El mito del “todo vale” en publicidad

Hace un par de días, Carlos Otto me hacía una consulta vía email acerca de esta noticia. Se trata de una cagada más con el Photoshop, de las que tanto abundan últimamente. Carlos me planteaba hasta qué punto estos descuidos pueden ser intencionados para obtener difusión en los medios, como había ocurrido en la noticia que enlazo, ya que mencionan incluso la marca.

El tópico de “que hablen de mi, aunque sea mal, pero que hablen”, no es nuevo en el mundo de la publicidad. Es un tema complejo, y la complicación comienza por lo que cada uno entiende por publicidad. Y es que muchas veces se abusa de los términos publiciad y marketing como panaceas capaces de vender cualquier o convencernos de cualquier idea por peregrina que sea.

La gente de la facultad con la que he podido consultar el tema, aunque no han sido muchos, coinciden en señalar que la mera presencia en medios no es suficiente en una campaña publicitaria. La gestión de la publicidad y de la comunicación persuasiva (propaganda política, etc) se ha vuelto más compleja y se manejan muchos conceptos, como imagen (de marca, de empresa), actitud o reputación, que se tienen muy en cuenta a la hora de hacer campañas y que nunca se descuidan.

En líneas generales, la publicidad tiene un efecto más a corto plazo, más control del mensaje y suele usarse para fomentar una conducta (comprar un producto) o mejor aún, un hábito de conducta (fidelizar al consumidor). Cualquier anuncio que veáis en la tele podría ser un ejemplo: se controla el mensaje exacto (los anuncios están aprobados por el anunciante), el sitio donde aparecen y el espacio que ocupan (si es en la tele, la franja horaria y la duración, porque pasado un tiempo se emiten versiones abreviadas del spot; si es en prensa, el espacio que ocupa en una página e incluso la elección entre página par o impar, etc.), y la duración de la campaña es limitada.

Por el contrario, las Relaciones Públicas abarcan un conjunto más amplio de actividades. Son más usadas para gestionar la imagen y la opinión de la marca, porque entre las RR.PP. están las relaciones con los medios (notas de prensa y demás). Y aunque su impacto no es tan inmediato como el de la publicidad, su efecto es más a largo plazo. Conceptos como la imagen deben ser atendidos continuamente, y una imagen de marca o de empresa no se consiguen de un día para otro. Siguendo con los ejemplos, una nota de prensa no sabes si la publicarán o no, o si lo harán en el día o esperarán al siguiente o al otro; tampoco se garantiza que aparezca tal y como la ha redactado el departamento de Relaciones Públicas de la agencia o empresa; pero al aparecer como noticia, sin la etiqueta de publicidad, puede tener más credibilidad que un simple anuncio.

Por tanto, aunque a primera vista este tipo de cagadas en el Photoshop parezcan demasiado evidentes como para ser simples descuidos, no soy propenso a pensar que sean maniobras publicitarias. Al menos, no en todos los casos. Otra cosa es que en la última década la comunicación se haya vuelto más compleja: blogs, redes sociales y demás hacen que los impactos informativos y publicitarios se multipliquen. Internet es un medio que aún estamos aprendiendo a usar y en el que las marcas y compañías quieren tener la mayor presencia posible. La publicidad en internet puede ser muy efectiva, sobre todo gracias a que posibilita la segmentación mucho mejor que la televisión o la radio; pero también es el caldo de cultivo ideal para que surjan muchas profesiones y actividades acabadas en -ing, nuevos cargos como social media manager, nuevas fórmulas como la publicidad viral, y un largo etcétera.

Pero eso ya es otro tema.

7 pensamientos en “El mito del “todo vale” en publicidad

  1. Pingback: Bitacoras.com

  2. Éste tema da para muchas entradas. De alguna manera siempre he querido saber más del mismo para saber hasta qué punto nuestra psicologia puede irnos en contra. Muy bueno, como siempre, aunque quizás te falta un poquíto más de opinión propia. Abrazos.

    • He leído mucho material acerca de los ardides de las compañías para vender más productos. Pero yo soy poco amigo de las conspiraciones. En mi opinión, la simple notoriedad no es publicidad. La publicidad hay que gestionarla de forma integral, no dejar que un gazapo sea el pretexto para copar espacio en los periódicos. Por lo que veo, la gente que está en publicidad es más de mi opinión. No he dejado mi opinión más clara porque me sé la teoría pero no lo puedo contrastar con la práctica. El tema de la publicidad en internet no lo conozco lo suficiente, ya que yo acabé la carrera en 2003, y por eso no he querido meterme en camisa de once varas.

      Gracias por tu comentario

  3. No creo que esto sea una estrategia publicitaria, en parte, porque viendo como estan las cosas hoy en dia con la lucha contra los desordenes alimenticios hacer este error queriendo seria ponerse un letrero de “las chicas con carne no merecen llevar nuestra ropa”. Yo no soy publicista, solo he dado un par de asignaturas sobre este tema en la universidad, pero creo que si esto fuera publicidad lo unico que conseguirian seria fomentar la anorexia.

    Aun asi, creo que aunque el uso del photoshop pueda ser util para mejorar ciertas fotos como mejorar el brillo/contraste o algun granito inoportuno, tanto las revistas como la publicidad deberian mostrar a sus protagonistas tal y como son, aunque no sean tan perfectas como nos las quieren enseñar ahora.

    Por otro lado, no entiendo que le han podido quitar a Emma Watson (a parte de la pierna), si es puro pellejo!

    Interesante el post!!!
    Un beso.

    • Hola, Nago:

      En este artículo estoy comentando el “desliz” de dejar sin una pierna a Emma Watson, y eso da pie a reflexionar acerca de la intencionalidad o no de las marcas a la hora de cometer estos fallos para ganar presencia en medios. El tema de la anorexia es un tema aparte, donde intervienen no sólo las campañas publicitarias sino las series de tv, películas, etc que exhiben actrices esqueléticas e intentan imponerlas como canon de belleza. Es un asunto mucho más complejo que en principio no comento aquí, aunque no está de más que lo recuerdes.

      Gracias por tu comentario.

  4. Yo sigo pensando que eso tiene que ser parte de la estrategia publicitaria. Es evidente que quizá aparente ser una mala publicidad, pero en fin, parto de que los creativos de publicidad son más listos que yo y llevan a cabo estrategias que a mí, lógicamente, se me escapan.

    En cualquier caso, estoy hablando con varios publicistas para hacer un reportaje. Cuando lo acabe, os cuento.

    Genial post!!

    • Puedo estar equivocado porque hablo desde la teoría más que desde la práctica. Consulté a un par de compañeros y pensaban de forma parecida. Lo de primar la difusión indiscrimidada del mensaje sobre el contenido se hacía antes (en los ochenta más o menos). De todas formas tampoco conozco a ningún responsable de la estrategia de una marca (la publicidad es una labor muy repartida, no todo el trabajo recae en los creativos) para que me confirme o desmienta esto. La difusión de la información en internet hace que todo esto se mucho más complejo si cabe.

      Me alegro de que el post esté despertando tanto interés, y espero ver ese reportaje para ver a qué conclusiones llegas tú.

      Gracias y un abrazo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s