Cierra la web de Nikodemo

La noticia no es nueva, pero parace que su difusión viral por internet se está produciendo lentamente (hasta que llegue a portada de Menéame, supongo). La vi hace cosa de una semana el portal de interactividad, gracias a que algún twitter se había hecho eco de ella. Ayer, buscando alguna fuente más, me encontré la noticia en la versión online de El Mundo, que apuntaba a un post del blog de Abert Gª Pujadas, director de la compañía. Por si no fuera suficiente, Gonzalo Martín ha hecho una serie de reflexiones en su blog (una bitácora que he descubierto hace relativamente poco, pero que es uno de los más profesionales en el tema de la industria audiovisual).

Nikodemo es una empresa dedicada a la producción adiovisual de animación en internet. Su buque insignia ha sido siempre Cálico Electrónico, una serie que crearon en 2005 para publicitar Electronica Web, una tienda de e-commerce. La serie fue mucho más notoria que el anunciante, y se convirtió en un auténtico fenómeno de culto. No estoy seguro, pero creo que podría decir que empecé a ver la serie “antes de que se pusiera de moda” (que es una frase que queda muy gafapastil y me hacía ilusión decir). Los fans de la serie estaréis al tanto de la enorme cantidad de merchandising que tiene, así como sus series spin-off (a mí me gustó mucho Huérfanos Electrónicos).

Las razones del cierre se deben a las dificultades económicas que atraviesan. No soy un experto en economía, así que no os puedo explicar gran cosa sobre fondos de capital riesgo y todo eso. Nikodemo era una apuesta valiente porque se trata de una empresa dedicada a la producción audiovisual de animación, y además no proviene del sector tradicional (televisión, prensa, etcétera). Es un mundo tremendamente complejo sobre el que se podría disertar durante horas, pero en resumen yo diría que aún no hemos encontrado un modelo de negocio que sea rentable (o que al menos consiga mantener la confianza de los inversores por más de dos años). Al margen de proyectos discutibles como el de Mobuzz, hay otros ejemplos que están sufriendo la misma suerte que Nikodemo aunque cada uno tenga sus razones, como Balzac o Qué vida más triste (que de momento no tiene claro que vaya a tener más temporadas). El caso de Malviviendo (que se incorporó al proyecto de Nikodemo hace poco) tampoco puede ponerse como referencia, ya que a pesar de su enorme éxito, es una serie de escasa rentabilidad y que tan sólo consigue cubrir el coste de los episodios (sin contar las horas que le echan los actores).

Pero prefiero no hablar de cancamusa y recordar la serie de Cálico Electrónico (el germen de Nikodemo) como serie y no como proyecto o aventura empresarial. Una serie divertida, entretenida y original, que tenía un montón de referencias a otras series y películas, y que lo mezclaba todo en un peculiar cocktail, donde el protagonista era, como bien decían ellos, el superhéroe aspañó. Y serán sus guiones, sus chistes y sus personajes lo que recordaremos, no el hecho de que fuera una de las primeras series hechas en flash o su rentabilidad comercial.

Así que como homenaje, aquí os dejo uno de los episodios que más me gustan, ya que quizá fue en éste donde la serie encontró su identidad, su humor gamberro, su línea a seguir. No os perdáis los poemas del final.

El tahúr entrevista a David Sainz (malviviendo)

Los personajes de Malviviendo, al estilo Simpson

Así de escueto y conciso es el titular del post de hoy. A pesar de mis dudas sobre establecer los podcast como sección habitual del blog, me decidí a hacer una segunda excepción. Al otro lado del teléfono (o mejor dicho del Skype), estuvo David Sainz, director, guionista y protagonista de la serie malviviendo.

David pudo hacerme un hueco ayer, a pesar de que en su productora, Diffferent Entertaiment, están colapsados de trabajo intentando dejar un par de asuntos finiquitados antes de fin de año. Fue una charla amena y tranquila en la que durante unos quince minutos comentamos algunos de los aspectos más relevantes de esta serie que ha supuesto un rotundo éxito de público desde su estreno, y que les ha valido alguna que otra alegría como el Premio Bitácoras 2009 al mejor videoblog, que recogieron el pasado mes de noviembre durante la celebración del EBE en Sevilla.

Malviviendo surgió como una iniciativa de unos pocos amigos, que ante la dificultad de hacerse un hueco en el panorama audiovisual (algo aún más difícil fuera de Madrid o Barcelona) decidieron probar una alternativa diferente a través de internet para poder ir haciendo currículum. La modestia en el presupuesto de cada capítulo se compensa con unos guiones enrevesados, gamberros y plagados de guiños y homenajes, además de una factura técnica sorprendente en una serie que se supone amateur. Aunque en su página se pueden hacer donaciones por Pay-Pal, y se vende un poco de merchandising de la serie, malviviendo a día de hoy sigue teniendo una rentabilidad discreta a pesar de su enorme popularidad. Los ingresos los invierten exclusivamente en los gastos de producción del capítulo. En cuanto a la inserción de publicidad directa en los capítulos, las cosas no siempre salen bien, como les ocurrió con el caso de Tengo Entradas. La polémica desató un gran revuelo en la red. Cada parte ofreció su versión, pero al final las cosas se solucionaron. De este incidente, David sacaba dos conclusiones: que fue porque ninguno teníamos mucha idea, y que los trapos se lavan en casa antes de airearlos por ahí.

La primera temporada de malviviendo está llegando a su fin. El equipo rueda ahora los dos últimos capítulos, que conformarán un episodio doble y que cerrará muchas tramas abiertas. Aún no saben si estrenarlo en dos entregas, en cuyo caso podríamos ver la primera en enero con un continuará, o colgar el doble episodio de golpe, para lo que habría que esperar a febrero. Después de esto, tocará dejar descansar la serie y pensar bien en los resultados para ver qué va a pasar después. Llevar la serie a la televisión no parece muy factible, ya que el espíritu gamberro de el negro, el zurdo, el kaki y el postilla no es fácil de trasladar a una televisión en abierto (al menos sin que haya retoques). Además, aunque la pequeña pantalla es tentadora, el equipo comenzó la serie con las miras puestas en la pantalla grande.

Respecto a mí, también me pondré a pensar qué hago con los podcast. Para convertirlo en una sección habitual tendría que mejorar muchas cosas. No hablo de mi voz nasal, que eso no tiene remedio (aunque podría intentar parecer menos serio). Me hace falta mejorar un par de cosas de software y equipo, pero sobre todo una conexión decente, algo improbable cuando dependes de wi-fi. Como siempre, mis disculpas por el sonido (aunque se oye mejor que la entrevista a Trancas y Barrancas). Os dejo varios enlaces para descargar, por si falla alguno, y con diferentes grados de accesibilidad.

Descargar programa (botón derecho)