Cierra la web de Nikodemo

La noticia no es nueva, pero parace que su difusión viral por internet se está produciendo lentamente (hasta que llegue a portada de Menéame, supongo). La vi hace cosa de una semana el portal de interactividad, gracias a que algún twitter se había hecho eco de ella. Ayer, buscando alguna fuente más, me encontré la noticia en la versión online de El Mundo, que apuntaba a un post del blog de Abert Gª Pujadas, director de la compañía. Por si no fuera suficiente, Gonzalo Martín ha hecho una serie de reflexiones en su blog (una bitácora que he descubierto hace relativamente poco, pero que es uno de los más profesionales en el tema de la industria audiovisual).

Nikodemo es una empresa dedicada a la producción adiovisual de animación en internet. Su buque insignia ha sido siempre Cálico Electrónico, una serie que crearon en 2005 para publicitar Electronica Web, una tienda de e-commerce. La serie fue mucho más notoria que el anunciante, y se convirtió en un auténtico fenómeno de culto. No estoy seguro, pero creo que podría decir que empecé a ver la serie “antes de que se pusiera de moda” (que es una frase que queda muy gafapastil y me hacía ilusión decir). Los fans de la serie estaréis al tanto de la enorme cantidad de merchandising que tiene, así como sus series spin-off (a mí me gustó mucho Huérfanos Electrónicos).

Las razones del cierre se deben a las dificultades económicas que atraviesan. No soy un experto en economía, así que no os puedo explicar gran cosa sobre fondos de capital riesgo y todo eso. Nikodemo era una apuesta valiente porque se trata de una empresa dedicada a la producción audiovisual de animación, y además no proviene del sector tradicional (televisión, prensa, etcétera). Es un mundo tremendamente complejo sobre el que se podría disertar durante horas, pero en resumen yo diría que aún no hemos encontrado un modelo de negocio que sea rentable (o que al menos consiga mantener la confianza de los inversores por más de dos años). Al margen de proyectos discutibles como el de Mobuzz, hay otros ejemplos que están sufriendo la misma suerte que Nikodemo aunque cada uno tenga sus razones, como Balzac o Qué vida más triste (que de momento no tiene claro que vaya a tener más temporadas). El caso de Malviviendo (que se incorporó al proyecto de Nikodemo hace poco) tampoco puede ponerse como referencia, ya que a pesar de su enorme éxito, es una serie de escasa rentabilidad y que tan sólo consigue cubrir el coste de los episodios (sin contar las horas que le echan los actores).

Pero prefiero no hablar de cancamusa y recordar la serie de Cálico Electrónico (el germen de Nikodemo) como serie y no como proyecto o aventura empresarial. Una serie divertida, entretenida y original, que tenía un montón de referencias a otras series y películas, y que lo mezclaba todo en un peculiar cocktail, donde el protagonista era, como bien decían ellos, el superhéroe aspañó. Y serán sus guiones, sus chistes y sus personajes lo que recordaremos, no el hecho de que fuera una de las primeras series hechas en flash o su rentabilidad comercial.

Así que como homenaje, aquí os dejo uno de los episodios que más me gustan, ya que quizá fue en éste donde la serie encontró su identidad, su humor gamberro, su línea a seguir. No os perdáis los poemas del final.