El Colectivo Onanista abre una librería

Tras mucho tiempo sin tener noticias de ellos, mis amigos del Colectivo Onanista me invitaron a pasarme por un pequeño negocio que habían abierto. Se trataba de una tienda de libros. Decidí acercarme a echar un vistazo y aprovechar para charlar un poco con ellos.

Cuando pensé en una librería regentada por esta asociación se me ocurrieron dos posibles temáticas. La primera, que estuviera llena de libros y revistas de corte erótico y pornográfico. Muchos miembros del Colectivo tienen gran afición por el coleccionismo, así que no me extrañaba que la tienda pudiese tener ejemplares históricos de revistas como Playboy, Penthouse o Interviú. En definitiva, una tienda para satisfacer el hobby que les caracteriza. La segunda posibilidad era que se tratase de una librería de carácter divulgativo, para romper el tabú que sigue siendo la práctica onanista en muchas ocasiones y que ellos defienden con tanto fervor.

Sin embargo, cuando llegué allí lo único que me encontré fue una librería normal y corriente. Había libros de muchas clases: best-sellers, clásicos, ficción, no ficción, poesía, teatro… Me extrañó mucho, y más aún cuando advertí un detalle. La librería no estaba clasificada por materias o géneros como lo están las librerías normales. Los libros se agrupaban en función de sus características de edición. Había libros de bolsillo, de tapa dura, tapa blanda, rústica, libros usados, ediciones de coleccionista, y un largo etcétera. Empecé a olerme la tostada, pero aún así, le pregunté a Benito Crazymonkey, su portavoz y la persona con la que suelo hablar para estos artículos.

“Desde que aparecieron los eBooks, la gente no hace más que mencionar que adoran el tacto del papel, sentir los tomos de hojas en las manos. Dicen que les encanta el color e incluso el olor de las páginas. Nos dimos cuenta de que no se trataba de afición por la cultura, sino de una serie de parafilias latentes.”

Pues sí, mis sospechas eran ciertas. Le pregunté cuáles eran las parafilias que podían satisfacerse visitando la librería.

“El público de esta tienda son aquellos que se exciten con el tacto y el olfato de los libros. No hemos encontrado ninguna parafilia que se ajuste a esa definición. Curiosamente, no hemos incluido la lectolagnia [excitación mediante lectura de textos eróticos]. Buscamos filias basadas en el continente, no en el contenido. Si encuentras algún libro erótico será por la edición que tiene.”

Por razones de higiene, se trata de una de las pocas librerías que no admite devoluciones de ningún tipo, ni siquiera de ejemplares precintados. Les pregunté si no temían una denuncia de la OCU o algo por el estilo. Sus abogados ya les habían asesorado al respecto: los clientes están informados del tipo de servicio que se presta (al fin y al cabo, no se trata de una librería convencional) y de las condiciones de venta. Esperan poder evitar así malentendidos.

Obviamente, del préstamo ya ni hablamos.

5 pensamientos en “El Colectivo Onanista abre una librería

  1. Pingback: Bitacoras.com

  2. Pingback: El Colectivo Onanista abre una librería

  3. Pingback: El Colectivo Onanista abre una librería

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s