Publicidad agresiva? Qué va!!

Ayer me encontré con esto en Twitter. Lo había puesto Pau García-Milà, responsable de eyeOs, y al que a lo mejor habéis visto en el programa de Buenafuente. Se trata de una publicidad exterior, es decir, la que solemos encontrarnos por la calle y no vemos en la tele o internet: vallas, marquesinas, carteles de las estaciones de Metro, etc. Aún no sé si es una obra maestra o un insulto.

Publicidad agresiva

Ya he hablado de la publicidad comparativa en alguna ocasión. En este caso, fijaos en que para empezar, la valla de Media-Markt no menciona a ninguna otra marca ni establecimiento, así que no se compara “con nadie”. De hecho, en el momento en que cambien la valla de Worten, la estrategia de Media-Markt se viene abajo. Sí, es un triste defecto de forma, pero el que conoce la ley, conoce la trampa. Por otro lado, lo que dice Media-Markt es un dato “objetivo y demostrable”: asegura que tiene mejores precios. No insulta a Worten ni usa adjetivos abstractos. Otra cosa es que lo que dice Media-Markt sea cierto. Si se comprobase que sus precios no son más baratos, se le podría acusar de publicidad engañosa. Pero en resumen, por mucho que les fastidie a los de Worten, los de Media-Markt han sido lo suficientemente pícaros como para hacerles un ¡zas, en toda la boca! y que no les puedan decir nada. Y no, no me pagan por hacerles la rosca.

Otra cosa es que la estrategia sea adecuada. La publi de Media-Markt puede parecer más o menos hostiable, pero no se le puede negar que ha calado en el espectador y sus campañas se reconocen, y se asocian correctamente a la marca. Quizá no necesite recurrir a esa guerra sucia.