El manifiesto, reflexiones finales.

Han pasado un par de días desde la concentración de músicos ante el Ministerio de Industria y del revuelo por el Anteproyecto de la Ley de Economía Sostenible, conocido como la Ley de la patada en el router. Varios internautas se reunieron con la Ministra de Cultura y, aunque no se llegó a un acuerdo, al menos se ha visto que el gobierno ha hecho movimientos para recular. Aún queda mucha historia, pero parece que lo más gordo ha pasado.

De todo este asunto al menos me queda el buen sabor de boca de que la comunidad internauta se ha movilizado y ha conseguido ejercer como grupo de presión, que la cosa no se ha quedado en una pataleta, y que representantes del gobierno nos han recibido igual que recibieron a los músicos. No obstante, los medios tradicionales muestran aún mucho desprecio por la comunidad web, apodando blogueros a los representantes de los internautas, como a la reunión hubiese acudido una docena de adolescentes enganchados al World of Warcraft y a Tuenti. Creo que ya sabéis la talla de algunos de los allí asistentes. Aún no se ha llegado a un acuerdo sobre el tema (y la ministra no parecía muy dispuesta a dialogar), y la oposición ha hecho su habitual ejercicio de oportunismo político y surrealismo (por no decir cinismo). Con todo, esta vez nos hemos hecho escuchar.

El tema de la (mal llamada) piratería en internet es muy amplio y se mezclan demasiadas cosas. Voy a intentar dejar un par de ideas al respecto.

  • Por mi parte, soy absolutamente partidario de los derechos de autor. Entiendo que los creadores e intérpretes reciban una compensación por su trabajo. Otra cosa es hablar de los derechos de autor como el salario del artista, cuando en realidad se asemejan más a una renta. Tampoco veo bien que se confundan derechos de autor y copyright. Son dos cosas distintas, y estamos adoptando la segunda.
  • Para cobrar derechos de autor, es necesario ser socio de una entidad gestora de estos derechos, que son las únicas con capacidad para recaudarlos y repartirlos. Hay ocho en España, no solo la SGAE. Habría que pensar en no mezclar a autores y editores en el mismo saco, y ambos colectivos no siempre tienen los mismos intereses. Entidades separadas para colectivos diferentes, no como ahora.
  • Cada industria cultural (cine, discos, libros; pero también medios de comunicación) tienen sus peculiaridades. Cada una se ha adaptado mejor o peor a las redes digitales (no sólo internet). La industria del disco ha tenido tiempo de sobra, ya que una canción, e incluso un disco entero, es un volumen mucho menor de datos que una película. Entiendo que vuestra situación es complicada, pero no volquéis vuestra frustración en ese gran saco que llamáis piratería, ni hagáis victimismo con los artistas.
  • Es duro adaptarse a un nuevo modelo de negocio. Siempre hay conflictos. Pero siempre ha pasado. A mí también me da pena que los oficios artesanos se estén perdiendo, pero por desgracia es lo que hay. Cuando se habla de pérdida de puestos de trabajo, los productores deberían hacer auto-examen y ver a cuántos ingenieros y técnicos de sonido han echado aprovechando las grandes concentraciones de sus grupos mediáticos y las mejoras de equipos y programas informáticos.
  • Por mucho que se empeñen, descargar, compartir o copiar no es robar. El consumo cultural presenta unas particularidades que no tiene el consumo de otros bienes materiales. Es muy difícil determinar el impacto económico de las descargas, no seáis simplistas.
  • Creo que el peer to peer (programas tipo eMule) es incluso necesario. Suponen un reducto para encontrar material fuera de las grandes oleadas de fast sellers con las que nos invaden continuamente. Además, circula mucho material libre de copyright. En última instancia, es vital para el desarrollo cultural de algunas regiones y países. Algunas páginas de enlaces son también, más allá de un catálogo de enlaces, auténticos templos de cultura colaborativa. Gente que dedica su tiempo libre a ayudar en un proyecto. ¿Tan capitalistas os habéis vuelto que ver un modelo así os hace temblar? Puede que no sean todas las páginas, pero no por eso hay que meterlas a todas en el mismo saco con la etiqueta “ladrones”.
  • Efectivamente, el gobierno tiene que apoyar a los artistas. Pero como ya dije, la industria cultural con es toda la cultura. Y el apoyo a la cultura (no sólo a las industrias culturales) tiene que hacerse mediante políticas culturales sólidas, que perduren en el tiempo y que no las borre de un plumazo el siguiente partido en llegar al poder. Reducir ese apoyo a cerrar páginas que atenten contra la propiedad intelectual es el más flaco favor que se puede hacer a la cultura. Precisamente porque la Constitución (ahora que va a cumplir años) garantiza el acceso a la cultura, existen excepciones a las restricciones del copyright. Cerrar esas páginas podrá ayudar a los poderosos, pero también mata a los débiles. Y si esas actuaciones pueden partir del gobierno y obviar la intervención judicial, nos acercamos peligrosamente a un territorio que está fuera de la democracia.

No todo es blanco o negro. No es una guerra del todo gratis frente al todo pago. Pueden convivir modelos mixtos y se pueden encontrar fórmulas alternativas de financiación. Gillette ya lo hizo. ¿Y si nos sentamos y lo hablamos entre todos, pero reflexionando bien nuestros argumentos?

Y ahora, creo que me he merecido irme de puente. Nos leemos a la vuelta, tahúres.

P.D.: No he puesto un solo enlace. Las pocas cosas que se pueden enlazar están enlazadas en mis anteriores entradas. Y que estoy perezoso, qué leches.

2 pensamientos en “El manifiesto, reflexiones finales.

  1. Pingback: Bitacoras.com

  2. Tio… estoy en total desacuerdo con tu idea “A mí también me da pena que los oficios artesanos se estén perdiendo, pero por desgracia es lo que hay.”

    Primero por comparar un oficio artesano con la fabricación de consumibles digitales. Un oficio requiere dedicación y sacrificio, y una industria consiste en alzarse sobre los hombros de genios y explotar su conocimiento de forma vil.

    Segundo, que narices significa ‘es lo que hay’. Si perdemos el conocimiento acumulado en los oficios, si que estamos perdiendo cultura en sí misma. Eso es lo que hay que proteger a toda costa.

    Por cierto, te olvidas de que los ‘artistas’ son, en su inmensa mayoria votos de ZP. ¿No recuerdas la ultima campaña electoral?. Si te pones en contra de uno de los grupos más mediaticos que existe, no solo pierdes sus votos, sino tambien los de sus seguidores. Recuerda que estas en España, aqui la gente no piensa por si misma, les gusta que el lider tome las decisiones por ellos.

    Por cierto, si se criminaliza las descargas por Internet, se crearán redes paralelas con cifrados paranoicos, y entonces si que van a tener un problema…. pero de los de verdad, y no solo en lo tocante a los ‘artistas’

    Un Saludo,
    Jorge L.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s