El mito del “todo vale” en publicidad

Hace un par de días, Carlos Otto me hacía una consulta vía email acerca de esta noticia. Se trata de una cagada más con el Photoshop, de las que tanto abundan últimamente. Carlos me planteaba hasta qué punto estos descuidos pueden ser intencionados para obtener difusión en los medios, como había ocurrido en la noticia que enlazo, ya que mencionan incluso la marca.

El tópico de “que hablen de mi, aunque sea mal, pero que hablen”, no es nuevo en el mundo de la publicidad. Es un tema complejo, y la complicación comienza por lo que cada uno entiende por publicidad. Y es que muchas veces se abusa de los términos publiciad y marketing como panaceas capaces de vender cualquier o convencernos de cualquier idea por peregrina que sea.

La gente de la facultad con la que he podido consultar el tema, aunque no han sido muchos, coinciden en señalar que la mera presencia en medios no es suficiente en una campaña publicitaria. La gestión de la publicidad y de la comunicación persuasiva (propaganda política, etc) se ha vuelto más compleja y se manejan muchos conceptos, como imagen (de marca, de empresa), actitud o reputación, que se tienen muy en cuenta a la hora de hacer campañas y que nunca se descuidan.

En líneas generales, la publicidad tiene un efecto más a corto plazo, más control del mensaje y suele usarse para fomentar una conducta (comprar un producto) o mejor aún, un hábito de conducta (fidelizar al consumidor). Cualquier anuncio que veáis en la tele podría ser un ejemplo: se controla el mensaje exacto (los anuncios están aprobados por el anunciante), el sitio donde aparecen y el espacio que ocupan (si es en la tele, la franja horaria y la duración, porque pasado un tiempo se emiten versiones abreviadas del spot; si es en prensa, el espacio que ocupa en una página e incluso la elección entre página par o impar, etc.), y la duración de la campaña es limitada.

Por el contrario, las Relaciones Públicas abarcan un conjunto más amplio de actividades. Son más usadas para gestionar la imagen y la opinión de la marca, porque entre las RR.PP. están las relaciones con los medios (notas de prensa y demás). Y aunque su impacto no es tan inmediato como el de la publicidad, su efecto es más a largo plazo. Conceptos como la imagen deben ser atendidos continuamente, y una imagen de marca o de empresa no se consiguen de un día para otro. Siguendo con los ejemplos, una nota de prensa no sabes si la publicarán o no, o si lo harán en el día o esperarán al siguiente o al otro; tampoco se garantiza que aparezca tal y como la ha redactado el departamento de Relaciones Públicas de la agencia o empresa; pero al aparecer como noticia, sin la etiqueta de publicidad, puede tener más credibilidad que un simple anuncio.

Por tanto, aunque a primera vista este tipo de cagadas en el Photoshop parezcan demasiado evidentes como para ser simples descuidos, no soy propenso a pensar que sean maniobras publicitarias. Al menos, no en todos los casos. Otra cosa es que en la última década la comunicación se haya vuelto más compleja: blogs, redes sociales y demás hacen que los impactos informativos y publicitarios se multipliquen. Internet es un medio que aún estamos aprendiendo a usar y en el que las marcas y compañías quieren tener la mayor presencia posible. La publicidad en internet puede ser muy efectiva, sobre todo gracias a que posibilita la segmentación mucho mejor que la televisión o la radio; pero también es el caldo de cultivo ideal para que surjan muchas profesiones y actividades acabadas en -ing, nuevos cargos como social media manager, nuevas fórmulas como la publicidad viral, y un largo etcétera.

Pero eso ya es otro tema.

Buscando estilo (actualizado)

Me enviaron hace poco por e-mail el vídeo del primer capítulo de la serie Buscando estilo, una de las puntas del iceberg del portal joven de Mapfre, Generación Young. La serie, de cuyo primer capítulo ya había visto una versión en bruto, narra la historia de dos hermanos treintañeros, algo pasados de rosca, que viven en casa y a los que se les encarga la composición de un hit para un seguro de viajes.

Los hermanos están interpretados por Alfredo García-Almonacid (en el papel de el Jesus) y el tahúr José Ángel Martínez Pacheco (como el Jose). Independientemente del carácter publicitario de la serie, al menos podemos echarnos unas risas durante cinco minutos con unos diálogos al estilo Qué vida más triste y un vestuario digno de mención. Pese a no ser profesionales, la factura técnica está muy bien, y podemos destacar música compuesta por el grupo Clint, al que pertenece Alfredo, grupo con un curioso estilo musical que recuerda a las bandas sonoras de los spaguetti western. Su tema Los tipos duros también bailan es un buen ejemplo de ello.

Por lo demás, el portal que publicita la serie (muy buena la publicidad subliminal que hace el capítulo) cuenta con varias secciones de noticias y blogs, no sólo las dedicadas a los productos que ofrece, y algunas curiosidades algo escondidas, como estos inverosímiles consejos para buscar trabajo.

Pues nada, aquí tenéis el vídeo del primer capítulo.

Y ahora os dejo, que se me queman las lentejas.

ACTUALIZACIÓN: Quizá algunos os disteis cuenta de que esta entrada desapareció un par de días después de que la colgase en el blog. Se debe a que el portal no estaba al 100% y su existencia aún no era oficial. El vídeo de Buscando estilo, que es al fin y al cabo lo que quiero enseñaros en esta entrada, era tan sólo uno de los pluses del portal, un adorno. Pero en cualquier caso era parte de un site que aún no se había lanzado oficialmente, y en la entrada hay enlaces a esa web, más por indicar de dónde he sacado el material que por hacer publicidad. Así que la mandé temporalmente al limbo hasta que todo estuviera preparado. No soy periodista y no me interesan las exclusivas. Al fin y al cabo no iba a ganar nada con ello, si acaso una denuncia 😛

Por cierto, a la web se han añadido un par de trabajos que le encargaron a Diffferent Entertaiment, la productora de malviviendo. Cuando entrevisté a David Sainz ya sabía que estaban metidos en este proyecto, pero era una de esas cosas que tampoco merecía la pena decir por las mismas razones. Podéis ver los dos vídeos que han realizado en la web de malviviendo.