Periodista Digital: mi reino por un enlace

Soy lector habitual de mimesacojea, no lo niego. Creo que os habréis dado cuenta si os habéis fijado en que el blog está enlazado bajo la sección Otros tahúres, soy seguidor de su twitter en mi perfil de esa red social, y habitualmente hago comentarios en mis entradas a propósito de las de su blog. Así que cuando escribió el supuesto cuento inédito de Paulo Coehlo lo leí al poco de la publicación del post, y rápidamente pude ver la mano de Jose A. Pérez en la autoría de esta parodia.

La cosa se enredó cuando la web Periodista Digital (no, esta página no la enlazo y os animo a que no la visitéis, ahora veréis el porqué) asumió que la autoría de este relato con trasfondo zoofílico procedía en efecto de Coehlo. Esto propició dos nuevas entradas en mimesacojea: una dando cuenta de la metedura de pata de Periodista Digital, y otra con una carta de Paulo Coehlo, tan verdadera como el cuento.

A raíz de esta cagada de Periodista Digital, Carlos Otto ha publicado en su blog un artículo cuestionando el ejercicio periodístico de estos medios online, a los que no les importa plagiar contenidos o caer en errores de libro que todo estudiante de Ciencias de la Información conoce. En este caso, verificar fuentes. Porque con la web, todos podemos publicar contenidos y de algún modo hacernos oír, y eso es algo que defiendo, pero cualquiera puede difundir noticias falsas, por descuido o con intención, y es ahí donde un periodista de verdad tiene que demostrar su buen oficio. La entrada de Carlos Otto reproduce parte de una entrevista de trabajo en la que se muestra todo el meollo: no importa que el diario se lleve hostias por todos los lados, que su reputación caiga en picado, ni que se cuestione su saber hacer periodístico o línea ideológica. Lo importante es que así los blogs y webs los enlazan, obtienen muchas visitas y al aumentar el tráfico de su página pueden pedir más por insertar publicidad.

Desde hace unos años, me deja perplejo esa afirmación de que la publicidad, aunque sea mala, siempre es buena (deformación académica). Es decir, no entiendo ese afán por que hablen de uno a toda costa, digan lo que digan. Para empezar, eso sería más bien notoriedad. La gente toma la palabra publicidad por el coño de la Bernarda y con ella se refieren a todo lo que huela a propaganda, relaciones públicas, marketing y promoción. Pero en fin, es normal que existan esas confusiones. A veces ni los profesionales ni los académicos se ponen de acuerdo.

A los de Periodista Digital, en cualquier caso, les trae al fresco su imagen, con tal de tener notoriedad (enlaces desde otras webs). Porque esa notoriedad les sirve para obtener una conducta (pinchar en esos enlaces) independientemente de la imagen que le puedan dar a los lectores. Una estrategia que parece que les va bien, aunque se olvidan de reforzar el hábito de conducta (en este caso, fidelizar lectores), algo que dudo que consigan, aunque quien sabe, el diario Público, para ser tan rojo, tiene una cantidad de lectores de derechas brutal.

Las dudas que me surgen, más allá del penoso ejercicio periodístico y publicitario de este medio, es hasta qué punto es sostenible este modelo. ¿Con quién negocian los precios de la inserción publicitaria para que las visitas erráticas que vienen enlazadas de cualquier sitio justifiquen un aumento en el tráfico de la web? Es decir, que las visitas, a secas, no valen como indicador. En mi anterior blog, cada vez que ponía una entrada, las revisiones que hacía de la página para ver que todo estuviera bien maquetado y demás significaban al menos cinco visitas. Hacen falta otros indicadores, como el número de usuarios únicos y el tiempo de permanencia, tal y como explicaba Álvaro Valona de marca.com. Que a día de hoy la publicidad en internet se guíe por indicadores tan precarios me parece preocupante. En última instancia, la sostenibilidad de los diarios online (y el problema que al final están suponiendo para sus versiones en papel) podría verse afectada. Aunque dudo que a los medios serios les afecten los vericuetos de este tipo de panfletos.



3 pensamientos en “Periodista Digital: mi reino por un enlace

  1. Pingback: Bitacoras.com

  2. La palabra “conectado” refleja nuestro estilo actual de vida.
    Es raro que una persona vaya a alguna parte sin un telèfono
    mòvil, un ordenador portàtil o un buscapersonas. Se los
    puede encontrar las 24 horas, y , evidentemente, se ha con-
    vertido en una ADICCION màs. Asì, transformados en
    verdaderos robots, dejamos a un lado el serMEJORES PERSONAS y
    prestar màs atenciòn a los acuciantes problemas que plantea
    la sociedad como el hambre, la desprotecciòn, la violencia,y
    la injusticia, por citar sòlo algunos de los flagelos, en la
    que la TECNOLOGIA DE LA COMUNICACION tiene poco y nada que
    hacer en el mejoramiento de la calidad de vida.

  3. No creo que el problema de mirar para otro lado respecto a los “acuciantes problemas que plantea la sociedad” sea culpa de la tecnología de la comunicación. Muy al contrario, estar comunicado significa estar informado, las sociedades totalitarias basaban su éxito en la no comunicación entre los miembros de sus rebaños, si negamos la comunicación estamos aislados, en definitiva muertos.
    Generalmente cuando uno mira para otro lado ante un problema, suele ser porque éste le incomoda y por su cobardía para afrontarlo, y eso va en el carácter de cada uno, no en los aparatos que utilizamos para comunicarnos.

    Un saludo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s