Anuncios hostiables: Frenadol Complex y el circo romano

Qué difícil es encontrar un genuino anuncio hostiable. Y es que estos spots con como el cine chungo, que hay que distinguir el que se hace en serio del que va en ese plan para llamar la atención. Lo mismo ocurre con muchos anuncios televisivos: hacer un anuncio ridículo para que la gente hable de él es muy habitual. Fuera esa la intención o no de los creativos del anuncio de Frenadol Complex, han conseguido sacarme lo suficiente de mis casillas como para que les dedique una entrada.

El anuncio: un hombre joven llega a su lugar de trabajo. El joven muestra síntomas de estar muy resfriado. Para colmo, ese día tiene una importante reunión. Su estado de nerviosismo es tal que la presentación que tiene que hacer se le antoja como un circo romano en el que los gladiadores pretenden acabar con él. Afortunadamente, se toma un sobre de Frenadol Complex (sí, en plena reunión) y los síntomas desaparecen milagrosamente. Las alucinaciones del protagonista desaparecen y él hace una presentación magistral. Imagen del producto. Voz en off repitiendo el slogan. Fin.

Hostiabilidad: atrás quedaron los productos para los síntomas del resfriado que además de curar al que los tomaban conseguían que tras un día de frío y lluvia amaneciese otro de sol radiante. Supongo que les acusaron de contribuir al cambio climático. Ahora lo que toca la fibra del público es el tema laboral. No hay nada como un anuncio en el que el producto es la clave para conseguir un empleo, o como en este caso, para evitar un despido. Eso sí, los trabajos siempre son de oficina. Para albañiles, encofradores y temporeros de la fresa no tenemos nada.

Sorprende que con las campañas tan decentes que ha hecho esta marca, sin necesidad de despilfarrar en producciones complicadas, vengan ahora con este truño tan tópico y que no les diferencia del resto de medicamentos similares. Pasaremos por alto la inmediatez de los efectos del Frenadol (necesidades narrativas). Pero el resto es muy lamentable. El gag del estornudo del principio no tiene ni ritmo ni gracia (está muy mal montado). Y el asunto de los gladiadores es sencillamente lamentable. ¿A cuento de qué viene eso? Para cuando el protagonista vuelve al “mundo real”, el espectador está tan anestesiado que ni siquiera se fija en los supuestos chistes le quedan al spot.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s