La leyenda urbana de que Internet se creó para una posible guerra nuclear

La historia del nacimiento de Internet es compleja. Es el resultado de la combinación de esfuerzos y recursos económicos procedentes del ámbito académico y militar. Algunos trabajos teóricos se desarrollaron de forma paralela en varios sitios (el Instituto Teconológico de Massachusets, la RAND Corporation en California, el Laboratorio Nacional de Física en el Reino Unido) durante el mismo periodo de tiempo (o casi) sin que ninguno de ellos tuviese conocimiento de la existencia de los otros. Por lo tanto, decir que Internet fue creada por el Gobierno de los Estados Unidos para tener una red de comunicaciones que resitiese un posible ataque nuclear de la Unión Soviética es una explicación simplista… además de falsa.

La Agencia de Proyectos de Investigación Avanzada (ARPA en sus siglas en inglés, actualmente con el nombre de DARPA) se creó en 1958, un año después de que la URSS lanzase el Sputnik, y depende del Departamento de Defensa de los Estados Unidos. El objetivo de la agencia, a grandes rasgos, era canalizar el talento académicos y mantener la superioridad tecnológica de EE.UU. frente a sus rivales soviéticos.

Durante los años 60, ARPA desarrolla un proyecto menor llamado ARPANET, que buscaba la forma de lograr una red de ordenadores. Con esto se pretendía por un lado compartir recursos informáticos, como el tiempo de computación y conexión a la red, con el fin de distribuir costes, ya que entonces los ordenadores eran unos recursos caros y poco accesibles. Por otra parte, se buscaba una forma de que los investigadores científicos y académicos pudiesen colaborar de una forma más fácil y efectiva a través de las redes, y por tanto facilitar el avance tecnológico y científico de la nación. La red ARPANET se hizo finalmente realidad en 1.969, y ahí comienza la historia de lo que acabó siendo Internet.

Para posibilitar las conexiones en red hubo un concepto fundamental: el de la conmutación de paquetes, que ofrecía claras ventajas frente a la conmutación de circuitos (habitual en las comunicaciones telefónicas). ARPA se basó principalmente en los trabajos del MIT, la RAND Corporation y el NPL, que ya he citado arriba, para desarrollar la tecnología de la conmutación de paquetes. Es aquí donde empieza la leyenda urbana de que Internet se construyó en previsión de un ataque nuclear.

Paul Baran, del que ya hablé en la entrada anterior, realizó un trabajo para la RAND Corporation, un think-tank de California que colaboraba habitualmente con el Pentágono, en 1964. El trabajo se titula On Distributed Communications (aquí el documento en PDF) y se preparó para las fuerzas aéreas estadounidenses, aunque más tarde le sirviese a ARPA para su proyecto ARPANET. El trabajo de Baran y la RAND estaba relacionado con la governabilidad, el mando y el control en un sistema de comunicaciones distribuido (y digital) que proponían. Paul Baran explicaba en el documento las diferentes tipologías de redes para así poder explicar las ventajas de las redes distribuidas.

Topologías de Red

El memorándum de la RAND, elaborado para los militares, hablaba de la seguridad y robustez de los sistemas de comunicación. Baran explica cómo las redes distribuidas pueden aprovechar la redundancia de conexiones para seguir funcionando tras sufrir un ataque, ya que si uno o varios nodos se pierden, la información puede encontrar rutas alternativas para llegar a su destino. Por el contrario, las redes centralizadas (total o parcialmente) poseen nodos estratégicamente importantes, que de ser atacados pondrían en peligro el funcionamiento de toda o gran parte de la red.

De las investigaciones que utilizó ARPA, sólo el trabajo de Paul Baran hacía una referencia expresa a posibles ataques enemigos. No obstante, la seguridad y robustez de las comunicaciones fueron aspectos que se tuvieron en cuenta en posteriores investigaciones y trabajos. Por el contrario, el descenso del coste de los recursos informáticos hizo que el primer objetivo (compartir tiempo de computación, etc.) quedase superado rápidamente.

El rumor de que Internet fue creado como un sistema que resistiese un ataque nuclear empezó ahí, en ese trabajo de Paul Baran (posiblemente alimentado por los subsiguientes trabajos que enfatizaban la robustez y posibilidad de supervivencia de las comunicaciones en red). Sin embargo, la posibilidad de un ataque nuclear nunca fue una directriz a la hora de crear Internet.

—————————-

Fuentes:

  • Manuel Castells: La Galaxia Internet. Reflexiones sobre Internet, empresa y sociedad. Plaza & Janés, Barcelona. 2001.
  • Barry M. Leiner, Vinton G. Cerf, David D. Clark, Robert E. Kahn, Leonard Kleinrock, Daniel C. Lynch, Jon Postel, Larry G. Roberts y Stephen Wolff: “A Brief History of the Internet, Part I”. Disponible aquí.

—————————–

Imagen por David de Ugarte y liberada al dominio público. Esta imagen está basada en el trabajo de Paul Baran. El documento que elaboró Paul Baran para la RAND Corporation (pdf) puedes encontrarlo aquí.

Un pensamiento en “La leyenda urbana de que Internet se creó para una posible guerra nuclear

  1. Pingback: La leyenda urbana de que Internet se creó para una posible guerra ... | Cibercultura | Scoop.it

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s