Marcas blancas: detrás de la etiqueta cutre hay un fabricante de prestigio

Seguro que sabéis lo que son las marcas blancas. Las habéis visto en el súper. Cada uno tiene la suya propia: Alcampo tiene Auchan, Ahorramás vende Alipende, y Mercadona tiene la todopoderosa Hacendado. Y son el distintivo de todo tipo de producos: aceite, galletas, detergentes, refrescos, cereales, chocolate… incluso cosméticos o bebidas alcohólicas. Resultan notablemente más baratas que las marcas normales, y a pesar de su aspecto cutre, imitando los envases y embalajes de primeras marcas, con la crisis (y la información que tenemos ahora) su consumo ha aumentado en los últimos años.

Detrás de las marcas blancas (también llamadas “marcas del distribuidor”) se encuentran marcas comerciales conocidas, y tenían un objetivo inicial de poder ofrecer productos a bajo precio gracias al nivel de concentración de las ventas. Una mayor venta, aunque a precios más bajos, permite obtener mayores beneficios. Por desgracia, no es fácil saber qué fabricante está detrás de un producto de marca blanca. Si os fijáis bien, en las etiquetas de los productos de marca blanca os vendrá una frase del tipo:

Fabricado por [C.I.F. del fabricante] para [nombre del minorista]

Aunque existen algunas páginas con listados de C.I.F.’s, su búsqueda no es tan sencilla como teclear algo en Google. Es posible que hayáis recibido algún e-mail con listados de marcas blancas y las marcas que son en realidad. El problema es que los contratos de las marcas blancas se renuevan cada cierto tiempo (normalmente, cada año), y esas cadenas de e-mails llevan en circulación demasiado tiempo, por lo que la información no es fiable. Si queréis consultar qué fabricantes están detrás de las marcas blancas, tenéis este wikiespacio, con la información clasificada en función de supermercados, incluyendo marcas que no fabrican para distribuidores, y ordenada alfabéticamente. Al ser un wikiespacio, la información se actualiza constantemente por los usuarios, igual que los artículos de la wikipedia, y tiene más fiabilidad que los correos que circulan en cadena durante años y años sin ser corregidos.

La mayor incógnita de las marcas blancas es si los productos que venden son exactamente los mismos que los de las primeras marcas. Es decir, si por ejemplo sabemos que los yogures Hipercor los fabrica Central Lechera Asturiana… ¿tienen la misma calidad que los que se venden como primera marca? ¿O por el contrario hará yogures de menor calidad para envasarlos bajo la etiqueta Hipercor?

Quizá el mayor problema que le podamos encontrar a este tipo de marcas es su inconstancia. Ya hemos dicho que los contratos de las marcas blancas se renuevan cada cierto tiempo. Si un fabricante decide no fabricar más para una marca blanca (por ejemplo, chocolate), el distribuidor tendrá que llegar a un acuerdo con otro fabricante. Sin que cambie la marca, cambiará el producto. A eso hay que sumarle que algunas marcas blancas tienen más de un proveedor. Como ejemplo, puedo poner el de la leche DIA: había dos modelos diferentes de tetrabrick que se diferenciaban en pequeñas cosas como el sistema de apertura o los embalajes de 12 bricks. La calidad de la leche variaba sensiblemente entre uno y otro, al proceder de dos marcas diferentes. A eso se le añade que determinados productos (leche y lácteos, por ejemplo) pueden tener diferenes calidades dentro del mismo distribuidor.

Otro problema, aunque afecta menos directamente al consumidor, es que las marcas blancas forman parte de las relaciones de poder entre minoristas y distribuidores. Grandes superficies como Mercadona, Hipercor (de El Corte Inglés), Carrefour, etc. son muy importantes para las marcas, ya que a través de estas superficies se consigue un importante porcentaje del total de ventas de un fabricante. Eso les da a los minoristas una posición ventajosa a la hora de negociar la proporción de marca blanca y primera marca que podrá en sus estantes, hasta el punto de supermercados Mercadona en los que es difícil encontrar algo que no sea de la marca Hacendado.

Aunque la imagen de la marca blanca ha mejorado en los últimos años, muchos consumidores aún tienen sus reservas hacia las marcas de determinados supermercados. Eso, junto con la presión de los minoristas hacia los fabricantes, hace que algunas marcas se anuncien con el distintivo “…no fabrica para otras marcas”. No obstante, sabiendo dónde escoger, podemos ahorrarnos unos euros en la cesta de la compra con productos de primera calidad.

4 pensamientos en “Marcas blancas: detrás de la etiqueta cutre hay un fabricante de prestigio

  1. Pingback: Bitacoras.com

  2. Pingback: Marcas blancas: detrás de la etiqueta cutre hay un fabricante de prestigio

  3. Es una entrada muy interesante, precisamente sobre un tema que últimamente he tratado en varias ocasiones y comentando casualmente con varios clientes…

    En el caso de Mercadona (me declaro fan acérrimo de Hacendado, jajaja), si se pueden ver bastantes de los fabricantes “encubiertos” pues bastantes de las etiquetas lo muestran. Es verdad que tienen mucho producto de marca blanca, pero he podido comprobar que es la que “esconde” mejores marcas bajo la etiqueta de blancas… Para mi gusto, vamos…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s