MEGA, el nuevo chiringuito de Kim Dotcom

El fundador de la popular web Megaupload y de sus portales hermanos como Megavideo, Megapix o Megaporn entre otros, ha puesto en marcha el nuevo servicio de almacenamiento en la nube, MEGA. La fecha coincide además con el aniversario de su detención y la de alguno de sus socios por parte del FBI y del bloqueo de esas páginas.

Mega

Homepage de Mega

La expectación generada por la nueva web de Kim Dotcom le ha supuesto una impagable campaña publicitaria. Todos los diarios hablaban de la puesta en marcha del “nuevo Megaupload” y el tema era, cómo no, Trending Topic en Twitter. A las pocas horas de su inauguración ya había 250.000 usuarios registrados y sus servidores trabajaban a plena carga.

Sin embargo, pese a los rumores de que se llamaría Megabox y de que consistiría en una plataforma para que los músicos subiesen sus obras y pudiesen comercializarla con mejores condiciones económicas, finalmente el servicio se llama Mega (a secas) y sirve nada más y nada menos que para alojar datos en la nube, al estilo Dropbox. Sí, más o menos para lo que servía (en teoría) el antiguo Megaupload.

La novedad consiste en que Mega cifra los archivos por lo que ofrece más seguridad porque cifra los archivos al subirlos a sus servidores. Porque Mega, empresa con sede en Nueva Zelanda como indica su dominio (.co.nz) tiene servidores en dos países distintos que no ha revelado, logrando así una estructura de almacenamiento “distribuida” (ejem). Sólo dos cosas al respecto. La primera: no voy a entrar en detalle sobre la supuesta seguridad de Mega, pero básicamente realizan un paso (cifrar el archivo) que podría hacer el usuario, y según el análisis de otros blogs esta seguridad no es tan impresionante como asegura Dotcom. La segunda: el hecho de tener varios servidores no implica una estructura distribuida sino más bien una estructura de anillo (aunque por lo general en estas estructuras los servidores suelen estar próximos entre sí). Una estructura distribuida sería la red Kadmelia de eMule.

No puedo comentar en profundidad el funcionamiento del servicio porque no he sido capaz de crear una cuenta. Nunca recibí el e-mail de confirmación. Las quejas porque no se podía acceder a la web o no funcionaba bien también han sido noticia estos días.

El discursito de la privacidad que está dando Dotcom tiene varias lecturas. Por un lado intenta calmar a los usuarios como si les dijera “el FBI no podrá saber si habéis subido una peli a mis servidores, así que no os preocupeis”. Por el otro, el galimatías sobre cifrados y claves (“podrás compartir tus archivos sólo con quien tú quieras”) es como si intentase vender que de esa forma no se producirá una distribución de facto de contenido protegido. Claro, las webs que colgaban enlaces a Megaupload ahora no van a saber qué hace si además tienen que proporcionar una clave… Pero en general, lo que parece estar diciendo es que ha hecho lo mismo que venía haciendo hasta ahora, pero se ha asegurado de que no lo puedan detener.

Mega ofrece varios tipos de cuentas premium, como también hace Dropbox o Google Drive. De momento, no he visto planes de puntos para fomentar las descargas de archivos como sí había en Megaupload. (Un artículo hablaba de compensación a bandas musicales que subiesen sus canciones, pero parece que tiene en mente el servicio Megabox que se había anunciado en su día). Sin embargo, me ha llamado la atención este punto de sus términos de servicio (traducción de Genbeta):

8. Nuestro servicio puede borrar automáticamente un bloque de datos que subas si determina que es un duplicado exacto de otro bloque ya almacenado en nuestro servicio. En este caso, tendrás acceso al bloque original.

Aunque se trata de una cláusula común en este tipo de servicios, lo cierto es que en el caso de Mega es difícil de llevar a cabo si, como ellos dicen, no saben qué contenido suben los usuarios a sus servidores (os remito nuevamente al artículo de Genbeta). Podría tratarse de un lapsus por haber redactado los términos de servicio con la plantilla estándar. A mí me ha recordado la forma en que en el antiguo Megaupload conservaban una única versión de cada contenido.

En conclusión, me temo que el nuevo Mega pronto será una nueva versión de Megaupload. Kim Dotcom se ha limitado a quitarse el muerto de encima y a asegurarse de dejar bien claro que la responsbilidad la tienen los usuarios. Pero tiene toda la pinta de que va a montar un nuevo chiringuito a costa de traficar con música y películas. Y no estoy en contra del intercambio de archivos, que puede tener beneficios de otro tipo aparte del económico. También entiendo que en este tipo de estructuras a la larga es inevitable el parasitismo. Pero lo de este personaje clama al cielo. Dotcom es como esos políticos que abogan por la igualdad y el apoyo a las clases bajas y luego resultan ser los que más dinero se llevan y los que tienen un modo de vida más ostentoso y rancio. De la misma forma, este alemán hace demagogia sobre la privacidad y la seguridad, y pretende ser un nuevo cruzado de la libertad de expresión en la red, pero no es ningún activista ni nada parecido. Las mansiones y los deportivos es lo que tienen.

Las alternativas al actual modelo de copyright pasan por la protección real de los creadores y el compromiso de todos los actores implicados, no por la creación de empresas en las que los usuarios hagan el trabajo sucio.

Un pensamiento en “MEGA, el nuevo chiringuito de Kim Dotcom

  1. Pingback: MEGA, el nuevo chiringuito de Kim Dotcom | Cultura mediática | Scoop.it

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s