mujer no era tratada como objeto sexual (convirtiéndola en el reclamo), sino que el reclamo en sí era el champú, y la mujer pasaba de ser un objeto a “ser premiada”. Y el humor es un aspecto muy importante de estos anuncios, y cambian mucho el sentido de los mismos.

La cosa no queda ahí. Volviendo al sexo como reclamo en sí, la posibilidad de ligotear se extiende a casi cualquier anuncio. Por ejemplo, uno de pasta de dientes. Aquafresh nos vendía un dentífrico que no sólo limpiaba mogollón nuestros dientes y combatía la caries, sino que te ofrecía la posibilidad de enrollarte con un maromo de tu oficina (aquí, de nuevo se rompe un poco el tópico, ya que la protagonista y la que toma la iniciativa es una mujer). Y encima con la boca limpia y el aliento fresco. ¡No se puede pedir más!

E incluso algo tan anodino como los cereales contribuyen a mejorar las relaciones de pareja. No hay nada como un tránsito intestinal regular (siempre me he preguntado por qué no se puede pronunciar la palabra “cagar” en los anuncios) para evitar las discusiones en la cama. Había un anuncio parecido de un detergente (creo que era Ariel, pero no estoy seguro) que usaba el mismo argumento: la limpieza y suavidad que conseguía hacía que fuese imposible acostarse enfadado, y así lo demostraba una pareja que había discutido, que tras unos segundos en la cama empezaban a reconciliarse.

En fin, como veis el sexo puede venderse de forma muy sutil en casi cualquier producto. Pero recordad que esto es sólo publicidad. Tampoco esperéis milagros.

Alex de la Iglesia sigue demostrando sensatez

La semana pasada encontré en el 20 minutos una entrevista a Álex de la Iglesia. Desde sus inicios, Álex de la Iglesia me ha llamado la atención como director. Recuerdo que con 12 añitos leí un pequeño artículo que hablaba de una película de próximo estreno: Acción Mutante. El artículo destacaba más la figura del productor (Pedro Almodóvar) que la del director, De la Iglesia, a sazón un director novel. Pero al leer el argumento del largometraje pensé que me estaban tomando el pelo ¿Una película española ambientada en el futuro, que va de terroristas que atacan a la gente guapa, con tiros y naves espaciales? En realidad no vi Acción Mutante hasta mucho más tarde, cuando la emitieron por La 2. Para entonces, ya había visto (esta vez sí, en cine) El día de la Bestia. Efectivamente, no todo el cine español contaba historias sencillas sobre gente corriente que viven una vida normal, con las pequeñas complicaciones de cada día.

La entrevista se centraba más en su labor como presidente de la Academia de cine, cargo que ostenta desde hace año y medio, que como director. Es agradable leer a un cineasta que en vez de repetir los tópicos y los plañidos habituales del cine español, muesta una actitud conciliadora y busca soluciones. Una lástima que el 20 minutos tirase de sensacionalismo para poner el titular (“Estamos menos subvencionados que los tomates”), ya que no era de los temas principales de la entrevista, y además daba a entender que el director reclama más subvenciones, cuando es todo lo contrario.

De la Iglesia en efecto desmentía que el cine español estuviese tan subvencionado. Pero no se quejaba por ello. Como tampoco protestaba por los recortes a esas subvenciones, ya que entendía que con la crisis se estaban haciendo recortes en todas partes (“no estoy encantado, pero hay que aceptarlo”). En su lugar, apuesta por la autofinanciación y busca alianzas con todo el mundo: televisiones, distribuidoras, exhibidores… Para él, el cine es una industria yquiere buscar financiación en otras industrias, y por eso está tan interesado en las cadenas de televisión.

Otro tema que por el que le preguntaron fue el de la piratería (cómo no), y ahí sí que me gustó. Evito cualquier tipo de polémica. No recurrió a ese discurso victimista que arremete contra los espectadores. Por el contrario, destacó la necesidad de ver internet como el canal donde hay que invertir un gran esfuerzo, porque es ahí donde estará el negocio. Chapeau por usted, señor De la Iglesia.

En resumen, Álex de la Iglesia mantiene la estrategia (o las intenciones) que ya puso sobre la mesa durante su discurso en la gala de los premios Goya de este año. Y me parece que va en la dirección adecuada. A la vez que admite la diversidad cultural del cine, apuesta por la estructura industrial. Ya era hora de que alguien lo dijese. Me parece estupendo que el cine se pueda beneficiar de ciertas ayudas, en especial si se trata de directores noveles que no encuentran financiación. Pero no podemos esperar milagros si resulta que hay más de 200 productoras pero se producen algo menos de 200 largometrajes, y que la inmensa mayoría de esas productoras sólo hagan un largometraje al año (en colaboración con otras) y puede que en toda su vida.

Así que mis felicitaciones a De la Iglesia, y esperemos que su esfuerzo tenga resultados.

Reestructurando mis cuentas en Twitter

Este post es un poco off topic, y en principio no tiene mucha razón de ser aquí, pero lo mismo puede servirle de cierta utilidad si, como yo, está manejando diferentes redes sociales y no quiere perder demasiado tiempo al tener que actualizarlas todas.

Como sabéis, podéis seguirme en Twitter, en el usuario @tahurmanco, para estar al tanto de mis actualizaciones y disfrutar de mis chistes y desvaríos. Esta cuenta la creé expresamente para el blog, y previamente ya tenía otro usuario que usaba como cuenta personal. No os enlazo esa otra cuenta ya que, además de ser personal, será borrada dentro de muy poco. Las razones que me llevan a borrarla son varias.

El usuario Tahurmanco me pareció más apropiado para seguir a otros usuarios blogueros y demás gente por el estilo, y al final la cuenta personal acabó siguiendo sólamente a unos pocos amigos, de los cuales sólamente 2 ó 3 actualizan regularmente. Por otra parte, usé la cuenta personal para actualizar mi perfil en Facebook y eso a la larga acabó lastrando mucho la cuenta personal. He de decir, por si os interesa el dato, que entro un par de veces al día en Twitter, y muchas veces actualizo estado para tener una referencia visual de cuáles son los tweets que no he leído.

Bien, a lo que iba. Cuando empecé a actualizar Facebook a través de Twitter (se puede hacer de varias maneras), empecé a restringir mis tweets, a fin de no saturar el muro de Facebook con estupideces. Y también, porque vi que cuando escribía varios tweets seguidos no todos aparecían. Puede que fuera un fallo temporal o que sólo me ocurría a mí. No ha sido hasta hace poco cuando empecé a usar la aplicación Selective Tweets, que aunque me daba algo más de libertad en ese aspecto, me obligó a volver a hacer pública la cuenta personal, puesto que Selective Tweets no funciona con cuentas protegidas. Además, al no entrar mucho en Twitter y tener dos usuarios, prefería volcar la información interesante (enlaces, retweets, y demás) en la cuanta del Tahúr. Y eso que en las dos tengo más o menos los mismos followers (y sospecho que un número similar de seguidores robots).

Así pues, la cuenta personal me valía poco más que para decir buenos días, buenas noches, y para notificar en Facebook las actualizaciones del blog. Y ni siquiera esto último, porque registré el blog en Networked Blogs y ya se actualiza automáticamente. Así pues, la cuenta no tenía demasiado sentido, y he decidido borrarla. No tiene demasiado sentido mantenerla y voy a aplicar lo que dijo Kids de Blogoff en una entrevista en El Arca de la Alianza, aunque referente a los blogs: no pasa nada por abrir un blog, probar unos meses a ver cómo te va, y si ves que no vas a seguir escribiendo, pues lo borras. Es lo mismo que voy a hacer con mi cuenta en Twitter. Cuando registré esa primer cuenta, apenas sabía lo que era Twitter ni sabía sacarle partido. Ojo, ahora tampoco. Pero con una sola cuenta, la del Tahúr, espero dedicarle todas mis energías y poder hacer un mejor uso de ella, aunque en estas cosas no hay usos buenos ni malos, en el sentido de que soy libre de poner enlaces, retweets o chistes malos. Con Selective Tweets puedo actualizar mi estado en Facebook y otras redes sociales (como LinkedIn) a mi discreción, y si no pues me voy al propio Facebook y ya está. Como diría Berto Pena, así espero poder ser un poco más productivo.

Si tenéis alguna duda o sugerencia, bienvenida sea. Si os ha servido de ayuda de alguna forma, estupendo. Y si no, pues no pasa nada. Un post más sobre algo que me apetecía decir. Que para eso es mi blog.

El Colectivo Onanista opina sobre las declaraciones hechas en un programa de Intereconomia

Cuando Eduardo García Serrano hizo esas polémicas declaraciones en el programa El gato al agua, emitido en Intereconomía, los miembros del Colectivo Onanista (C.O.) se llevaron las manos a la cabeza. Bueno, quizá solo tenían una mano libre en ese momento, pero la sorpresa y la indignación fue generalizada. “A estas alturas ya deberíamos estar curados de espanto, pero ante semejante despropósito nunca podemos quedarnos indiferentes”, ha comentado el portavoz del C.O. Benito Crazymonkey.

En un primer momento, el Colectivo Onanista no tenía pensado emitir ningún comunicado al respecto. “No queremos que se nos vea como a cuatro pajilleros que protestan cada vez que alguien tiene una opinión desfavorable de estos temas”. Sin embargo, y por deferencia a este blog y a la atención que siempre presta a esta organización, Crazymonkey estuvo charlando conmigo durante un buen rato y me comentó sus impresiones. El C.O., conocido por su oposición a la reforma de la Ley General Audiovisual o por sus diferencias con la periodista Samanta Villar, a quien casi denuncian por publicidad engañosa cuando realizó su reportaje sobre el mundo del porno, siempre ha procurado mantener un tono divertido, rozando lo frívolo, en sus declaraciones. Sin embargo, para la ocasión han tenido que ponerse bastante más serios.

“El Colectivo es una asociación totalmente independiente de cualquier ideología política. Sin embargo, este tipo de declaraciones y opiniones suele provenir de la derecha más rancia, la que además está ligada a la jerarquía eclesiástica. Este ha sido un ejemplo más”.

Cuando le pregunté su opinión acerca de los improperios vertidos contra la consellera de Sanidad de la Generalitat, Marina Geli, Benito medita su respuesta. “Quiero decir esto sin que me caiga a mí otra denuncia. Se podría resumir en que los miembros del C.O., aunque seamos unos degenerados a ojos del señor García Serrano, conocemos y respetamos nuestro cuerpo lo suficiente como para respetar las opiniones de los demás, y por tanto nunca trataríamos con semejante desprecio a ninguna persona, hombre o mujer. No puedo decir lo mismo de García Serrano”.

El motivo de este enfrentamiento radicaba en un sitio web desarrollado por la Consellería de Sanidad catalana, en la que se daba información sobre sexualidad a un público adolescente. Le pregunté la opinión del C.O. sobre la web. “Si te das cuenta, el revuelo se montó por el duro enfrentamiento verbal. Y cómo no, con un trasfondo político evidente que no voy a comentar porque todo el mundo lo conoce. En cuanto a la web, pues nos ha parecido una iniciativa muy positiva. Nunca entenderé esa aversión que tienen algunos a que se invierta dinero público en programas sobre sexualidad. También se dan subvenciones (y muchas) a la Iglesia Católica y nosotros no nos quejamos, por poner sólo un ejemplo”. En cuanto a los aspectos abordados por la web, como el petting, la masturbación, el orgasmo o el aborto, Crazymonkey lo tiene claro: “Estamos en 2010, y lo de papá pone una semillita en mamá no creo que sirva de mucho. La web menciona varias prácticas sexuales, y la masturbación es una de ellas, por mucho que a algunos les parezca una práctica de segunda categoría a la que recurrir cuando no pillas cacho. Nosotros no vemos la masturbación desde ese enfoque, por supuesto, pero es comprensible que una web destinada a jóvenes y adolescentes mencione el tema, puesto que a esa edad aún no se ha madurado física y psicológicamente. No se trata de que los jóvenes se conviertan en obsesos sexuales, sino todo lo contrario: que descubran su cuerpo y se sientan cómodos con él, y vean todo esto con naturalidad.”

Para terminar, mencioné las disculpas públicas que pidió Eduardo García Serrano. Crazymonkey tuerce el gesto, insatisfecho. “Teniendo en cuenta que Intereconomía está pendiente de una querella, no me extraña. Desde luego, después de lo que le llamó a la consellera, es lo mínimo que podía hacer. Pero en lo que respecta a la página web, mantiene su opinión, así que no podemos felicitarle. Además, las disculpas acaban pareciendo un discurso corporativo donde pide que la gente se anuncie en la cadena. Y su argumentación sobre que necesita el perdón y todo ese discurso católico, pues no lo comparto personalmente, pero es su modo de pensar y lo respeto, igual que me gustaría que respetasen mi modo de vida, que no hace daño a nadie. Bueno, salvo en las tomas falsas de las pelis porno” concluyó  para quitarle hierro a todo el asunto.

Tras estas declaraciones, me despedí de Benito Crazymonkey agradeciéndole su tiempo. Sin darnos la mano, eso sí.

Hotmail será de pago por enésima vez, o la ingenuidad del ser humano

A estas alturas de la película, donde las redes sociales son lo más cool del mundo mundial, cuesta creer que este tipo de bulos sigan circulando. Me ha llegado uno de esos e-mails donde se me avisa de que el servicio de correo de Hotmail y su aplicación de mensajería instantántea Messenger pasarán a ser de pago este verano. Obviamente, esta noticia es más falsa que un Euro de chocolate, así que no dejéis que cunda el pánico. En la web de Experiencia Digital podéis encontrar un artículo con el texto del mensaje, así como una divertida tutorial que destripa a base de bien el texto y deja en evidencia sus contradicciones. Sin embargo, este bulo, lejos de ser nuevo, lleva años circulando. Una búsqueda simple en Google me permitió encontrar indicios de esta cadena de correo ya en 2005.

Desde hace un par de años o cosa así, uso cada vez menos el messenger, así que cada vez que me llega un correo de este estilo, pienso para mis adentros eso de “ójala sea verdad y así dejáis de dar por saco”. No hace falta que diga que las redes sociales son ahora mismo más efectivas para compartir información, aunque a veces eso de tener nuestros documentos en el ubicuo y escurridizo ciberespacio nos puede provocar un cierto temor, en ocasiones infundado, sobre la seguridad y privacidad de nuestros documentos. En mi caso, si bien casi nunca reenviaba chorradas o advertencias (muchas veces por pereza, ya que no tengo mis contactos ordenados en listas), me gusta compartir un par de enlaces cada día en Facebook o Twitter, y la actualización de mis propios artículos en estas redes seguramente suponen un porcentaje nada despreciable de las visitas a este blog. Claro que eso se debe a que tengo menos de cien visitas diarias. El caso es que a día de hoy, aunque cada uno hará un uso diferente de las redes sociales y el correo, Facebook es una buena forma de compartir información, Twitter empieza a ser un buscador tan bueno como el intocable Google, e incluso ese Tuenti tan denostado por lo que hemos alcanzado la treintena está dando pasos agigantados para acercarse a su rival Facebook y mojarle la oreja.

No espero ni pretendo que todo el mundo deje de enviar correos y en su lugar comparta la información mediante redes sociales. Pero no deja de sorprenderme que la gente me mande estos mensajes. “Por si acaso” es el motivo más común. Pero no estaría de más pararse a pensar un poco. Sin llegar a ser tan minucioso como los chicos de Experiencia Digital y el enlace que os he puesto arriba, los argumentos que se dan en este tipo de correos son, cuanto menos, peregrinos.

En primer lugar, cualquier usuario de Hotmail recibe mensajes del equipo de Windows Live. Estos correos son muy característicos porque vienen maquetados con html como si fueran una pequeña web en sí mismos (imágnes, logos, etc). Una noticia de esta importancia aparecería en casi todos los medios de comunicación, y sería notificada a través de mensajes de correo oficiales, es decir, como los que suele enviar Microsoft regularmente. ¿De verdad no os parece raro que para deciros que van a hacer de pago Messenger tenga que circular un correo como si fuera una cadena? Vaya que se lo curran un poquito e intentan imitar el estilo visual de los mensajes o buscan el nombre real de los directivos.

Más allá de lo obvio, es una ingenuidad creer que un servicio de correo web pueda hacerse de pago. El bulo de que se cerrarán las cuentas de correo inactivas puede pasar, pero lo de hacer pagar por usar el correo o el messenger es una estupidez que se cae por su propio peso. Los únicos servicios de correo que se pagan son los de los ISP, en tanto que se ofrecen al contratar el propio ISP; o las cuentas de correo que pueden crearse al contratar un servicio de hosting. Los servicios de correo web normales se han convertido prácticamente en una commodity. Salvo algunos gigantes como Gmail de Google, Hotmail o Yahoo, pocos pueden aportar un valor añadido, algo que les proporcione una cierta reputación como marca. Pretender hacer pagar por Hotmail y Messenger sería regalarles cientos de miles de usuarios a Gmail y Yahoo, que ofrecen los mismos servicios y seguramente de mejor calidad (me gusta Messenger como servicio de mensajería instantánea, pero para el correo soy acérrimo de Gmail).

Me parece mentira que tenga que volver a explicar de qué va esto de los hoaxes. Simplemente os diré que no reenviéis nada de los que se os pida porque es la forma que tienen estos correos de recopilar más y más direcciones de correo para luego sacar dinero con ello. Y como yo me pongo muy serio hablando de esto, mejor que veáis a David Bravo contándoselo a Dani Mateo, que quieras que no, tiene más gracia.

Actualización: aquí tenéis otra entrada para aprender a distinguir los correos de Windows Live de los mensajes en cadena.

Universo Simpson: Springfield, todos a una

Hay una cosa que me fascina de Los Simpson, y es el increible plantel de personajes secundarios que tiene, fruto de las incorporaciones que se han ido produciendo a lo largo de las sucesivas temporadas. Springield, de la que ya hablé en otro post, si bien fue creada para la serie con vocación de ser la típica ciudad norteamericana, en realidad tiene un vistoso crisol de culturas, razas y nacionalidades. Así, además de personajes de raza negra (Carl, el Dr. Hibbert), hay judíos (Krusty el payaso), mexicanos (el Hombre Abeja) y sudamericanos (el Dr. Nick Riviera, cuyo acento en el doblaje castellano ha ido convirtiéndose a lo largo de la serie en algo parecido al argentino), indios (Apu), escoceses (Willie el bedel), italianos (desde Tony el gordo y sus secuaces hasta Luigi Risotto, propietario de un restaurante), alemanes (Rainier Wolfcastle, aunque su personaje McBain tiene apellido escocés), y un largo etcétera.

Uno de los encantos de este universo es que muchos de esos personajes secundarios tienen uno o varios némesis, por lo que podemos emparejarlos. El Dr. Nick Riviera es la alternativa económica (y casi clandestina) al Dr. Hibbert. Krusty el payaso, del Canal 6, tiene un personaje complementario que trabaja en ese mismo canal, Kent Brockman; pero a la vez, hay otro humorista en el canal de la competencia (Canal 8), el Hombre Abeja. El picapleitos Lionel Hutz suele enfrentarse a un abogado mucho más competente que suele trabajar formando parte de un bufete y que habitualmente representa a clientes con alto nivel económico (como el Sr. Burns o el alcalde Quimby). Este abogado, al igual que el dependiente de la tienda de cómics, parece no tener nombre en la serie. Hubo un personaje equivalente al Sr. Burns, dueño de la central nuclear de Shelbyville y apellidado Papadopoulus, que apareció brevemente en las primeras temporadas (Definición de Homer, T3). Actualmente, el Sr. Burns podría encontrar su némesis en el tejano rico y chiflado que milita con él en el Partido Republicano de Springfield. Hay más parejas de este tipo, y seguro que podéis acordaros de más. Os invito a dejarlas en los comentarios.

Otra faceta fascinante de la población de Springfield es su capacidad para convertirse en una masa aborregada a la mínima de cambio. Las asambleas en el Ayuntamiento de Springfield son todo un clásico en la serie, en las que se pueden llegar a votar las proposiciones más disparatadas y cualquier comentario (hasta un eructo de Barney) es aplaudido con entusiasmo. O, por el contrario, cualquier estupidez puede derivar en un violento altercado, desde un partido de fútbol (La familia Cartridge, T9) a una convención de ciencia-ficción (El alcalde y la mafia, T10). ¿Cuáles son vuestros momentos favoritos en ese aspecto? Yo os dejo con la votación que permitió la construcción del monorail.