El anuncio más hostiable EVER

Hace poco publiqué en el blog una nueva entrega de vuestra sección favorita, los anuncios hostiables. Me comentaron por Twitter que se esperaban otro anuncio, digamos, más de temporada.

Por supuesto, se trataba del anuncio de la Lotería de Navidad.

No le dediqué una entrada a ese anuncio sencillamente porque ya le habían hostiado bastante. Aparecieron en seguida multitud de parodias, montajes, bromas, etcétera. Un artículo diciendo “mirad qué malo es este anuncio” ya no aportaba nada.

Sin embargo, he decidido hacer una pequeña recopilación con las parodias que más me han gustado. Os advierto que ver todos los vídeos os puede restar puntos de cordura. Avisados estáis.

El original

Se trata de la mejor campaña que le podían haber hecho al “calvo de la lotería”, porque todo el mundo le echa de menos al ver este anuncio. Y eso que hace ya varios años que se dejó de hacer esa campaña. En el vídeo, varios cantantes dan la bienvenida a estas entrañables fiestas, que se podría decir que comienzan con el sorteo extraordinario de lotería (léase con voz del NO-DO).

No hace falta decir mucho. Hay caspa en cantidad suficiente como para activar una alerta por nieve. La Caballé tiene una cara que asusta al más pintado (vale, ha tenido un ictus la pobre), y Raphael directamente parece un muñeco de ventrílocuo, y para colmo tiene ese remate final.

No me extraña que a alguno se le haya ocurrido que semejante idea proviene nada más y nada menos que de la cúpula del partido Nazi. Y claro, Hitler se ha pillado uno de sus habituales rebotes al saber que todos pensamos que el spot es una mierda.

Las versiones de pesadilla

Semejante despropósito a traumatizado a más de uno. De ahí que varias versiones reflejen el acojone que inspira el anuncio. ¿Quién no se asustaría si Niña Pastori, Raphael, Monserrat Caballé y demás se pusieran a cantar en honor a la navidad?

¿Cómo? ¿Que a ti no te asusta? Entonces mírate este vídeo con las voces ralentizadas y luego me lo cuentas.

Los hay que temen que los cantantes les persigan como le ocurrió a Wendy Torrance, la protagonista de El resplandor (interpretada por Shelley Duvall y cuyo doblaje a cargo de Verónica Forqué también acojona lo suyo).

Para otros, el miedo a que estalle un holocausto nuclear y las máquinas se rebelen contra la humanidad ha sido sustituido por el anuncio de pesadilla. Es lo que le ha ocurrido a Sarah Connor (Linda Hamilton) en Terminator 2.

Pero claro, siempre los hay macabros y satánicos que se lo llevan a su terreno. ¿Que el anuncio acojona? Da igual, nosotros somos heavys y lo que nos va es el death metal. ¡¡SATÁN ES MI SEÑOOOOOR!! ¡¡¡VADE RETROOOOOOO!!!

Versiones de coña

No todo iba a ser pasar miedo. Y no ha nada como reirte de lo que te asusta para que se convierta en algo menos terrorífico. Aquí la lista es interminable y no podría poner todos los montajes que se han hecho, desde AC/DC con su Thunderstruck al clásicos temas de Camela.

Me voy a quedar con la intro de la serie Fraggel Rock, que para eso los que cantan en el anuncio parecen unas marionetas. Aviso: el mejor chiste está al final del vídeo 😉

¿Qué versión os gusta más? Seguro que conocéis alguna más que no he puesto. No dudéis en dejarla en los comentarios, y así haremos de este anuncio el más hostiable EVER.

Profesionales de lo cool

Inauguramos una nueva sección en el blog, bajo el título El dominical. Serán artículos de opinión sobre un tema más o menos genérico y con una extensión determinada, como esas firmas que vienen en las páginas de los suplementos dominicales. Porque si a Juan José Millás o Pérez Reverte le funcionan ¿por qué a mí no? Estos artículos apareceran los domingos (no todos). Esperemos que no signifique el comienzo del declive del blog ante la falta de ideas para nuevas entradas.

Es posible que esta tarde de domingo te quedes en casa descansando. Porque ya saliste ayer, porque no te apetece o porque te toque hacer cualquier tarea de ámbito doméstico, desde poner una lavadora a estudiar para un examen. Si se te ocurre pasearte por Facebook para matar el tiempo, te encontrarás con las fotos y comentarios de tus contactos (rehuso llamarlos amigos sólo por compartir información en esa red social). Y pensarás que todo el mundo se lo pasa bien menos tú. ¿Te resulta familiar?

No te preocupes, es muy común. Y te diré una cosa. Esa gente que cuelga tantas fotos no es tan guay como parece. De hecho, es posible que no quieran presumir. Somos nosotros los que percibimos que el resto del mundo vive la vida a tope. Hace poco fui a ver una película con unas compañeras de facutad a las que hacía tiempo que no veía. Una de ellas me preguntó qué tal me iba con mis blogs y mis programas de radio. Y es que no suelo poner mucha información personal en Facebook, y la mayoría son enlaces a las nuevas entradas de este blog, o al programa Nuestras Propuestas. También suelo compartir podcast de amigos, así que tal vez mi amiga pensase que estoy en varios programas. De hecho, no es la primera que la gente me comenta la cantidad de actividades de este tipo que hago.

Y en efecto mi rutina es mucho más aburrida de lo que podáis pensar si sólo te fías de mis actualizaciones en Facebook (mi Twitter es un caso aparte, ahí me dedico a hacer el animal). Mi rutina y la de todos. Porque todos actualizamos sólo las cosas que creemos que merecen la pena. Vale, para ser honestos conozco a una o dos personas que parecen estar escribiendo su diario en su muro de Facebook. Pero no es lo habitual. El resto procuramos evitar nuestras miserias.

Y algunos son conscientes de la imagen que desean proyectar. Saben que nuestros perfiles en las redes sociales los ven más gente de la que nosotros creemos. Así que si van a espiarles, por lo menos que vean algo que mole: vida social activa, fotos de platos de comida tirando a exóticos (o al menos que hayan requerido una cierta preparación), fotos de lugares que se visitan (si son en el extranjero mucho mejor), logros profesionales y corrección política. Son profesionales de lo cool, pequeños community managers que manejan sus cuentas como si ellos fueran una empresa. Porque de eso se trata, te argumentarán. Hay que saber venderse. Tú eres un producto.

Así que si seguís en casa este domingo, tranquilos. Cerrad el Facebook y continuad con vuestras tareas. No os agobieis, no pasa nada por quedarse en casa descansando. No estáis desperdiciando la vida. Seguramente los protagonistas de esas fotos tienen una vida como la vuestra, ni más ni menos.

Anuncios hostiables: La Vaca… que Ríe?

Genuinamente hostiable es este spot de quesitos. Porque como explicaba cuando inauguré la sección, no se trata de poca eficacia o estrategia mala. Es que da vergüenza ajena. Casualmente, en este caso también se trata de un sonrojante CGI.

El vídeo: una vaca desfila en un pase de modelos aplaudida por el público, que admira su estilizada figura (WTF?). Su secreto, comer quesitos light de La Vaca que Ríe. No me pidan que explique nada más porque no entiendo nada de lo que dicen.

La hostiabilidad: pues mayormente se debe a ese CGI que invita lanzar la televisión por la ventana, que para colmo es la punta del iceberg de un anuncio ridículo de principio a fin. Vacas humanizadas andando a dos patas, diálogos vergonzoso y situaciones paradógicas (¿desde cuándo una vaca flaca es atractiva?) son los elementos de este conjunto. Y para rematar, es un producto light. Cualquier cosa que añada sobra.

Berserk, mi última reseña en El Ninho

No había tenido tiempo estos días de enlazar aquí mi última reseña para los chicos de El Ninho Naranja, que apareció la semana pasada. En este caso hablé del manga Berserk, un seinen (manga enfocado al público adulto) que relata las aventuras de Guts (Gatsu), un misterioso guerrero, armado con un espadón, y que parece ser inmortal.

Berserk es una obra de Kentaro Miura que apareció en Japón en 1.990. EDT (la antiuga Glénat) ha retomado su publicación, y además de reeditar los 30 tomos ya aparecidos en nuestro país, está sacando las nuevas entregas.

Como siempre, podéis leer el artículo completo pinchando en la imagen.

Berserk

Pincha para leer el artículo

Grandes y efímeros éxitos del Youtube

A todos nos resulta familiar el concepto de one hit wonder. Cantantes y grupos que arrasaron con una canción pero que después se perdieron en el olvido. La industria les aupó, pero después ellos no supieron sostenerse solos. Un buen ejemplo fueron los grupos promocionados por Pepsi Generation Next Music como Deviot con su tema Wait here o los Undrop y su Train. Para decepción de los ponferradinos y de los Hare Krishna, no se les volvió a ver en el panorama musical. Otro ejemplo podrían ser Dover, catapultados al éxito después de que su tema Devil came to me sonase de fondo en un spot de The Radikal Fruit Company, pero para nuestra decepción, ellos sí se mantuvieron en el negocio.

Con la llegada de Youtube, todo el mundo puede colgar un vídeo, demostrar su talento, y alcanzar el estrellato mundial… o eso dicen. Lo cierto es que los casos de Lady Gaga y el innombrable son la cara visible de una utopía donde se han derribado las barreras de entrada y no existen los intermediarios. La realidad es mucho más compleja. Éxitos virales en Youtube ha habido muchos. Y casi todos, tal y como vinieron, se fueron. Además, más de uno llamó nuestra atención (la mía por lo menos) al aparecer de relleno en un informativo. Para bien o para mal, el modelo de negocio basado en vender discos sigue estando muy presente.

Aquí una pequeña lista de estrellas fugaces que pasaron por Youtube. ¿Os acordáis de estos artistas? Bueno, si no os suenan, es que he hecho bien mi trabajo.

5.- No soy un Bastritboy (Juanshows)

Este dúo de… ¿de dónde son éstos? Bueno, el caso es que los compadres lograron un contrato con Vale Music y uno de los temas de su disco Yo no digo ná se convirtió en la canción oficial de Gran Hermano. Fue esa presencia mediática la que les dio bastante fama. Tras participar en la banda sonora de Torrente 3 con dos temas, finalizaron su relación con Vale Music, que duró 2 años. La última actualización de su web oficial es de octubre de 2012.

4.- Ai si eu te pego (Michel Teló)

Tras marcar un gol, Cristiano Ronaldo lo celebró junto a algunos de sus compatriotas haciendo un extraño baile. Al poco se supo que la coreogafía no era idea suya, sino que se trataba del baile de una canción. El intérprete era el carioca, hasta entonces desconocido en nuestro país, Michel Teló. Y su canción, Ay si eu te pego, lejos de ser una apología del maltrato, simplemente dice “Ay si te cojo”. Lo que no mejora mucho la letra. Por un tiempo lo tuvimos hasta en la sopa. Y donde digo sopa quiero decir El Hormiguero.

Podría haber sido peor. Podría haber sido Messi bailando un tango.

3.- Friday (Rebecca Black)

Ésta más que un viral fue un virus. Tuve noticias de la tal Rebecca a través del programa Sé lo que hicisteis, donde Miki Nadal se choteaba de su video y de las aptitudes de la chica como cantante. Y es que en efecto el tema había triunfado en la red… pero de lo malo que era.

El vídeo merecería un análisis en profundidad aquí o en otros blogs ilustres como Vicisitud y Sordidez o Reflexiones de un tipo con boina. De momento nos limitaremos a decir que la chica no es fea pero tampoco tiene encanto (muy mal acostumbrados nos tiene Disney con sus ex-estrellas putillas), que la letra es una chorrada como un piano, y el vídeo es para hacérselo mirar. Así pasa, que Hitler se pilla esos rebotes

2.- Opá, yo viazé un corrá (El Koala)

El malagueño Manuel Jesús Rodríguez Rodríguez, apodado El Koala, se llevó el gato al agua el verano de 2006 con su rock rústico. El vídeo de su tema Opá, yo viazé un corrá consigue popularidad y se convierte en uno de los más vistos del año. Gracias a eso, se adjudicó el “honor” de ser la canción del verano y los tecnoplastas anunciaron a bombo y platillo un cambio de paradigma en la industria discográfica; y El Koala se pasea por los platós de media España para hacer el playback de su canción y explicar que la letra dice “padre, yo voy a hacer un corral” y qué significan algunos otros términos. Como consecuencia de todo esto, El Koala se pasó el verano entero de gira haciendo bolos por las fiestas de los pueblos. Vamos, que el albañil trabajó más que en la obra. Sus siguientes trabajos no igualaron el éxito del primero.

1.- Gangnam style (PSY)

Y llegamos a uno de los éxitos más recientes y desde luego el más sonado. El cantante y rapero surcoreano Park Jae-sang (PSY) llevaba en escena desde 2001. Y de hecho, durante los primeros años de carrera generó bastante controversia por diferentes motivos. Sin razón aparente, su sexto álbum comenzó a cosechar bastante éxito fuera de su país natal. El vídeo del tema Gangnam style, con su coreografía del baile del caballo, su música pegadiza y sus asiáticas monas, es hasta la fecha el más visto en la historia de Youtube.

En este caso, se trata de un éxito internacional. Si aquí el vídeo ha sido retuiteado y publicado en Facebook infinidad de veces, en Estados Unidos PSY ha sido invitado a multitud de programas y galas, donde todo el mundo se pone a hacer el mónguer sin dudarlo. Tras el éxito del Gangnam style, PSY ha intentado repetir con su vídeo Gentelman, que sigue la misma fórmula de coreografía, humor y chicas guapas. Aunque de momento no ha conseguido alcanzar el número de visitas. ¿Nos habremos olvidado del coreano en unos meses?

Y vosotros ¿queréis dejar constancia de algún éxito efímero del que me haya olvidado? No dudéis en dejar un comentario.