El auténtico tahúr manco

Hace casi dos años decidí cerrar un blog que tenía para empezar de cero una nueva bitácora. Las razones ya las expliqué en su día. Básicamente, se trataba de liberarme de un blog con un título y un cometido demasiado específico que al final limitaba la temática de mis entradas. Tras hacer unas pruebas en septiembre de 2009, el nuevo blog arrancó en octubre bajo el título de El tahúr manco.

El tahúr manco fue un nombre que no había usado antes en ningún sitio ni en ninguna página web. Nunca he sido el Tahúr Manco antes de empezar este blog, aunque para mi alegría ya los hay que me conocen así en la red. De hecho, ni siquiera soy tahúr, ni cartomago ni nada remotamente parecido. Había escogido ese nombre para el blog después de pensar varias opciones. Un nombre arbitrario, vago, algo ambiguo, que me permitiese crear un personaje y poder hablar de lo que quisiera, porque nunca se sabe cómo va a evolucionar un blog con el paso del tiempo.

Me gustaba el nombre de El tahúr manco porque me evoca diferentes cosas. En primer lugar la magia, por supuesto. Nunca está de más creer un poquito en la magia en alguna ocasión (ojo, y cuando digo magia me refiero a magia espectáculo, no a magufos ni estafadores diversos). En segundo lugar, torpeza. Al arrancar el blog, el subtítulo era Porque hay que ser inútil. ¿Os imagináis a un batería de heavy metal tocando con una sola mano, o a un mago intentando ejecutar trucos de cartas sólo con la mano izquierda?

Y por último, el nombre me evoca espíritu de superación (no he visto la película, pero me acordé El truco del manco, protagonizada por El Langui de La excepción). Y es que, señores, igual que el batería de los Def Leppard perdió un brazo pero continuó tocando, también hay un mago que puede dejarles con la boca abierta mientras hace trucos de magia con su mano izquierda. Se llama René Lavand, y cuando escogí este nombre me pareció un cariñoso homenaje. Lavand ha tenido que reinventar la magia para llegar a ser mago, ingeniándoselas para adaptar las técnicas de manipulación de cartas (cómo coger la baraja, mezclarla, cortar, barajar…) a su condición.

Señoras y señores, les dejo con el auténtico tahúr manco, René Lavand, y su particular filosofía. “No se puede hacer más lento”.

3 pensamientos en “El auténtico tahúr manco

  1. Pingback: Bitacoras.com

  2. Cada época de nuestra vida es una manera de ver y entender el mundo. Me ha gustado que te atrevieses a decir porqué el nombre de tu site. Siempre me lo he preguntado y aquí he encontrado la respuesta, como muchas otras. Decirte, además, que llegas al lector con tus explicaciones y los temas que tocas. Ánimo y por muchas años más. Un beso.

    • La idea era comentar que realmente existe un tahúr manco más que explicar el nombre. Pero me enrollé y al final solté toda la parrafada. Me alegro de que te haya gustado.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s