Los Juegos del Hambre frente a Battle Royale. Comparativa.

El pasado 20 de abril se ha estrenado en la cartelera Los Juegos del Hambre (a partir de ahora, LJDH), adaptación cinematográfica de la novela homónima escrita por Suzanne Collins, y primer episodio de una trilogía (tanto en su versión literaria como fílmica). Como ya sabréis, LJDH tiene la misma premisa que la película japonesa del año 2000 Battle Royale (BR): un combate a muerte entre adolescentes en un escenario aislado y controlado, hasta que quede un único superviviente.

Battle Royale with cheese

Sabes cómo llaman a “Los Juegos del Hambre” en Paris? Battle Royale con queso.

Al igual que LJDH, Battle Royale también es la adaptación de una novela. Partiendo de una perspectiva parcial (ya me había leído la trilogía de LJDH cuando se estrenó el filme, pero sólo he visto la película de BR), comentaré algunas similitudes y diferencias entre las dos películas.

Las coincidencias entre LJDH y BR se dan especialmente en las reglas del juego:

  • Los participantes disponen de armas para luchar contra sus oponentes, que obtienen al principio del juego. En BR, se reparte una mochila con un arma aleatoria (y otros artilugios como una brújula y un mapa) a cada contendiente al principio del combate. En cambio, en LJDH los participantes comienzan el juego sin nada, y todas las armas y utensilios están dispersos en torno a un punto central. Al inicio de los Juegos, todos salen a la vez con el objetivo de conseguir la mejor equipación posible.
  • Se informa al resto de participantes de los fallecidos a lo largo de la jornada. En BR, se hace cada 6 horas a través de megafonía. En LJDH, el sonido de un cañonazo informa de cada muerte en el momento en que ocurre, y al final del día se proyectan en el cielo los rostros (con su nombre) de los fallecidos. Hay que tener en cuenta que en BR, la duración del juego está limitada a 72 horas (sólo en el film, no en el libro), mientras que LJDH no tiene límite de tiempo.
  • Existencia de zonas de peligro. En BR, el escenario del combate (en la película, una isla) está dividido en cuadrícula. Progresivamente, sectores al azar se van convirtiendo en “zonas de peligro” en las que no se puede permanecer (aunque en la película estas zonas no influyen demasiado en la trama, ya que no hay escenas relacionadas con ellas). En LJDH no existen esas zonas como tal, pero el control que tienen los organizadores sobre el escenario es tal que pueden activar cualquier tipo de peligro en cualquier parte para obligar a los participantes a no alejarse demasiado entre ellos y forzar el combate. En la segunda novela de la trilogía (y se supone que en su correspondiente película), el escenario tendrá algo más parecido a las zonas de peligro de BR.
  • El ganador del combate obtiene un estatus de reconocimiento y admiración (o al menos esa es la intención).

Frente a estas similitudes, muy superficiales, las diferencias de contexto y de tratamiento entre las dos cintas son de mayor calado.

LJDH transcurre en un futuro distópico en el que los Juegos se iniciaron como el castigo a una rebelión fallida: cada distrito (región en la que se divide el país) deberá enviar dos “tributos”, un chico y una chica, de entre 12 y 18 años a participar en el combate. Con el tiempo, los Juegos pasaron a ser una institución, y son un espectáculo televisado de enorme éxito. El trasfondo de la historia sirve para tratar una serie de temas como son las diferencias sociales, el control por parte de las castas en el poder, la fascinación por la violencia (los Juegos son un reality)…

En la película de BR, la acción tanscurre en una especie de presente alternativo en el que la situación se ha hecho insostenible. La desconfianza hacia una juventud conflictiva es el origen de la Ley de Reforma Educativa del Milenio (o Ley Battle Royale), una iniciativa muy cafre con el único objetivo de meter en vereda a los estudiantes. Aunque por lo que he leído, la novela original aborda ciertos temas de fondo (fascinación por la violencia, instrumentalización de la sociedad y el individuo, importancia de la competitividad frente a la cooperación…), la película no plasma demasiado bien este contexto, y se centra en la carnicería de la batalla.

LJDH es una novela juvenil norteamericana que alcanzó gran éxito y se ha adaptadoa la gran pantalla con plena conciencia de que sería un fenómeno fan. Puesto que el público objetivo es adolescente, y en Estados Unidos el sistema de calificación de edades es muy estricto, la violencia mostrada en la película no es explícita. Sin embargo, a través de lo sugerido, la sensación de crudeza de los juegos (no de gore, sino de mal rollo y dureza) tiene mucho impacto en el espectador.

El film de Battle Royale es japonés y no comparte estos criterios de violencia y calificación de edades. Es una película polémica (que parte de un material ya de por sí polémico), de factura más cercana a la serie B y que se recrea en la violencia explícita, casi gore, de las muertes. Si LJDH es un fenómeno de masas, BR se convirtió en una película de culto.

En resumen, a pesar de la similitud de la premisa, las diferencias de contexto y de tratamiento hacen que se trate de dos cintas muy diferentes. Las comparaciones serán inevitables, sí. Pero si tiramos de filmoteca encontraremos más ejemplos de este tipo de premisas.

ACTUALIZACIÓN (16/11/12): Acabo de respasar el artículo y me hedajo otra diferencia que también conviene mencionar. En LJDH, el combate es un espectáculo televisidao, todo un reality. Causa furor en los distritos y sus participantes son considerados héroes locales, y los vencedores auténticos ídolos de masas. En BR el combate no es televisado y sólo el ganador logra un cierto estatus, principalmente en forma de reconocimiento por parte del Gobierno. Esta diferencia es muy influyente en los planteamientos de ambas historias: la violencia como espectáculo y la fascinación del público por lo que rodea el mismo, frente a la lucha cruel y el abandono por parte de las autoridades en la película de BR.

3 pensamientos en “Los Juegos del Hambre frente a Battle Royale. Comparativa.

  1. Pingback: Los Juegos del Hambre. La muerte en un reality | El Ninho Naranja

  2. Por fin encuentro una comparativa justa que aporta las diferencias de contexto y temática en vez de limitarse a criticar Los juegos del hambre! Yo he hecho un artículo similar, pero prometo que no había leído el tuyo primero. Saludos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s