Buckler 0,0: 0,0 alcohol, 0,0 complicaciones, 0,0 amistad

Inauguramos con este post la categoría de Publicidad, que para eso es algo que me toca de cerca. Ya que los anuncios son criticados por todo dios, al menos que los haga alguien con fundamento. Y si no, pues nos podemos echar unas risas.

El spot que traigo hoy a colación pertenece a la campaña El método Buckler, y ha sido desarrollado por el grupo Bassat Ogilvy (sí, el mismo Bassat que presenta El aprendiz en La Sexta). La campaña consta de cuatro piezas televisivas (desconozco el número de cuñas de radio y piezas para otros medios, para lo que vengo a decir aquí tampoco es relevante), protagonizados por hombres y mujeres a partes iguales, que ahora eso es lo que prima. En ellas se transmite el mensaje de que consumir cerveza sin alcohol te ahorra complicaciones en dos aspectos fundamentales: controles de alcoholemia y mantener a raya las calorías.

Lo que me llamó la atención de estos anuncios (que, por lo demás, transmiten con bastante claridad el mensaje antes referido) es su peculiar concepto de la amistad. Me fijé especialmente en la pieza número dos de la campaña, que es la que podéis ver en el post. Dos amigas que hace la tira que no se ven y se saludan con esa efusividad contenida qué sólo se puede dar en las mujeres: ay, tía, cuánto tiempo, estás divina… La chica de fucsia explica que su secreto consiste en morir de inanición antes que caer en la tentación de comer dulces, y emite una risa nerviosa que crispa los nervios de cualquiera. Afortunadamente, el impulso homicida del espectador se ve satisfecho cuando le cae encima una máquina expendedora de cervezas, elemento que se repite en todos los spots. La otra chica, sin inmutarse, declara que prefiere su método.

Todo esto me hace pensar. Si a esa amiga tuya le cae una máquina expendedora encima, y tú ni te inmutas, y encima te pillas una birra… no sería muy amiga tuya. Pasaremos por alto de dónde ha caído la máquina, pero por lo menos llama al Sámur o algo… que esos trastos pesan y lo mismo habrá sangre, huesos rotos, vísceras aplastadas… esas cosas.

Eso sí, no se alarmen las feministas, que hombres y mujeres reaccionan igual. Moraleja: Hommer Simpson tenía razón, y es que pisotearías a tu madre por una cerveza, aunque sea sin alcohol como en este caso.

3 pensamientos en “Buckler 0,0: 0,0 alcohol, 0,0 complicaciones, 0,0 amistad

  1. Pingback: Bitacoras.com

  2. Hombre, tanto como pa llamar al SAMUR yo no lo veo muy claro. Más bien habría que llamar a la prensa. Si hay vísceras huesos y sangre las cámaras deben estar ahí que es donde está el mor… digo la noticia.
    En segundo lugar, si las cadenas de televisión ya han agotado su afán informativo habrá que llamar al servicio de limpieza, ya que en el mundo de la publicidad no pueden aparecer esas cosas. Todo el mundo debe vivir feliz en un mundo limpio y sin problemas que no sean la necesidad de comprar cosas.
    Por cierto, vaya mal gusto tomarse una sin alcohol.

    Un saludo.

  3. Esas dos no parecen amigas sino rivales de una manada de chimpancees hembras, combatientes por el nivel de yogurtera de los monos machos, cuando se ven en lo primero que se fijan es en sus armas de mujer y como se costean su arsenal,típico de las feminas, sonrisas por delante y luego a matar, los tios lo hacemos al reves hostias por delante y luego cuando no nos vemos, nos sonreimos, jeje. En fin, una cerveza sin alcohol es como un huevo sin bigote y como un beso sin sal, algo le falta, aaaaaadios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s