Davinia, la concejala en contra del aborto

Desde que Gallardón anuncio el anteproyecto de la nueva ley del aborto, el tema no ha parado de comentarse en redes sociales y medios de comunicación. El Ministro de Justicia se basaba en una falacia argumental para justificar esta contrarreforma. Que cuando el PSOE cambió la ley nadie lo había pedido, dice, y ahora ellos la vuelven a dejar igual, que por lo visto era maravillosa. La contrarreforma en cuestión parecía no convencer ni siquiera a todos los miembros del partido. A pesar de lo cual, en una votación el pasado martes todos votaron el bloque.

Cabe decir que lo que se votaba era una proposición no de ley del PSOE para retirar el anteproyecto. Y una cosa es tener reservas sobre la futura ley en el seno del PP, pero otra muy distinta es votar lo mismo que el PSOE, faltaría más. Sólo le faltaba eso a Celia Villalobos, votar con los sociatas.

Así que la ley sigue adelante, con el consecuente malestar. Claro las hay que están de acuerdo con la reforma, como esta concejala del municipio murciano de Calasparra, de nombre Davinia Saorin, que lo decía así de clarito:

Bien, lo primero que debo manifestar es mi reserva a que esta individua sea representante en un ayuntamiento. Pero como el buen uso del lenguaje no implica inteligencia (ni al contrario), le concederé el beneficio de la duda. Ya ven, los murcianos no quieren independizarse, con lo fácil que lo tendrían.

Esta tipa es un claro exponente de la manipulación del debate que hay en torno a este tema. En primer lugar, no se trata de abortar o no, se trata del derecho a hacerlo. Quien no contemple el aborto como opción nunca lo pondrá en práctica. Quien sí esté a favor, lo contemplará como opción, tanto para sí misma como para casos de terceras personas. Hay quien entiende que el feto es una vida humana y por lo tanto el aborto es un asesinato y quien considera que la vida empieza en tras el parto. En eso será muy difícil llegar a ponerse de acuerdo.

En segundo lugar, el aborto es una opción. No la única opción. Dice Davinia que estamos en el siglo XXI y que disponemos de métodos anticonceptivos para evitar el embarazo, porque una mujer puede decidir cuándo desea ser madre. Hasta ahí bien, Davinia. Pero es que una ley menos restrictiva con el aborto (como la que todavía tenemos) no significa que se vayan a dejar de usar anticonceptivos como afirma más adelante esta concejala. ¿Por qué ese empeño en equiparar derecho al aborto con el viva la virgen? El derecho al aborto siempre deberá ir acompañado con una concienciación sobre la importancia del uso de anticonceptivos, no sólo por los embarazos sino por la posibilidad de contraer enfermedades de transmisión sexual. Y en el caso de que eso falle, que se garantice el derecho de la mujer de escoger si desea ser madre o no.

Una ley menos restrictiva con el aborto no obliga a nadie a abortar. Quien desee ser madre a pesar de las dificultades, podrá serlo. Y el hecho de tener clara la decisión de abortar no significa que sea algo agradable ni que se haga por diversión. Pero una ley restrictiva como la que se propone sólo pone trabas a una decisión legítima. Difícil pero legítima. Implica volver a los viajes a Londres como en los 60 o moverse por clínicas clandestinas y correr riesgos que a día de hoy son inncesarios. Pero eso les da igual a los provida ¿verdad? Porque en última instancia, se trata de dinero. Aborto sí, pero no con mis impuestos.

Anuncios hostiables: BiFrutas en el país de pijolandia

A través de Junco Hueco (gracias) descubrí el potencial como anuncio hostiable de esta infame pieza del refresco-zumo BiFrutas de Pascual, con la que amenizaban los descansos publicitarios de los partidos de la ACB hace un par de semanas. ¿No lo conocen? Pues vean, vean:

En el spot podemos ver cómo una adolescente, de las que papá le paga todos los caprichos y en un par de años estudiará en universidad privada, con gesto tímido le ofrece un BiFrutas al chico que le hace tilín usando la frase “¿Quieres un refresco?”, porque claro, la estrategia de Pascual es colarnos el zumo en la categoría de refresco, que es más cool. El chico responde animado “¡Claro, uno de esos sanos!”. A ver, alma cántara, que lo mismo no tienes edad para tomarte un botellín (y parece un poco pronto para atizarse un cubata) y me parece bien, pero que por beber una Coca-Cola o similar tampoco te vas a morir.

Una vez degustado el “refresco”, la chica se viene arriba, y no me refiero a que se quede en sujetador y bragas, que es menor y podríamos acabar todos en la cárcel. No, lo que dice es “Venga, vamos a hacer un plan con tus amigos”. Y como ya hemos dicho que la chica es de las de estudiar en un colegio de monjas (y acabar tomando los hábitos), pues no se crean que el plan es irse a hacer el Kale Borroka ni nada por el estilo. Ni un triste porrillo, ni una litrona ni nada. Los chicos lo que hacen es desplegar un cartel tamaño gigante desde la azotea de un edificio para que se vea en todo el barrio. ¡Guau, qué marchuki!

Pero ahí no acaba el planazo. El chico propone “¡y ahora vámonos de concierto!” y en un abrir y cerrar los ojos están todos en un escenario, con la chica micrófono en mano y el brick de BiFrutas en la otra. Sí que cunde para ser un cartón de 33cl. Visto el tono del anuncio, aunque no escuchemos la canción nos podemos imaginar que no están tocando nada de Iron Maiden, Rob Zombie, Marilyn Manson, Metallica, El Reno Renardo, La Polla Records… vamos, ni siquiera de Dover. Y eso que la chica está dándolo todo…

Lo cierto es que he de reconocer que a mí me han convencido. Si con un trago al BiFrutas los protagonisas viajan a ese mundo maravilloso de fantasía donde seguro que Mariano Rajoy nos ha sacado de la crisis y sólo falta que aparezcan unicornios, es que el zumo en cuestión (o refresco) está aderezado con alguna otra sustancia que no nos han contado.

Tecnologías que se estrellaron (y 2)

La semana pasada hablábamos de algunos formatos tecnológicos que no consiguieron triunfar en el mercado. A día de hoy, inventos como el Laser Disc o un Video 2000 parecen leyendas urbanas. Continuamos este repaso tecnológicos con otros formatos y con un invento que no era más que una tele-estafa disfrazada de modernidad. Como la vez anterior, dejad vuestros testimonios si habéis tenido alguna de estas joyacas.

La televisión interactiva: Teletrébol y Telepic

Interactivo, la palabra mágica que escucharíamos ad nauseam desde los años 90. No en vano nuestro último fail del artículo anterior era el CD interactivo. Se empezaba a hablar de la autopista de la información, pero quedaban muchos años para que Internet llegase a nuestros hogares de forma generalizada. Y la tele ahí seguía, unidireccional y aburrida, sin más interactividad que la de protestar las jugadas del partido de fútbol a grito pelao. Así que hasta que Twitter se convirtiese en la second screen, los ejecutivos de las cadenas idearon un par de estafas aparatos para complementar el visionado de nuestros programas favoritos.

El Teletrébol fue la apuesta de Telecinco, importada de Italia (y que también llegó a Francia). Se trataba de un mando con sólo cuatro botones que costaba 4.500 pesetas de las de entonces. En las pausas de algunos espacios de la cadena se hacían preguntas harto sencillas que el espectador podía responder mediante los botones del mando y optar a ganar suculentos premios. La segunda parte de esta maravillosa interactividad consistía en llamar a un número de teléfono de tarificación especial, por entonces un 903.

En resumidas cuentas, era un precedente en toda regla de los SMS premium y los call TV nocturnos. Al parecer los premios nunca se entregaban, y uno de los espectadores demandó a la cadena reclamando el coche que le habían prometido, y ahí se acabó la andanza del invento. Si en lugar de un coche hubiese ganado un elefante, la cosa al menos habría tenido su gracia.

telepick-y-teletrebol

Por su parte, el Telepick de TVE tenía un sistema más complejo y a primera vista no parecía una estafa de llama y gana. Consistía en un aparato del tamaño de un vídeo VHS con un display para mostrar texto y una impresora parecida a las de las cajas registradoras. El aparato se conectaba tanto al televisor como a la línea telefónica, y tenía un mando más completo, similar al de una televisión pequeña.

La interactividad del Telepick era más amplia, ya que servía para recibir información adicional de los programas (sinopsis de películas, recetas impresas de las recetas del programa de Arguiñano…) o incluso para participar en algunos concursos como El precio justo o averiguar el resultado de un partido de fútbol. No obstante, muchos de esos usos se quedaron en el tintero. A pesar lo bien que explicaba su funcionamiento Chicho Ibáñez Serrador, sólo 13.000 incautos llegaron a desembolsar la pasta que costaba la broma, entre 20.000 y 22.000 pesetas. Eso condujo a la quiebra de la empresa que lo fabricaba, Interactive Television, que se declaró en suspensión de pago. Tras un año de vida, menos aún que el Teletrébol, Televisión Española retiró el Telepick de la programación. 1994 supuso el fin de la televisión interactiva.

El minidisc

Las cintas de vídeo dieron paso al DVD (y a algún tech fail como el Laser Disc). Las casettes de audio se sustituyeron por el CD. Pero aunque los reproductores discman valían para llevar tu música digital contigo, les faltaba ese toque todoterreno que tenían los walkman para las cintas. Hacía falta un formato que desde el principio dijera “mírame, soy para llevar a cualquier lado”. Es ahí donde entra el Minidisc.

Sony puso a la venta el Minidisc en 1992. Lo cierto es que este formato tenía todas las papeletas para triunfar. Se trataba de un disco óptico, parecido a un CD, pero de sólo 64mm de diámetro frente a los 120 que tiene un CD. En cambio, el disco venía dentro de una carcasa de plástico de 7×6,75cm (y 5 milímetros de grosor), de forma similar a los diskettes de 3,5 pulgadas, lo que lo hacía resistente a golpes, y evitaba que entrase polvo o se rayase. Pese a su tamaño, podía almacenar 80 minutos de música, y posteriormente aparecieron versiones que podían grabar datos, llegando a tener capacidades de hasta un gigabyte. Además, frente al CD, el Minidisc era un formato diseñado para grabar en él.

Minidisc

A pesar de todo, el Minidisc no se afianzó en el mercado norteamericano ni en el europeo. Sólo en Japón (dónde si no) gozó de bastante popularidad, y los reproductores MD supusieron una cuota importante del mercado. Quizá su escaso éxito se debiese a que el MD estaba pensado como sistema de grabación más que como formato para comercializar música, y no gozó de un catálogo de títulos lo suficientemente amplio. Sony decicidió dejar de distribuir reproductores de Minidisc desde marzo de 2013 ante la demanda cada vez menor, sobre todo tras la llegada de los reproductores mp3 y el iPod.

Universal Media Disc (UMD)

A pesar del fracaso del Minidisc, la compañía Sony no se rindió, y seguía trabajando en un nuevo soporte que se convirtiese en el formato estándar por excelencia. Con la lección bien aprendida, desarrolló el Universal Media Disc (UMD), que empezó a comercializar en 2006 con su consola portátil PSP (Playstation Portable).

Tras barajar las opciones de fragmentar el formato en Audio Media Disc, Video MD y Game MD (de forma similar a los CD’s de audio y los CD-ROM, que almacenan datos), Sony decidió unificarlos todos en un único soporte, con capacidad para almacenar 900 megas (1,8 gigas en un disco de doble capa, como ocurre en los DVD). Tenían la lección bien aprendida del Minidisc: el UMD era un soporte óptico pensado para distribuir contenido, principalmente juegos de PSP y películas, pero no estaba diseñado para grabar. Aunque era un soporte óptico, el disco venía dentro de un cartucho con una forma específica, lo que hacía muy difícil copiar los discos. Sony tiene la patente del cartucho, así que al ser un formato propietario era mucho más difícil duplicar UMD’s que con un formato estándar como el CD o el DVD.

UMD vídeo de Spiderman 2

Como en otras ocasiones, Sony utilizó una consola para introducir el soporte en el mercado. En este caso fue la PSP (PlayStation Portable). Esta fórmula ya le había dado resultado con las PlayStation de sobremesa, especialmente con la PS2 como lector de DVD vídeo. Sin embargo, la cosa no resultó tan bien. El formato propietario resultó bien al principio para evitar la piratería, pero el hecho de que el único dispositivo para usarlo fuera la PSP limitó su mercado, y los precios de los juegos y películas no ayudaron mucho. El formato UMD vídeo tenía una resolución de 720×480, nada excesivo sobre todo cuando la alta definición estaba llegando a las pantallas más grandes.

Con las tarjetas de memoria se consiguió hacer copias de juegos de PSP sin necesidad de disponer del soporte físico. A partir de ahí, Sony orientó su estrategia a la distribución digital con su PS Network, y a finales de 200 lanzó la PSP Go, una variante de la PSP pero que no tenía lector de UMD. Y claro, es difícil potenciar un formato cuando la única consola capaz de leerlo tiene una prima hermana sin cartucho. En cuanto a las películas, a pesar de contar inicialmente con el respaldo de varias majors de cine y tener un catálogo aceptable, los lanzamientos de pelis en UMD fueron a menos al ver el poco éxito del formato, y en 2011 se dejaron de comercializar nuevos títulos en este formato. La consola que sucedió a la PSP, la PS Vita, aunque ofrece retrocompatibilidad, no utiliza el formato físico UMD.

Fuentes de las imágenes

 

Persépolis (la película), [RE]Estreno en El Ninho Naranja

Tras un tiempo de inactividad en el blog, me ha ocurrido como a algunos actores, que de tras varios rodajes de repente estrenan dos o tres películas en cuestión de semana. Pues aquí lo mismo. Mi último artículo en el blog (del que pronto habrá segunda parte) ha coincidido con la publicación de la última colaboración que escribí para los chicos de El Ninho Naranja.

En esta ocasión es una reseña para su sección [RE]Estrenos. Se trata de ‘Persépolis’, cinta de animación francesa que adapta la novela gráfica (expresión que utilizamos para que la palabra ‘tebeo’ suene más culta) de Marjane Satrapi. Se trata de una historia autobiográfica que a mí personalmente me descubrió una nueva visión de un país como Irán. La película merece mucho la pena. Podéis leer la reseña completa pinchando en la imagen.

Persépolis

Pincha en la imagen para leer el artículo

Tecnologías que se estrellaron (1)

Cuando utilizamos cualquier gadget tecnológico, sabemos que saldrá algo mejor. Del vinilo al CD y los formatos digitales. Del vídeo al Blu-Ray. Sin embargo, en esta carrera por conquistar el mercado y los hogares, no faltan los fracasos. Hay productos estrella… y productos que se estrellaron.

He aquí una pequeña lista de ejemplos, que continuaremos en un próximo artículo. ¿Alguno tuvo en su casa una de estas joyas? No dudéis en dejar vuestro testimonio en los comentarios.

El vídeo 2000

En los años 80 los reproductores de vídeo comenzaron a popularizarse. Los fabricantes apostaron por diferentes formatos buscando conquistar el mercado. Los dos más habituales fueron el Betamax de Sony, y el VHS de JVC. Esta guerra se resolvió cuando ambos fabricantes llegaron a un acuerdo para repartirse el pastel: mientras que Betamax se quedó destinado a entornos profesionales (emisoras de televisión, etcétera), VHS se hizo el rey del mercado doméstico. Esta solución salomónica se debió fundamentalmente a la relación calidad/precio de cada formato.

Hubo un tercer formato que entró en liza: el Vídeo 2000. Se trataba de la apuesta de Grundig y Phillips por competir con los mencionados VHS y Beta. Ofrecía algunas innovaciones respecto a sus competidores como la grabación en doble cara, igual que las cintas de audio. Y aunque su fabricación cesó en 1988, en mi barrio se siguió hablando de ese formato casi fantasma durante varios años más. Puede que debido a su nombre, Vídeo 2000, que sonaba como algo que tenía que estar por llegar. ¡Era el futuro!

Video 2000

Fueron varias causas las que hundieron el formato V2000. Para empezar, sólo se distribuyó en Europa y Argentina. Su catálogo fue más limitado que el de sus competidores (recuerdo algún videclub en mi barrio en cuyo letrero decía que tenían títulos de ese formato, pero no me suena haber visto cintas de V2000). Sus innovaciones técnicas pronto llegaron a los otros formatos, como el autorrebobinado al llegar al final de la cinta. Y sobre todo, no hubo compatibilidad total entre los dos fabricantes.

Laserdisc

La tecnología del Laserdisc comenzó a desarrollarse a finales de los años cincuenta, aunque no fue hasta mediados de los ochenta cuando Pioneer empezó a comercializarlo bajo ese nombre. Básicamente, se trataba de un disco óptico similar a un CD pero con el tamaño de un disco de vinilo. Si el CD iba a ser el sucesor de las cintas de casette, en el caso del vídeo el futuro también debería tener forma de disco.

Sin embargo, había un par de diferencias importantes entre un LD y un CD (o un DVD, ya puestos). La primera era que el Laserdisc venía grabado por las dos caras, como los discos de vinilo, lo que suponía levantarse a darle la vuelta al disco en mitad de la película. La segunda, y fundamental, es que el CD es un disco óptico donde el sonido está codificado en ceros y unos, es decir, es digital. Mientras que los datos estaban grabados en formato analógico, y el láser del lector los decodificaba basándose en la modulación de la frecuencia. ¡Ay, amigos, que nos la querían meter doblada!

Reproductor y disco Laserdisc

Así, el Laserdisc fue un formato lanzado con fecha de defunción. Los elevados precios de reproductores y títulos no ayudaron, y tuvo una penetración muy escasa tanto en hogares norteamericanos (en torno al 1%) como europeos. Sólo en Japón se le sacó algo más de partido al formato. No conocía a ningún amigo que tuviera Laserdisc, y sólo años despues, gracias a eso del Intenné supe que el amigo Viruete disfrutó del invento en el hogar familiar. En principio, gracias a que los datos del LD no estaban comprimidos, se podía alcanzar una calidad de imagen perfecta, claro que para eso tenían que salir ediciones que explotasen las posibilidades de esta tecnología, que no fue el caso.

El CD-i

Ya sabíamos que el sucesor de las cintas de vídeo sería el formato disco y que el futuro era digital. El CD-i (CD interactivo) era el reproductor multimedia que desarrolló Phillips y que tuvo una efímera y discreta vida e la primera  mitad de los 90. Hay que tener en cuenta que aunque el CD-i podía leer el formato de Video CD (que utilizaba el algoritmo MPEG-1, mientras que el DVD usó el algoritmo MPEG-2), el CD-i no estaba orientado a ser un reproductor de vídeo.

Videoconsola CD-i de Phillips

Quizá fue su indefinición a la hora de buscar un nicho de mercado lo que acabó con el estándar. Como consola de videojuegos no pudo competir ni con las consolas de cartucho (por entonces el CD pecaba de ser un formato muy lento) ni con las de quinta generación como Playstation 1 o Sega Saturn que sí empleaban este soporte. Por su parte, su función de reproductor multimedia tampoco animó mucho las ventas, con títulos orientados al ámbito educativo. Para cuando las ventas comenzaban a despegar tímidamente, el DVD ya estaba por aparecer.

Fuentes de las imágenes

Llega la Cutre Con III con novedades

El Festival de Cine Cutre de Madrid (la Cutre Con) vuelve otro año más. Para su tercera edición cuenta con algunas novedades interesantes. Será los próximos días 24 y 25 de Enero en el Auditorio del centro cultural Casa del Reloj (Paseo de la Chopera, 6-10), más una sesión de bonus el día 26 de enero en la sala de cine Artistic Metropol (C/ de las Cigarreras 6). Las maratones de los días 24 y 25 son de carácter gratuito (hasta completar aforo), mientras que la Videoton (la jornada del día 26) tiene un coste de 8€.

teaser poster de la Cutre Con 3

La Cutre Con 3 arranca de forma oficial el viernes 24 con la emisión en directo de una película de Cine Basura, el formato presentado por José Viruete y Paco Fox. Para la ocasión, los blogueros abandonarán la comodidad del pequeño plató de Canal+ y estarán con todos vosotros en el Auditorio de la Casa del Reloj, comentando en directo la película Nexus 2.431, último largometraje del director José Mª Forqué (Atraco a las 3) y basado en un guión de Juan Piquer Simón (Supersonic Man). La película podrá verse en Canal+ Xtra y en la web del programa de forma gratuita. Contarán con la presencia no de un invitado, sino de una munhé: Jimina Sabadú.

Cine Basura

El día 25 es el plato fuerte de este festín de bodrios de serie Z. Nada menos que 6 pinínculas 6, como los toros, en sesión continua. Desde las 10:50 y hasta las 22:00 aproximadamente, se podrán ver los siguientes títulos:

  • 10:50. La leyenda de Tarzán (el peor Tarzán de la historia del cine)
  • 11:40. Supermonstruo (1980)
  • 13:35. La furia de McKenzie (2005)
  • 16:30. Noche en el tren del terror (1982)
  • 18:25. Samurai Cop (1991)
  • 20:20. Prisioneros del odio (2002)

Podéis consultar la programación completa aquí. Además, se entregará el galardón “Jepetoboy de Honor” a los responsables del filme La furia de McKenzie.

Por último, el día 26 por la tarde habrá triple sesión basuril en la Sala Artistic Metropol que arrancará a las 16:15 con la premiere de Hi-8, un largometraje colectivo donde curtidos directores de Serie B han prescindido del formato digital para rodar esta auténtica gamberrada. Le seguirán Agresión en la casa del terror (1982) a las 18:15 y el clásico de videoclub Terrorvision (1986) a las 20:15, ambas en edición remasterizada.

Poster de la Videoton

En esta jornada además se entregará el premio Jess Franco, que debuta en esta Cutre Con, a Domingo López, por su labor a la hora de difundir el cine más bizarro y freak a través del sello Asian Trash Cinema.

Para asistir a las sesiones de los días 24 y 25 deberéis retirar vuestras entradas (de forma gratuita) en la taquilla del auditorio. Las entradas del viernes estarán disponibles a partir de las 19:00, y las del sábado a partir de las 10:00. Se entregará un máximo de dos entradas por persona, y no hay ninguna opción a reservar entradas. Las entradas serán para la jornada de ese día, y en ningún caso se podrán coger entradas para el día 25 durante el día 24. En cuanto a la jornada del 26, la Videoton, pueden adquirirse a través de la web de Ticketea a un precio único de 8€.

El festival está organizada por los responsables de la web de humor Cinecutre.com con el apoyo del Distrito de Arganzuela de Madrid, contando además con la colaboración de CANAL +, la sala de cine Artistic Metropol, la Red de Cortometrajes de Madrid, la web El Rincón de Yulifero y la emisora Radio Carcoma.

Anuncios hostiables. La pereza de la Mermelada Hero

Una de las características para que un spot se convierta en uno de nuestros anuncios hostiables es la vergüenza ajena, que es lo que siento yo cuando veo el último anuncio de Mermelada de Temporada Hero Light. Vean, vean, y luego me cuentan.

Bien, al parecer la Mermelada Hero Light tiene un 30% menos de calorías, pero también un 1% de imágenes por segundo con respecto a las habituales. ¿Pero esto que es, un anuncio o una presentación de Power Point? Porque cualquiera de esas estampas es perfecta para un roba-página en una revista impresa (o página web), pero se supone que estamos viendo un spot televisivo. Y una cosa es la estrategia multimedia, y otra muy distinta el calco de un medio a otro.

De las modelos, que interpretan papeles de madre hija, no hay mucho que decir. Vale que resultan un poco empalagosas, pero eso es culpa del conjunto. Y son guapas, que no olviden que esto es publicidad. No son modelos de un anuncio de Axe o similares (no es lo que se busca), pero tampoco echan para atrás como en otros anuncios que pretenden ser realistas.

Y llegamos a lo que nos provoca vergüenza ajena: la canción. Ay, siempre nos falla la música en estos casos. El compositor tenía que estar muy puesto o vivir en un mundo imaginario comparable al de Carmen Lomana, Carina, o la Vicepresidenta del Gobierno. Y claro, cuando uno está en semejante estado de irrealidad así pasa, que se olvida de rimar los versos. ¿Pero se han parado a escuchar la letra? ¡Ni siquiera rima! ¡Pero esto qué es! ¡¡PERO ESTO QUÉ ES!!