Colaboramos con el portal Tumba Abierta

Hace cosa de un mes y poco recibía un correo del portal Tumba Abierta, una web que se dedica a hablar de entretenimiento, especialmente de cine. Yo la conocía porque es allí donde Miguel Ángel Tejero de La Parada de los Monstruos y Scanners escribe su críticas de cine. En el correo me decían que habían leído mi artículo que publiqué sobre las variantes de He-Man y Skeletor (y que yo publiqué en dos partes: 1 y 2) y que les gustaría que les mandase una versión “remasterizada” para ellos.

La idea me encantó, y mi respuesta fue afirmativa. Debido a problemas de agenda, no pude enviarles el artículo (que al final reescribí prácticamente entero, aunque siguiendo las mismas pautas) hasta hace un par de semanas. Después de que corrigiesen el texto y retocasen las imágenes, ha salido hoy mismo. Y la verdad es que ha quedado muy chulo. Os recomiendo que le echéis un vistazo aunque hayáis leído los que salieron en el blog. Podéis hacerlo pinchando en este enlace.

Teniendo en cuenta lo que me hago de rogar para mandarles colaboraciones a los chicos de El Ninho Naranja, no puedo permitirme una colaboración periódica con Tumba Abierta. Pero prometo enviarles alguna que otra cosilla en un futuro no muy lejano.

El primo rubio de Conan

¡Por el poder de Grayskull, YO TENGO EL PODER!

Variantes de He-Man y Skeletor de los 80 (II)

En el último artículo comentaba las diferentes variantes de He-Man y Skeletor que sacó Mattel a lo largo de la década de los 80. Era cuestión de marketing. Con cada tanda de nuevos personajes, las figuras estaban cada vez mejor acabadas y tenían dispositivos más ingeniosos. Las variantes de los dos protagonistas servían para que no se quedaran obsoletos.

Sigamos con el repaso, que aún queda lo mejor:

4.- He-Man puño de trueno y Dragon Skeletor

Esta es la única variante en la que He-Man y Skeletor son totalmente diferentes. Ya vimos como ambos llevaban la armadura de combate. Y las dos variantes que quedan, si bien tenían diferencias entre héroe y villano, en esencia recurrían al mismo mecanismo.

Por un lado, tenemos a He-Man puño de trueno. Esta figura llevaba a la espalda una especie de mochila, dentro de la cual se acoplaba una rueda de pistones. Al mover el brazo derecho y soltarlo, volvía a su posición original (de forma parecida a la de las figuras de Fisto y Jitsu), pero con la diferencia de que el mecanismo hacía explotar uno de los pistones.

He-Man puño de trueno

“Lo de la mochila es para consumo propio, señor agente.”

En la escala 1:1 del mundo real, el legendario puño de trueno se reducía al chasquido del pistón, un breve fogonazo al prender la pólvora, y el olor característico de ésta una vez quemada.

Por su parte, Skeletor tenía un dragón encaramado a la espalda. Eso sí, no escupía fuego sino agua. Hay dos explicaciones posibles. La primera es que los de Mattel, a diferencia de los Spaceballs, consideraron que un lanzallamas (aunque fuera en miniatura) no era un buen juguete para un niño. La segunda es que Skeletor iba un paso por delante de He-Man en inteligencia, y pensó que si el rubio musculoso se había aficionado a la pólvora, un poco de agua daría al traste con su estrategia.

Dragon Skeletor

¿Os sabéis el chiste del negro que entra en la consulta del médico con una rana en la cabeza? Pues aquí igual.

Quizá el mayor problema de Dragon Skeletor, como bien apunta el Tipo de la Brocha en este otro artículo, era que ya existía una figura que hacía lo mismo que el dragón que llevaba Skeletor: Kobra Khan, que también era de los malos. Así, en el mismo bando se juntaban dos figuras que hacían lo mismo.

Recuerdo que un vecino tenía a He-Man puño de trueno y era una figura que no me terminó de gustar. El efecto del puño de trueno no tenía mucha gracia, y los pistones al final se gastaban, claro. Se podían comprar recambios, aunque ignoro si serían una clavada por ir en un blister de la colección. Y no sé si le valdría una rueda de pistones cualquiera (juraría que era más pequeña que las normales). Además, al tener el puño totalmente cerrado no podía coger ningún arma. De ahí que la espada se pudiera acoplar en el escudo y poder llevar las dos en la mano izquierda.

En cuanto a Dragon Skeletor, yo tuve a Kobra Khan y recuerdo que acabé por inutilizarlo, por lo que ya no me servía como rociador de spray. Supongo que con el dragón me habría pasado lo mismo.

5.- He-Man puño boleador y Skeletor garra diabólica

Pues a He-Man le dio por dar puñetazos. En esta ocasión, al girar la cintura de He-Man los brazos subían y bajaban en una especie de movimiento de espantar abejas. Eso, unido a que el arma de esta variante era una especie de triple maza que giraba sobre su eje, hacía que repartiese mamporros al estilo de Sauron en la primera escena de La Comunidad del Anillo.

Skeletor tenía un mecanísmo idéntico, pero en su caso no llevaba maza y escudo sino dos garras superpuestas de considerable tamaño.

Las variantes más locazas

Muchos aprendieron a bailar viendo a estas figuras en acción

Los hay que creen que estas figuras ya indicaban un síntoma de agotamiento de la franquicia. Unos poochies. Sobre todo en el caso de Skeletor, que se ponía a dar arañazos al aire como una loca histérica. Personalmente, en su momento me moló mucho la figura de He-Man puño boleador. Normal. Nadie podía hacer frente a semejante forma de repartir leches.

6.- He-Man espada luminosa y Skeletor ojos de fuego

He de reconocer que no recordaba en absoluto a estos dos. Incluso cuando recabé un poco de información para el artículo y los encontré, apenas me acuerdaba de sus anuncios o de haberlos visto en su momento.

La habilidad especial tanto de He-Man como de Skeletor era que el arma que incorporaba la figura (la espada de He-Man y el báculo de Skeletor) se iluminaba. Y en el caso de Skeletor, también sus ojos. Y poco más.

Las últimas variantes de estos dos

Ideales para niños con miedo a la oscuridad… o no

Son los últimos intentos de Mattel por mantener el interés en la franquicia, que en los albores de los noventa estaba prácticamente agotada. Y eso que las figuras de las últimas series se salían del molde básico (incluidas las variantes de He-Man puño boleador y He-Man espada luminosa) y le estaban poniendo imaginación. Aunque quizá fuera por eso, por alejarse tanto de la idea original, por la que se quemó la saga. Se estaba incorporando demasiada tecnología a una franquicia más cercana a la espada y brujería.

Son figuras que suponen un anticipo de la nueva franquicia que lanzaría Mattel a finales de los 80 y principios de los 90, bajo el nombre de He-Man (aquí también conocidos como Nuevos Masters del Universo), más próximos al contexto de ciencia ficción y tecnología. En cualquier caso, Mattel no se rindió y siguió apostando por renovar la calidad en el acabado y de sus figuras.

Fuentes

Variantes de He-Man y Skeletor de los 80 (I)

Los Masters del Universo (MOTU en sus siglas en inglés) han cumplido 30 años. Como muchos treintañeros, yo reuní unas pocas figuras de la franquicia a lo largo de los años. Durante la década de los 80, Mattel creó un buen puñado de compañeros para que ayudasen a He-Man, y otros tantos enemigos que apoyaban al malvado Skeletor, además de nuevas facciones (la Horda del Terror, los Hombres Serpiente), edificaciones y vehículos.

Las nuevas figuras iban mejorando en diseño e incorporaban habilidades y golpes especiales. Por eso, de tanto en tanto aparecían versiones de He-Man y Skeletor, las figuras más básicas de la colección, que pudiesen estar a la altura de los recién llegados. El Tipo de la Brocha ya repasó las variantes de He-Man en este recomendable artículo, y al que me referiré en más de una ocasión.

En mi caso, vamos a ver las variantes tanto de He-Man como de su antagonista, Skeletor. Recurriré más a la memoria que a los datos específicos y el contexto. Cabe aclarar que se tratan de las figuras que salieron en los ochenta, las clásicas, no a las series que aparecieron en los 90 ni a las reediciones posteriores. Eso sí, con tantas ediciones a lo largo y ancho del mundo (y a lo largo del tiempo) la búsqueda de fotos ha sido particularmente difícil. Si encontráis alguna cagada, no dudéis en dejar un comentario 😉

1.- He-Man y Skeletor originales

Los protagonistas de la franquicia. El bueno y el malo. He-Man y Skeletor fueron el molde básico para el resto de figuras. Asímismo, eran las figuras más “básicas”. Su único aliciente era que podían girar la cintura, y al soltar el muñeco éste volvía a su posición original. Con esto se podía simular que nuestro héroe o villano asestaba un golpe. Cada uno venía con una mitad de la Espada del Poder (en una inverosímil división transversal), que podían encajarse para formar la espada completa, gris por un lado, morada por el otro. Para un niño pequeño, era el no va más.

Figuras originales de He-Man y Skeletor

El concepto de esqueleto cachas siempre me resultó perturbador

He-Man fue la primera figura de MOTU que tuve. La segunda fue Skeletor. Ni que decir tiene que los mini-cómics que venían en el blister desaparecieron en seguida y que la cabeza de He-Man acabó masticada más de una vez, con lo que su pelo rubio se volvió del mismo color que la cara. Además, juro que las dos mitades que tenía de la Espada de Poder eran idénticas y no podían encajarse. No, no tengo pruebas, pero si lo pongo en internet tenéis que creerme. Nadie miente en internet.

2.- He-Man y Skeletor armadura de combate

Como las nuevas figuras empezaban a repartir estopa de lo lindo, había que actualizar un poco a los primigenios He-Man y Skeletor. Qué mejor manera que sustituirles esos chalecos de plástico endebles por una coraza en el torso. Esta coraza tenía un emblema en el pecho que se “dañaba” con cada impacto. El ingenio consitía en una pieza giratoria que podía colocarse en tres posiciones para simular el progresivo deterioro durante la batalla. Y luego volvía a su estado normal. Eh, estamos en Eternia y los poderes mágicos es lo que tienen ¿algún problema?

He-Man y Skeletor armadura de combate

+3 a la tirada de absorción de daño

Recuerdo que cuando fui con mis padres a comprarme a Skeletor, en la tienda estaba la variante con armadura de combate. Pero elegí la versión normal. Si mi He-Man era el normal, no iba a darle ventaja al malo. Y es que siempre he luchado contra las desigualdades, hasta de pequeñito.

Según comenta el Tipo de la Brocha, la pieza giratoria acababa por estropearse debido al uso. En efecto, muchos de los mecanismos y resortes de las figuras de MOTU eran muy ingeniosos, pero al fin y al cabo sus usuarios iban a ser niños incansables. Que levante la mano quien no haya roto alguna vez uno de sus muñecos de Másters del Universo. No vale mentir…

3.- El príncipe Adam

Iba a pasar por alto esta variante hasta que recordé que existía cuando empecé a documentarme para el artículo. Al fin y al cabo es una variante exclusiva de He-Man (Skeletor no tenía identidad secreta ni figura equivalente como en el resto de casos).

La trama del príncipe Adam, identidad secreta de He-Man que tenía exactamente su mismo aspecto (incluso Superman se ponía unas gafas cuando era Clark Kent para disimular un poco) la había desarrollado el equipo de Filmation para la serie que hicieron sobre la franquicia. Sí, esa en que al final de cada episodio los protagonistas te daban una lección de Educación Para la Ciudadanía.

Príncipe Adam

Su homosexualidad latente es teoría mía

La figura no tenía ninguna habilidad especial, y además resultaba estéticamente horrorosa. Si las connotaciones homosexuales de los MOTU se nos habían pasado por alto durante nuestra infancia, el príncipe Adam era una salida de armario en toda regla. Y a voces. Para colmo, la espada que traía era de color fucsia. Una figura totalmente prescindible y quizá más adecuada para el coleccionismo actual, por eso de tener la identidad secreta del bueno de la peli. Cuando éramos pequeños simplemente poníamos a nuestras figuras a darse de hostias entre ellos, no a desarrollar una trama en la que el principito tuviera que buscar una cabina telefónica para cambiarse.

*****

Aún quedan tres variantes más. Pero eso será en la siguiente entrada. Hasta entonses, no olviden la regla de oro: traten a los demás como les gustaría que les tratasen a ustedes.

ACTUALIZACIÓN (05/09/12): Ya está disponible la segunda y última parte del artículo. Pincha aquí para leerla.