10 consejos sobre el uso de Twitter basados en mi experiencia

Twitter ha vivido una gran explosión en este último año. Desde hace un tiempo, la red de los 140 caracteres no ha parado de experimentar un aumento exponencial, año tras año, tanto en el número de seguidores como en su repercusión social. Quizá 2011 haya sido el año en que haya tenido una repercusión más significativa, tanto por su eficacia a la hora de coordinar determinadas iniciativas como por las veces que ha aparecido en los medios gracias a alguna que otra cagada de un famoso.

Por tanto, a estas altura de la película, resulta extraño publicar un decálogo de uso, cuando ya hay ciento y la madre. Pero coincidiendo con el artículo de José Luis Díaz González, las cosas en la vida cambian. Al principio se hablaba de Twitter como un sitio de microbloggin. Sin embargo, pronto se vio que Twitter era mucho más que un sitio en el que contar tu vida en píldoras de 140 caracteres. Se ha ganado el estatus de red social, o herramienta de comunicación, y ha demostrado con creces su alcance. Estos diez puntos no son una guía para que te conviertas en el tuitero más guay ni son trucos  para batir el récord de followers. Son reflexiones sobre el uso de Twitter basadas en mi experiencia personal. Si crees que te pueden resultar útiles, síguelas. Si en efecto te ayudan a gestionar y disfrutar esta herramienta, estupendo. Y si no, pues simplemente ignóralas y define tus propias reglas.

1.- Usa Twitter como te dé la gana

Cada tuitero es un mundo, y le va a dar su propio uso a Twitter. Hay gente que lo usa de forma profesional (como los periodistas) y otros como herramienta más personal. Hay gente que valora Twitter como fuente de información y otros lo emplean como una mera diversión. Sólo tú puedes decidir cómo quieres usar Twitter, y esa decisión se basa en tu propia experiencia. En cualquier caso, dale a Twitter el uso que a ti te guste darle, no el que hayas leído en un blog que diga que Twitter hay que usarlo de una manera en concreto.

2.- Por tanto, sólo tú sabrás a quién te interesa seguir

Pues eso, que tú mismo. Ya hemos dicho que cada tuitero es un mundo. Hay gente a la que le interesa seguir a medios de comunicación, marcas, empresas, partidos políticos… otros prefieren seguir cuentas tras las que existan personas “reales” (o personas físicas, por utilizar la jerga de los leguleyos). Hay gente que tiene predilección por los famosos y otros por gente más mundana que conoce personalmente o con la que ha tenido cierto contacto (virtual o en persona) previamente. Si usas Twitter como parte de tu profesión, tendrás que estar al tanto de ciertas cuentas de forma prácticamente obligatoria. El criterio para seguir a alguien es tuyo. Y la lista de las cuentas que sigues irá aumentando (o disminuyendo) con el tiempo.

Lo mas probable es que sigas a un grupo variado de gente: amigos (físicos o virtuales) afines a ti, famosos que te interesen, puede que marcas o empresas, etcétera. Cuanto más variado (que no es lo mismo que numeroso) sea el grupo al que sigas, más enriquecedora será la experiencia. E incluso puede ser recomendable seguir a gente que no opina lo mismo que tú, para tener un poco de perspectiva (ojo, hablo de opinión propia, no de repetir las consignas de siempre).

No obstante, recuerda que:

Twitter es asimétrico. Tú decides a quién seguir, pero eso no implica un gesto recíproco por parte de la persona a la que sigues, ya sea Lady Gaga, el Presidente del Gobierno (bueno, cuando tenga una cuenta que le dure), el presidente de tu comunidad de vecinos, o tu amigo del cole. No es obligatorio devolver el follow. De hecho, en muchas ocasiones ni siquiera es recomendable. Esto vale tanto para cuando decidas seguir a alguien como para cuando ganes un nuevo follower. Si alguien conocido decide seguirte en Twitter, écha un vistazo a su timeline. Si lo que dice es interesante para ti, síguele. Si no, no te sientas culpable por no devolverle el follow. Y en cualquier caso, si después de seguirle no te convence lo que lees, simplemente deja de hacerlo. Del mismo modo que el follow no tiene que ser recíproco, tampoco vale llorar por un unfollow (sea quien sea el que lo haga).

3.- Tuitea con responsabilidad

Porque Twitter no es como el alcohol o las drogas pero a veces engancha.

No hay una fórmula mágica para ganar seguidores. Y de hecho, tu objetivo en Twitter no debería ser ganar seguidores. Exprésate libremente según el uso que le des a tu cuenta (ya sea contando chistes, haciendo bromas ingeniosas o difundiendo información). En cualquier caso, piensa que cada uno mira y consulta Twitter cuando puede o quiere. No todos lo usan desde el móvil o pueden ponerse a cualquier hora del día. De la misma forma que un usuario que no publica nunca no resulta interesante, uno que tuitea cada 20 segundos o retuitea TODOS los tweets que le han hecho gracia llega a resultar pesado y se dejan de seguir por una cuestión de limpieza en el timeline.

De la misma forma que sigues a un grupo variado de cuentas, tus publicaciones deberían ser variadas: desde bromas más o menos ingeniosas (que esconden una reflexión detrás) a enlaces a contenido interesante, pasando por retweets de cosas destacables. El denominador común bien podría ser “aportar algo a los demás”, ya sea de tu propia cosecha o porque has visto algo relevante. Publicar exclusivamente los nuevos artículos de tu blog o las actuaciones de tu grupo de música acabará aburriendo a tus lectores.

Evita la publicación compulsiva y el trolleo. Antes de tuitear a lo loco (o de responder lo primero que te venga a la cabeza) párate unos segundos y “aléjate” para ganar perspectiva. Si después de un rato la idea que tenías al principio sigue ahí, entonces piensa la mejor forma de resumirla y escribe tu tweet. Recuerda que sólo tienes 140 caracteres, así que Twitter no es el mejor lugar para tratar temas extensos y complejos. Y no está de más que cuides tu ortografía y la puntuación. Una respuesta “en caliente” combinada con un desliz en la puntuación puede dar lugar a algún malentendido.

4.- Mima tus relaciones

Ya te he dicho que esto no va de conseguir followers porque sí, pero las relaciones sí que importan. Seguro que habrás leído en alguna parte que lo importante de verdad es el contenido. Y en efecto, una cuenta de Twitter “hueca” no merece la pena. Pero la Red es una auténtica jungla (o un desierto, según se mire), y necesitamos hacernos notar. No se trata de actuar en plan Comunity Manager las 24 horas del día, pero nunca está de más cuidar las relaciones del mismo modo que se cuida el contenido.

Yo tengo la costumbre de saludar a las cuentas que empiezan a seguirme. Puedo hacerlo porque mis nuevos followers vienen con cuentagotas, y más de uno me hace unfollow a los pocos días. Algunas son bots que han detectado alguna palabra clave en mis mensajes. Mientras no te saturen con menciones o spam no pasa nada. Probablemente dejarán de seguirte si no sigues hablando del tema que les atrajo.

Si te resulta posible, contesta a las menciones y respuestas, pero siempre que se trate de una conversación genuina y dentro del respeto. No ganas nada con entrar al trapo en una discusión monguer style. Aporta algo a los tweets interesantes que veas, respondiéndoles o añadiendo algo en un retweet. Y recuerda que las respuestas no son obligatorias. Si sigues mi consejo y respondes a las menciones, piensa en ello como gesto “altruista”, que sólo lo haces porque así lo decides y no esperas nada a cambio. El hecho de que tú hagas una cosa no obliga a nadie a hacer lo mismo. Si generas conversación de forma positiva, acabará dando sus frutos. Si respondes y mencionas compulsivamente sólo para llamar la atención te tratarán como a un spammer.

5.- Los famosos no están en Twitter para hablar contigo

La relación famosos-Twitter ya la he tratado en otras ocasiones. Para empezar, piensa que hay varias clases de famosos en Twitter. Es cierto que en algunos casos las cuentas de famosos en Twitter son una forma de tener un contacto más “directo” con ese famoso, porque publican a diario algunas cosas que hacen o les sucede, aunque sea decir que cogen un vuelo hacia tal o cual destino. Pero eso no significa que se conviertan en tus amigos o en alguien a quien puedas abordar por las buenas.

Piensa en la cantidad de seguidores que tienen algunas cuentas de famosos. Miles, decenas de miles o más (y eso que estamos en España, en Estados Unidos las cifras se disparan). Piensa que para mencionar a un famosos ni siquiera tienes que seguirle. ¿Te imaginas la cantidad de menciones que pueden tener a lo largo del día? Los famosos no viven en Twitter (o para Twitter). Seguramente dediquen el día a trabajar en aquello por lo que les admiras (música, humor, cine…). No puedes esperar que un famoso te responda sólo porque le menciones o le hagas una pregunta.

“Ya, pero es que los famosos sólo hablan entre ellos y se ríen la gracias”. Tienes razón. Pero en el fondo, hablan con los que se conocen. Los usuarios con los que más hablo son amigos míos o gente con la que tengo algún tipo de contacto o relación. Más o menos lo que hacen los famosos, aunque en otro nivel. Ojo, no es que defienda incondicionalmente su uso de Twitter. Simplemente estoy aplicando un poco de empatía. Es estupendo que te respondan a tus dudas o preguntas, a tus saludos y demás, pero piensa que puede haber miles de razones por lo que no lo hagan. En cualquier caso, avasallarles e insultarles no es el mejor camino para llamar su atención (bueno, salvo en el caso de Alejandro Sanz).

6.- ¿A cuánta gente puedo seguir?

No hay una regla que diga a cuántas cuentas de Twitter se puede seguir sin volverte loco. Leí en algún sitio que alrededor de 100. Yo sigo a poco más de la mitad y con eso tengo de sobra. Depende del tiempo que le dedique cada uno a Twitter y del tipo de cuentas que se sigan. Hay algunos usuarios que sólo para seguir lo que dicen habría que dedicarles atención exclusiva. Otros tuitean con más moderación. Y como en todo, va por rachas. Hay determinadas épocas en las que determinadas cuentas son más prolíficas. La explosión del 15M me obligó a dejar de seguir a determinados usuarios para alijerar un poco mi timeline.

No obstante, recuerda que hay herramientas útiles para controlar el flujo de información de Twitter. Puedes utilizar las listas (de las que hablaremos más adelante) o bloquear los retweets que hacen determinados usuarios, para así quedarte sólo con lo que dicen ellos en persona. También puedes bloquear algunos usuarios para evitar que sus mensajes aparezcan en tu timeline si otro usuario al que sigues les retuitea constantemente. Otra herramienta muy útil es muuter, una web en la que tras conectarte a través de tu cuenta de Twitter, puedes silenciar a los usuarios que elijas durante un tiempo determinado. En realidad, lo que hace esta herramienta es dejar de seguir a esa cuenta, y volver a seguirla pasado ese tiempo (verás que eso se nota en tus estadísticas). Es una solución ideal cuando determinados usuarios van a estar en congresos o eventos tuiteando “en tiempo real” lo que pasa. También se pueden bloquear hashtags, aunque en ese caso su funcionamiento es más irregular.

7.- Usa las listas para manejar información

Las listas te permiten clasificar las cuentas que te interesan en función de su temática o cualquier criterio que decidas. Es cierto que en mi caso tengo las listas un poco abandonadas, pero en su momento me ayudaron a agilizar mi uso de Twitter y a no agobiarme tanto con mi timeline.

Una de las grandes ventajas de las listas es que no necesitas seguir una cuenta para incluirla en una lista. Eso te permite estar al tanto de la actividad de determinadas cuentas sin que tu muro de Twitter se sature. Así, un periodista político puede meter en listas las cuentas de los partidos y candidatos políticos, o un crítico de cine puede monitorizar las novedades de las productoras y cineastas.

Piensa en cómo puedes organizar tus listas, y recuerda revisarlas de vez en cuando, para ver a quién añadir o quitar, o si tu estructura de listas necesita unos retoques. Y recuerda que además de seguir cuentas, se pueden seguir listas. Mira si te interesa no hacer públicas determinadas listas.

8.- Usa el botón reply para generar conversación

Ya hemos hablado de cómo puedes generar conversación. En este caso, me refiero a usar el botón reply de Twitter. Te resultará más cómodo a ti, ya que incluirá el nombre de usuario al que respondes de forma automática, y además le permitirá al resto de usuarios rastrear la conversación entera.

Las respuestas tienen la característica de que no serán visibles en el timeline de tus seguidores salvo que se cumplan determinadas condiciones. Eso te permite hablar con varias cuentas sin que el muro de tus seguidores se sature de mensajes que no les incumben. En mi entrada anterior explico cómo se puede ver la totalidad de una conversación tuitera y la diferencia entre respuestas y menciones.

9.- El retweet ¿directo o mencionado?

Como casi todo en Twitter, no existen reglas que definan cómo retuitear un mensaje. Al principio, la redifusión de un mensaje se hacía escribiendo las siglas RT (re-tweet) al principio de un mensaje. A continuación se indicaba el usuario y se citaba lo que había dicho. En una de sus mejoras, Twitter incluyó la opción de retuitear los mensajes, por lo que bastaba con pulsar un botón para que el tweet original apareciese en el muro de nuestros seguidores.

Cada método tiene sus ventajas. Hacer un retweet directo (o automático) es mucho más cómodo. Además, aparecerá el usuario original en el muro de nuestros seguidores, con lo que se llevará todo el crédito, que es lo justo. El retweet “indirecto”, aunque da un poco más de trabajo, permite incluir algún comentario (si el mensaje original ha dejado espacio para ello). Puede ser lo ideal cuando se quiere difundir tanto un mensaje como su “respuesta” a nuestros seguidores. En mi opinión, decidas el que decidas, lo suyo es acreditar la fuente original, ya sea con un RT @usuario al principio del mensaje, o si pones algún enlace, dejando al final un “vía @usuario”.

10.- El uso del FAV

Los FAV’s se han puesto de moda últimamente, aunque nadie se ha puesto de acuerdo en para qué sirven, aparte de para subir el ego del usuario en cuestión.

¿Hay que acompañar el FAV de un RT? He llegado a leer cosas sorprendentes acerca de su uso. Yo los uso como una forma rápida y cómoda de marcadores. Cuando estoy leyendo el Twitter en el móvil, o en un sitio (o momento) en el que no me puedo parar a leer los enlaces adjuntos, como entradas a blogs, artículos, vídeos, etcétera, marco el tweet como favorito. Luego, cuando tengo tiempo, repaso mi lista de favoritos y veo el contenido con calma. Una vez hecho, desmarco el tweet como favorito. Sí, soy así de malo, por eso las novias me duran tan poco.

Y el bonus… 11.- Usa Twitter como te dé la gana

¿Pero éste no era el punto #1? Efectivamente. Ahora que ya has visto algunas ideas sobre el uso de Twitter (repito, basadas en mi experiencia), utiliza las que te resulten útiles, adáptalas a tu situación, modifícalas o ignóralas. Usa Twitter de la forma que a ti te resulte útil. Pero si me permites un último consejo, usa Twitter como afición, no como obligación. Deja que Twitter sea un plus a tu día a día, no que te reste de tu quehacer diario.

Usa Twitter de forma que disfrutes usándolo. Y si además quieres seguirme, mejor que mejor 😉

2 pensamientos en “10 consejos sobre el uso de Twitter basados en mi experiencia

    • Jaja, es una entrada muy larga en la que hablo de varios conceptos que si usas Twitter te sabes de memoria, pero si no lo conoces te resultarán raros. Si te abres una cuenta, empieza poquito a poco, que ya habrá tiempo para listas, FAV’s y todo eso.

      Gracias por comentar 🙂

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s