Vuelve Black Mirror, y lo comentamos en El Ninho Naranja

El año pasado, escribí una reseña de la serie británica ‘Black Mirror’ para mis amigos de El Ninho Naranja. La miniserie de tres capítulos había causado un gran impacto entre el público, y la viralidad de Internet hizo que muchos la viésemos varios meses antes de su emisión en España.

Ya que se trata de una miniserie y no de una serie regular, su emisión tampoco está atada a las exigencias habituales de la programación. Los tres nuevos episodios que conforman la segunda temporada fueron televisados en febrero de este año en el Reino Unido, casi año y medio después de la primera triada.

Era inevitable que me encargase de comentar esta nueva temporada, así que ya tenéis disponible la entrada en El Ninho Naranja. Aunque estos nuevos episodios no tienen el mismo efecto que tuvieron los primeros, su visionado es prácticamente obligado. Podéis leer el artículo original pinchando en la imagen.

Black Mirror, temporada 2

Click para leer el artículo

Reseña de Black Mirror en El Ninho Naranja

Los chicos de El Ninho Naranja son auténticos devoradores de cultura y consumidores compulsivos de series de televisión en cualquiera de sus formatos. Por eso mis reseñas de series acaban siempre en su blog. En este caso os traigo una pequeña joya, una posible serie de culto, eso lo veremos con el paso del tiempo. Descubrí esta serie a través de un artículo de Blogoff, y no me defraudó.

Estamos hablando de Black Mirror, una miniserie de 3 episodios independientes entre sí que reflexiona sobre el uso que le estamos dando a determinadas tecnologías como Internet, las redes sociales, la televisión a la carta, etcétera. Entre tanto optimismo y panorama de color de rosa, Black Mirror nos lo pinta un poco más negro, nunca mejor dicho. No se trata de profetizar el apocalipsis tecnológico, ni ninguna rebelión de las máquinas en plan Matrix o Terminator. Muy al contrario, la serie nos plantea una realidad mucho más simple, directa, y por tanto nos deja mucho peor cuerpo: “fíjate en lo que te estás convirtiendo al usar estas tecnologías”.

Podéis leer mi artículo completo aquí. Quizá después de ver la serie se os quiten las ganas de Twitter, Facebook y blogs. Pero su visionado merece la pena.

Black Mirror

(c) Channel 4, UK