La evolución del mercado del cine en España

Y digo bien del mercado de cine en España, que no es lo mismo que hablar del cine español. Tenía pensado escribir sobre el tema desde que publiqué aquí las cifras provisionales de la taquilla española en 2009. He decidido dar una visión más global del tema y aportar un par de observaciones.

El mercado del cine en España lleva unos años estancado, y tiene incluso ligeros descensos. Es una situación que parece que está empezando a invertirse (es decir, el mercado vuelve a despegar) y que no se aleja demasiado de lo que pasa en Europa e incluso en Estados Unidos. En contra de lo que dirán los de siempre, la piratería no afecta tanto al cine. Las razones de esta situación son complejas y obedecen a una serie de factores combinados, como la transición en los modelos de negocio y los cambios en los hábitos de consumo.

Hay que recordar que no es lo mismo recaudación que número de espectadores. Y esta diferencia la podemos comprobar muy fácilmente. Aquí tenéis las estadísticas del número de espectadores (en millones) que acudieron a las salas de cine en España entre los años 1999 y 2009, según los datos que recoge el Ministerio de Cultura.

Número de asistentes al cine en España (en millones)

Fuente: cifras del ministerio de cultura

Como se puede ver, la asistencia ha tenido sus vaivenes, y acharcarlo todo a la piratería y a las descargas por internet sería cuanto menos arriesgado. En líneas generales, la cuota de espectadores de películas españolas está en torno al 15 ó el 16 por ciento, dependiendo de los años. Hay que tener en cuenta que la estructura empresarial del cine español es muy débil: en 2007 había en España un total de 213 productoras de cine, pero en cambio se produjeron 172 largometrajes. De todas estas productoras, 167 sólo produjeron una película (posiblemente asociadas unas con otras); 37 produjeron entre 2 y 4 largometrajes; y sólo 9 (entre las que están las productoras de los grupos televisivos como Tele 5, Antena 3 y Mediapro, pero no sólo son esas) produjeron 5 o más films. Me parece estupendo que se concedan subvenciones para que la producción se diversifique y se puedan contar historias diferentes. Esto no es Hollywood ni tiene por qué serlo. Pero sin una estructura industrial fuerte y sobre todo, si esas ayudas a la producción no continúan en la distribución y exhibición, las descargas por internet son nuestro último problema. Así pasa, que una sóla película basta para que creamos que el cine español comienza a tener éxito en taquilla: así paso en 2001 (año en que se estrenó Torrente 2), o en 2003 (La gran aventura de Mortadelo y Filemón), ó 2005 (Torrente 3).

Si en cambio hablamos de recaudación, la cosa cambia ligeramente. El descenso desde 2004 no es tan acusado, y 2009, que en cuestión de espectadores tuvo algo de crecimiento pero es un dato normalillo, en lo concerniente a taquilla es el 2º mejor registro de la última década.

Recaudación de la taquilla en España (en millones de Euros)

Fuente: Ministerio de Cultura

Las razones de estas diferencias hay que buscarlas en el aumento del precio de las entradas y en la llegada del cine en 3D. Si atendemos a las cifras del cine en Estados Unidos que facilita la MPAA, ocurre algo parecido. Entre 2005 y 2009 (ambos inclusive), las taquillas norteamericanas registraron una cifra muy cercana a los 1.400 millones de espectadores cada año. En cambio, si miramos los números de la recaudación, pasamos de los 8.800 millones de dólares en 2005 a los 10.600 millones en 2009. Otra cosa son los beneficios.

Respecto al cine en 3D, FAPAE (Federación de Asociaciones de Productores Audiovisuales Españoles) cree que fue un buen reclamo para atraer espectadores a las salas, unido al hecho de que se produjeron más películas en este formato (a los mejor os suena Avatar, de James Cameron) y que había más salas adaptadas para su proyección. Ya expresé mi opinión sobre el cine en 3D cuando fui a ver Avatar, y aunque era totalmente subjetiva, me sigo preguntando cuándo empiezan a ser rentables tanto las películas en 3D como las salas que lo proyectan (leí en alguna parte que el precio de las entradas para 3D no bajarán, por lo que llegará un momento en que ese formato será un filón para los exhibidores).

Lo que sí ha sufrido unos descensos más importantes (ya no os aburriré con más cifras) es el mercado de soportes. En el fondo, es lo que pasa con la música: se venden menos discos pero hay más conciertos. Con el cine es algo parecido: se venden y alquilan menos DVD’s, y los nuevos formatos no son capaces de compensarlo. El Blu-Ray no ha cumplido las expectativas, y los modelos de negocio basados en pay per view y video on demmand, aunque empiezan a despegar, no son suficientes. En la distribución on line también nos quedamos atrás. Mientras que en Estados Unidos puedes ver tus series y películas en sitios como Hulu o Fancast, aquí lo único parecido es el servicio Pixbox de Telefónica o el portal Filmotech, orientado al cine español y con unas carencias de catálogo importantes.

En resumen, el negocio del cine es muy complejo y no todo es piratería. La cuestión es si la industria española cometerá los mismos errores en la distribución digital que en la producción tradicional.

Un pensamiento en “La evolución del mercado del cine en España

  1. Pingback: Bitacoras.com

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s