La web Tus Series vuelve a abrir bajo el nombre Grupo TS

NOTA: este artículo es sólo de carácter informativo. No tengo ninguna relación con el staff del GrupoTS ni soy parte del equipo técnico. Muchos comentarios se refieren a problemas a la hora de entrar en la página, pero insisto, esto no es ninguna tutorial ni post de ayuda. Agradezco enormemente todos vuestros mensajes, pero las dudas técnicas están fuera de lugar. Muchas gracias.

El pasado 19 de marzo, el foro Tus Series echaba el cierre después de que su principal administradora recibiera una notificación del Ministerio de Cultura. A estas alturas de la película creo que cada uno tendrá su opinión sobre el asunto: que si la Ley Sinde por aquí, que si la nueva Ley La Salle, que si Tus Series no tenía publicidad y se financiaba con las donaciones de sus usuarios, etcétera. El caso es que la administradora decidió no embarcarse en una batalla legal y el foro se clausuró.

La noticia me afectó en el sentido de que tusseries.com era mi web de cabecera para buscar y descargar series. Efectivamente, existen más sitios, pero en Tus Series había un enorme catálogo, los rippeos tenían muy buena calidad (incluyendo formatos en alta definición para las novedades), muchas series se ofrecían en versión original o con dos canales de audio, e incluso había equipos de subtituladores. Y todo eso sin tener que jugar a la lotería cada vez que hay que pinchar en el enlace para descargar el archivo ni sufrir la pesadilla de que aparezcan 20 pop-up’s con cada click.

Es cierto que Tus Series ofrecía mayoritariamente enlaces a eMule, y en ocasiones a Torrent (era muy raro encontrar series en descarga directa), pero soy más afín a la filosofía de compartir que a la de tenerlo todo en el instante. Y donde realmente se comparten los contenidos es en las redes peer to peer, no en los chiringuitos de descarga directa por mucho que se nutran de los aportes de los usuarios y les recompensen por ello.

Con esta situación, para mí (y supongo que para mucha gente) fue una grata noticia enterarme de que Tus Series volvía a estar en activo, esta vez bajo el nombre de Grupo TS, gracias al esfuerzo de una parte del anterior staff del portal. Se mantienen todos los contenidos del antiguo foro, y sus usuarios ni siquiera tienen que abrir una cuenta nueva, ya que pueden entrar con su antiguo nombre de usuario y clave. Sólo ha cambiado el diseño, y hay algunas novedades como la reputación de los usuarios.

En su día, inauguré este blog con un post sobre las razones por las que descargo series (no películas o canciones, sino series) de Internet. Sólo se respeta medianamente la emisión de las nuevas temporadas, aunque después se emiten sin ton ni son capítulos antiguos para rellenar parrilla. Es algo que vieron que funcionaba con Expediente X en los 90 y desde entonces no lo han cambiado.Así que mientras sigan emitiendo mis series favoritas en bloques de 3 ó 4 capítulos sin respetar el orden de los episodios, o mientras tenga que sufrir intermedios a machete debido a la estrategia de las cadenas de emitir la misma publicidad en todos sus canales, seguiré utilizando este tipo de páginas.

No es cuestión de tecnología, estúpido

Este viernes, los blogueros, twitteros e internautas en general volvieron a poner el grito en el cielo ante la posible aprobación de la Ley Sinde por el Gobierno en funciones. Se elaboró un nuevo manifiesto (otro más) en contra de este tipo de decisiones unilaterales y en defensa de derechos y libertades en Internet, como ya se hiciese hace dos años. Al final, el Consejo de Ministros no aprobó el reglamento de la Ley Sinde, en contra de lo previsto. Y como cuando tuve un hueco para actualizar el blog vi que la sangre no había llegado al río, no puse el manifiesto aquí.

Desde la aparición de la Ley Sinde, han sido muchos los que han denunciado no sólo su injusticia y arbitrariedad (dejando el cierre de webs en manos de una comisión elegida por el Gobierno e ignorando a los jueces), sino también su completa ineficacia. David Bravo es quizá una de las personalidades más notorias al respecto, y a lo largo de sus charlas y artículos ha dejado bien claras todas estas tesis.

En relación a la ineficacia de la Ley Sinde en el caso de ser aprobada, el abogado hizo un gran trabajo con sus experimentos sobre la tabla Sinde, en los que durante el transcurso de una charla se crearon varias páginas de enlaces con unas simples hojas de cálculo alojadas en Google Docs. Pero es que para comprobar la ineficacia de esta Ley o cualquier otra de cara a detener la distribución de información (ya sean películas, canciones o información de cualquier otro tipo) basta con echas un vistazo a este gráfico:

Topologías de Red

Topologías de Red según Paul Baran

Estos sencillos diagramas los hizo Paul Baran, un científico de la RAND Corporation, en 1.964. Forman parte de la literatura científica que tuvo en cuenta la Agencia de Proyectos de Investigación Avanzada (ARPA en inglés) cuando estaba estudiando la forma de conectar ordenadores en línea para optimizar recursos informáticos. Esta red se inauguró en 1.969: se trata de ARPANET, germen de lo que acabó siendo Internet. Baran había llegado a la conclusión de que una red distribuida sería más robusta debido a la redundancia de conexiones. Si uno o varios nodos de la red fallaban o caían, la información podría encontrar una ruta alternativa para llegar a su destino. De hecho, Baran se basó en las conexiones neuronales del cerebro, que funcionan de forma parecida.

No es casualidad que hablemos de conexión en red. De hecho, la palabra NET (red en inglés) está presente en el término Internet (así como en otras redes como Arpanet, Usenet o Fidonet). Por el contrario, la Web es una telaraña. La evocación gráfica de los dos términos nos da una idea de las diferentes topologías empleadas. La Web tendría una estructura más parecida a la red descentralizada, mientras que la red Kad que utiliza eMule es una red distribuida.

Los gobiernos y políticos harían bien en dejar de pensar en términos de redes centralizadas (como por ejemplo los medios de comunicación clásicos, como la radio o la TV). En Internet no existen nodos centrales de los que dependan los contenidos. No es como cerrar un canal de televisión. En la web hay servidores, sí, pero la información en el medio informático no viaja como en el medio físico, sino que se duplica. El caso de Wikileaks, aunque fue excepcional, ilustra cómo a pesar de los intentos de censura, la información resurgió en servidores espejo gracias a la colaboración del resto de la red (o de una parte importante). En el caso de eMule, los servidores no alojan contenido sino que tienen otras funciones (administrar la conexión de los usuarios, indexar archivos para facilitar búsquedas) y el cierre de algunos servidores no afecta al funcionamiento del programa. De hecho, eMule podría funcionar sin servidores.

En pocas palabras, no es cuestión de leyes, ni siquiera de tecnología. Es cuestión de estructura. Estructura reticular. Estructura de red.

——

Imagen por David de Ugarte y liberada al dominio público. Esta imagen está basada en el trabajo de Paul Baran. El documento que elaboró Paul Baran para la RAND Corporation (pdf) puedes encontrarlo aquí.

Sobre la entrevista de Buenafuente a la ministra Sinde

Hace un par de días, Ángeles González-Sinde acudió al plató de Buenafuente para ser entrevistada a propósito de esa ley infame que ha impulsado y que lleva su nombre, y de la que han corrido ríos de tinta… electrónica. La primera impresión que tuve fue que la entrevista resultó muy aburrida. Tanto, que no la seguí del todo (la vi en La Sexta 2 y me pilló cenando) y he tenido que volverla a ver para poder opinar con conocimiento. No soy muy dado a lanzarme al teclado a opinar nada más ha tenido lugar el suceso que sea. Prefiero dejar que las cosas reposen y si mis impresiones permanecen y encuentro argumentos para sustentarlas, me decido a comentar. Por eso, esta entrada parecerá que llega muy tarde, sobre todo después de la marabunta que se montó en Twitter, que a este paso corre el peligro de convertirse en un nuevo Forocoches.

Vaya por delante que Andreu Buenafuente me parece un profesional cojonudo, al igual que Berto Romero (que aunque no tuvo nada que ver con la entrevista ha recibido algunas hostiejas de rebote). Obviamente no siempre me gusta todo lo que sale en el programa, pero es uno de los mejores shows que hay ahora en televisión. De hecho, me gusta más el tono que tiene ahora que cuando salían los actores de El Terrat a hacer el canelo (no tengo nada en contra de Silvia Abril, pero el personaje de la niña de Shrek me pone de los nervios).

La entrevista estuvo aburrida y a ratos bastante floja. Y el problema no fue de Buenafuente, sino de su invitada. Invitar a un político es lo que tiene, y más cuando vienen a hablar de política. Todo lo que le digas lo va a llevar a su terreno. Gallardón es un maestro en eso. Por cierto, una entrevista de Buenafuente a Gallardón seguro que daría mucho juego… pero me estoy desviando. En el caso de la ministra Sinde la cosa es aún peor. Porque si hay algo peor que un político es un político advenedizo. Los políticos son gente que sin dedicarse a nada en concreto tienen que hacer como que son maestros de todo (un Ministro de Sanidad no tiene que ser médico). Pero esa es su labor. Irónicamente, cuando un político proviene del ejercicio profesional de su campo, es aún peor, como es el caso de una Ministra de Cultura que proviene de una industria cultural.

La Sinde, para colmo, jugó a dos bandas. Al principio ejerció de guionista, y quiso equipararse a Buenafuente en plan cómico, soltando algún chiste sobre él y David Letterman (qué manía tienen los políticos de ir en plan humoristas, es la única vez que no tienen ni puñetera gracia). Para colmo, la ministra soltó una perla para enmarcar: “Soy una ministra y los ministros tenemos que decir la verdad”. En ese momento, supe que la entrevista no iba a valer gran cosa.

Buenafuente, en cambio, empezó bien. Hizo un chiste sobre el parecido de Enrique González Macho con Francis Ford Coppola, calificando al primero de copia pirata del segundo. Esa ironía, ese humor sutil y bastante blanco pero acertado, es lo que me hubiera gustado ver más a menudo. Pero a partir de ahí nada de nada. La ministra se limitó a repetir su discurso y a intentar convencer al personal de lo importante que era su ley y lo buena que iba a ser para todos.

En el fondo Buenafuente estuvo acertado. Intentó profundizar más allá de lo que se dice siempre sobre estas cosas. Pero como digo, González-Sinde es política, y a cada pregunta soltaba su pieza de discurso, que parecía traer aprendido de casa, sin importarle el matiz de la pregunta. Ocupando el cargo que ocupa, y siendo la cadena que es, no faltó gente que hablaba de entrevista pactada, trato de favor, lavado de imagen, etcétera. Yo también lo he pensado, aunque es cierto que dentro de la afinidad La Sexta-PSOE, en el tema descargas y Ley Sinde los de Mediapro no han cantado las alabanzas del Gobierno precisamente.

Hay muchas cosas que se pueden objetar de la entrevista, pero en su mayoría son relativas al discurso de la entrevistada, que pretendía hacer creer que de no ser por la Ley Sinde no habría oportunidades de distribuir cine y música (de forma legal y todo lo que tu quieras) a través de internet. Rebatir todos los argumentos daría para muchas entradas. De entre todo lo que dijo, solo dejaré dos apuntes:

  • No es lo mismo la cultura que la producción cultural. Equipararlas demuestra que se tiene en mente un criterio económico por delante del puramente cultural y social.
  • Hay muchas más formas de financiación aparte de pagar a tocateja por cada contenido. El discurso de la industria parece entender que si no es de esa forma no es legal.

Buenafuente no pudo hacer gran cosa con una entrevistada así. Buscó la cara amable y le dio la oportunidad de explicar sus argumentos, del mismo modo que en su momento trajo a David Bravo (aunque esa entrevista la hizo Berto Romero porque Andreu no pudo presentar el programa). En ese sentido, la acción de Buenafuente (dejar que todos expongan su punto de vista) es digna de alabanza, aunque en este caso lo que dijo esa señora me lo conociera de memoria. La entrevista fue amable, como digo. Podría haber tirado más de ironía y retranca, pero aparte de eso no se le puede pedir a un late night de humor una entrevista como si fuera un debate político. Buenafuente no es Ana Pastor, aunque mira por donde, bien valdría la pena pagar por ver una entrevista de Ana Pastor a González-Sinde. Quizá sí que se le podría haber pedido que fuera más incisivo. Podría haberle dicho a la ministra lo mismo que le dijo Berto a David Bravo: “mi disco duro echa humo” (se entiende que si hubiera estado Buenafuente, le habría dicho lo mismo o algo muy parecido). Comparando las dos entrevistas puede parecer que los guionistas aplican eso del doblepensar.

Con todo, Buenafuente fue listo y jugó bien sus cartas, por ejemplo anticipándose a esa demanda de sangre que querían sus seguidores de Twitter. Simplemente, se nota que con algunos invitados tiene más sintonía que con otros, y con Ángeles González-Sinde es difícil tener sintonía. Pasó algo parecido cuando trajo a la gente de Malviviendo (precisamente a petición de los internautas), que se notaba que no los conocía tanto como a otros invitados. Pero insisto, se notan las tablas y la calidad de Buenafuente. Que yo entrevisté a David Saiz par el blog y ya quisiera haberle hecho una entrevista la mitad de la mitad de buena que la que les hizo él en su programa.

A la ministra Sinde sólo me queda aconsejarle una cosa. Los niños tienen cierta sabiduría de la que conviene hacer caso. Escuche usted a su hija (“Mamá, desapúntate de ministra”).

Copiad, copiad, malditos

Os presento aquí la web ¡Copiad, malditos! (derechos de autor en la era digital). Se trata del site que han montado en torno a un documental del mismo título coproducido entre elegantmobfilms y TVE. El documental, del que seguro que daré cuenta en este blog, se emitirá el próximo domingo 17 de abril (Domingo de Ramos) a las 22:00 en La 2.

Por lo pronto, en la web podéis encontrar un montón de información sobre este proyecto, como la sinopsis del documental, ficha técnica, entrevistas, etcétera. Una vez se emita el documental, también podréis verlo allí y descargarlo sin ningún problema, ya que todo el trabajo está bajo licencia Creative Commons.

Os recomiendo especialmente el apartado de entrevistas, donde podréis encontrar charlas con gente vinculada a la cultura y los derechos de autor desde muchas caras de este complejo prisma. Desde Enrique Loras, director general de SGAE, hasta Richard Stallman, padre del software libre (y todo un personaje, por lo que pude ver en la entrevista que le hicieron en Baquia TV), pasando por Ignacio Escolar, Lutz Emmerich (Spotify Spain) y los ya “clásicos” Javier de la Cueva y David Bravo.

Os dejo la entrevista con David Bravo. Es un poco larga (77 minutazos) pero no se hace pesada. Muchas de las cosas que se dicen os sonarán si sois seguidores de ese abogado saleroso (como lo llamaba Carlos Otto), pero hay partes muy interesantes, sobre todo al final, como los diferentes derechos de autor que genera una obra (eso está al principio) o las diferencias entre entidades de gestión.

Que la disfrutéis.

Iniciativa “No les votes”

Es posiblemente la última iniciativa una vez que la Ley Sinde ha sido aprobada en el Congreso. Una iniciativa pacífica que no espera logran grandes resultados, pero al menos hacerse notar. De hecho, la Ley Sinde no es el único motivo. En cualquier caso, la iniciativa No les votes propone una acción muy simple: que el próximo 22 de mayo, en las elecciones municipales y (en función de la Comunidad) autonómicas, los ciudadanos no voten al PSOE, PP ni CiU, los tres partidos responsables de la aprobación de la Ley Sinde (el primero por haberla promovido, y los otros dos por apoyarla en las votaciones), y que acumulan el mayor número de casos de corrupción.

Tenéis tres meses para pensarlo. Vuestro voto es vuestro y podéis hacer lo que queráis. Es normal que surjan dudas, y más tratándose de unas elecciones municipales. Aunque en última instancia se trate del mismo partido, los representantes locales y autonómicos no siempre están en línea con las directrices nacionales. Es decir, que por muy mal que nos caigan ZP, Rajoy y demás, hay otras razones que nos pueden impulsar a votar (o no) a PP o PSOE (o CiU los que vivan en Cataluña) en Valencia, Madrid, Andalucía, etcétera, máxime cuando el bipartidismo nos hace pensar en el voto útil. Repito, vuestro voto es vuestro.

La web deja claro que no busca el voto para ningún partido en concreto, simplemente pretende que se voten alternativas a los tres partidos citados. Tampoco fomenta la abstención, el voto en blanco o el voto nulo. En primer lugar porque estos tres casos favorecen a los partidos mayoritarios. En segundo, porque se trata de ejercer el derecho al voto, no de ignorarlo.

Si os interesa, leed la web de No les votes. También podéis echar un vistazo a esta entrada de Enrique Dans que aclara algunas cosas, así como este otro artículo contestando algunas de las dudas. La última palabra la tenéis vosotros.

No les votes

ACTUALIZACIÓN: un amigo me comenta por correo que lo que pongo sobre el voto en blanco, voto nulo y abstención parece que quiere decir que ese tipo de votos se dan a la mayoría (salvo la abstención, que consiste en no votar, evidentemente). Lo que quiero decir es que esos tres casos acaban favoreciendo no al partido más votado, sino a los partidos mayoritarios (principalmente PSOE y PP). Antes de las elecciones publicaré otra entrada sobre esta iniciativa explicando por qué votar en blanco, emitir un voto nulo, o no votar, son acciones inútiles (y por qué) contra los partidos que se reparten casi todo el pastel electoral.

¿Triunfo de los internautas o mezquindad de los políticos?

No tenía intención de escribir esta entrada, pero ya que he estado haciendo un seguimiento de la Ley Sinde durante el último año, creo que bien merece la pena concluir este culebrón y, espero, no tener que volver a reabrir el tema.

Creo que todos lo sabéis ya: la llamada Ley Sinde no superó la votación para ser aprobada, y se cayó de la ley en la que estaba incluida (la Ley de Economía Sostenible, o LES). Desde sus inicios, la Ley Sinde se fue colando en el proceso parlamentario de forma ruin: se añadió como disposición final de la LES; se aprobó en un consejo de ministros extraordinario que tuvo lugar en Sevilla (y no en Madrid, que es donde se hacen los plenos) durante un día festivo; y se pretendía aprobar en una comisión y no en el Congreso de los Diputados. Eso son sólo algunas de las hazañas de esta ley que me vienen ahora a la cabeza.

La votación, que tuvo lugar el martes, aunque se retrasó hasta bien entrada la noche para ver si se cerraban acuerdos, fue seguida intensamente en Twitter, hasta el punto de que bloqueé el hashtag #leysinde, sin mucho éxito, ya que mi timeline (los mensajes dejados por la gente a la que sigo en Twitter) corría el riesgo de desbordarse. Estaba cansado y abatido. Todos los esfuerzos de la comunidad internauta hasta ahora habían sido en vano y yo sólo esperaba lo que parecía la crónica de una muerte anunciada. Sin embargo, a última hora la cosa se torció y el PSOE se quedó solo en la votación y el resto de grupos votaron en contra.

Las reacciones no se hicieron esperar. Euforia entre los internautas. Los representantes de “la cultura” y “los creadores” han manifestado ampliamente su malestar y decepción: Alejandro Sanz (que ha sido objeto de los alejandrosanzfacts en Twitter), Miguel Bosé, Álex de la Iglesia… hasta Hitler está cabreado con el asunto XD. No me voy a molestar en rebatir los argumentos de toda esta gente. Ya estoy harto de decir que no se trata del todo gratis ni de acabar con los derechos de autor (aunque habría que examinar a fondo el modelo), que yo me descargo muchas cosas, pero también me gasto una cantidad generosa de dinero en libros, discos y películas. Y que por encima de todo, la Ley Sinde se saltaba las reglas del juego al permitir que una comisión designada por el Ministerio de Cultura tuviese potestad para clausurar webs, en lugar de recurrir a un juez como se hace hasta ahora.

Se habla de victoria de la democracia y de la ciudadanía. Y es cierto que conseguimos una gran visibilidad y no dejamos que el tema no cayera en el olvido. Pero me queda la duda de si al final no fue más que una cuestión de politiqueo, que los partidos no se pusieron de acuerdo y lo que menos les importaba era el fondo de la cuestión. El PP votó en contra porque parece que tiene prohibido posicionarse en el mismo lado que el gobierno (cuando en el fondo está de acuerdo en algo, recurre a la abstención). Se dice que los partidos nacionalistas (CiU, PNV) querían obtener rédito político a cambio, y al no conseguirlo no apoyó la Ley. Es sólo una opinión, pero últimamente estoy bastante decepcionado con la política (de la que procuro no opinar en el blog).

Las presiones para combatir las descargas ilegales (ejem) continuarán en el futuro. Eso supondrá volver a polarizar las opiniones en estos falsos debates, estériles, entre creadores e internautas. La cuestión es mucho más compleja y en el fondo del asunto se encuentran la enorme complejidad del mercado y el consumo de las Industrias Culturales, la obsolescencia del modelo de propiedad intelectual y derechos de autor (y no me refiero con esto a que haya que eliminarlos de raíz), o las profundas implicaciones socioeconómicas del desarrollo de la tecnología.

Por el momento, espero no tener que preocuparme en una temporada de esto.

Última oportunidad para detener la Ley Sinde

No a la Ley Sinde

Ejemplo de lo que harán los partidos políticos a tu PC

La Ley Sinde, de la que hemos estado hablando durante un año aproximadamente, se encuentra en su recta final. Dentro de poco será votada en el Congreso de los Diputados, y de ser aprobada, se empezará a aplicar el año que viene. Como sabéis, la llamada Ley Sinde (en honor a su impulsora, la Ministra de Cultura, Ángeles González-Sinde) es la Disposición Final Primera de la Ley de Economía Sostenible. También se la conoce como Ley de la Patada en el Router.

Según esta ley, una comisión podría determinar el cierre de páginas web de enlaces en un plazo de cuatro días sin necesidad de recurrir a los jueces, despreciando así los principios elementales del derecho. Teniendo en cuenta que estos jueces declaran inocentes estas páginas de forma sistemática, la Ley Sinde vendría a ser lo que resumía David Bravo en su blog: “como vamos perdiendo el partido, mejor déjame el silbato que ya nos encargamos del arbitraje”.

El problema es que en lugar de presentarse como ley independiente, se ha colado de rondón en un proyecto legislativo mucho más grande (la L.E.S.), así que las votaciones no se harán en función de esta disposición en concreto sino del conjunto general. De esta forma, los mismos que se han llevado las manos a la cabeza con todo el asunto del cierre de webs, están a punto de apoyar el conjunto global, y con ello la Ley Sinde. Es lo que Pablo Soto describió muy acertadamente como el truco de la grapadora cuando empezó todo este follón.

Los internautas nos hemos opuesto frontal y enérgicamente a esta ley desde su aparición, no porque nos puedan cerrar las páginas de descargas sino por las consecuencias que su aplicación pueda tener en el marco jurídico y social. Ya me he cansado de repetir que no me opongo a los derechos de autor, ni soy abanderado del todo gratis. Diversos informes y estudios cuestionan la ley por una u otra razón. Pero al final, los internautas (al menos en su mayoría) no hemos pasado de escribir post y poner banners. Nos queda un último cartucho que quemar.

Por favor, pincha en este enlace y rellena el formulario que encontrarás. Por desgracia, la limitación de código de wordpress.com no me permite integrarlo directamente en el blog. El mensaje que escribas será enviado a los diputados, así que te ruego que seas respetuoso. Ten en cuenta que has de escribir tu dirección de correo, así que no vale hacer el troll como en Forocoches. Puedes argumentar con tus palabras o valiéndote de los artículos e informes desfavorables a la ley. Pero tiene que ser un mensaje original. Si el texto se repite, será considerado spam y no contará.

Difunde el formulario por las redes sociales. No hace falta que enlaces este post, no quiero méritos. Esto es un trabajo de todos. Enlázalo en Tuenti, Facebook, Twitter o lo que quieras, y mándalo por correo. Por primera vez, te pido que envíes una cadena de mensajes. Si lo difundes por Twitter, usa el hashtag #stopleysinde para mover la información, a ver si conseguimos hacerlo trendy topic.

Si tienes un blog o página web, puedes encontrar el código HTML del formulario pinchando aquí. Cópialo y pégalo en una entrada o página de tu web en la portada, para que la gente lo vea al entrar (y no tenga que buscarlo) mientras dure esta iniciativa.

Más allá de eso, puedes llevar a cabo cualquier iniciativa: hablar con políticos, asociaciones, etcétera.

Recordémosles a los diputados que están allí porque nosotros les votamos.

Nuestro voto cuenta.